miércoles, 18 de abril de 2018

Salir por peteneras


Los entendidos del cante flamenco saben distinguir perfectamente los distintos palos o tipos de canción, múltiples y variados que existen en el folklore andaluz y que van mucho más allá de los internacionalmente conocidos sevillanas, fandangos, o el cante hondo ( pronunciado cante jondo).

Pues bien, entre esos palos, la Petenera es un cante con copla de cuatro versos octosílabos que al ser cantada se convierten generalmente en seis, por repetición de uno de ellos y el añadido de otro ajeno a la copla. Cante difícil, de entonación pausada, solemne, emotiva y a veces sentenciosa, revestido siempre de leyenda y al que se le ha atribuido que para los gitanos ha tenido siempre "mal fario" (dar mala suerte o producir tristeza). Por ello los cantaores calés han evitado cantarla e incluso oírla.

¿Cuál fue el origen de la petenera?. Si ya el mundo del flamenco está compuesto por un entramado de mitos y leyendas, en el caso de este cante el misterio envuelve su raíz y parte de su desarrollo. Sebastián Estébanez Calderón en su "Fiesta en Triana" cita ciertas coplillas a quienes los aficionados llaman "perteneras" y dice que "son como seguidillas que van por el aire más vivo, pero la voz penetrante de la cantaora dábanles una melancolía inexplicable".
Oigamos un ejemplo:


En esta tradición se habla de su origen judío o de que era conocida ya por los sefardíes, que las conservan en su tradición. Por otro lado, hay quien cifra su origen en Petén, o lo personifica en una cantaora llamada así, que las popularizó. De ahí pasó a significar mujer peligrosa, perdición para los hombres (ver más información).

Dando cuenta de su actualidad, es mencionada por Serrat en su "guitarra del mesón que hoy suenas jotas, mañana peteneras"; y esta frase en su sentido textual, es citada por Joaquín Sabina en su tema "La casa por la ventana"

Pero, en lugar del Caribe,
Con su bachata, con sus palmeras,
La Madre Patria recibe
Al inmigrante por peteneras.

Resumiendo, sea cual sea su origen, concluimos que de ahí, del folklore popular andaluz, deriva la frase que hoy comentamos y que se utiliza cuando alguien cambia de conversación repentinamente para eludir una pregunta directa o salir de un apuro, formulando vaguedades que nada tienen que ver con el tema; o cuando alguien ha prometido algo y lo incumple o le "da largas" retrasándolo indefinidamente.

viernes, 6 de abril de 2018

"Secar los trapos al sol"


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
No hace tanto, en tiempos de nuestras abuelas y bisabuelas, allá por los 40, cuando aún en muchos pueblos la única agua corriente era la del río, existían los lavaderos. Eran éstos lugares públicos que disponían de un canal o se construían en la misma orilla del río, con unas "pilas" con lebrillo(1) donde las mujeres podían arrodillarse para enjabonar, restregar sobre una piedra acanalada y enjuagar la ropa haciendo la colada.

Eran tiempos de las prendas de algodón y de tender o extender la ropa blanca para que secase al sol, el mejor blanqueador conocido.

A la vista de todos, pues, quedaba la ropa lavada, que aunque se secara finalmente en la casa de cada cual, debía ser escurrida para que disminuyera su peso y así ser más fácilmente transportada. Hacia el 1797 se inventó el lavadero en casa para no tener que ir al río, lo que facilitó otra expresión: lavar los trapos sucios en casa.

Hemos encontrado una estupenda exposición de cómo se realizaba este trabajo en alcozar.net, muy duro no sólo por el proceso de lavarla, sino por los materiales usados, como la sosa o la ceniza, que agrietaban y dañaban las manos de las lavanderas, que no sólo eran las amas de casa, sino mujeres que ejercían ese oficio para las familias más pudientes.

Por tanto, éste es el origen de expresiones como "sacar los trapos sucios" o la que hoy nos ocupa. ¿Su sentido? Pues habiendo perdido su significado original, queda como expresión que indica decir verdades en una discusión, poner las cartas sobre la mesa e desvelar hechos que intentan permanecer ocultos pero que son conocidos y expuestos en público, normalmente para desenmascarar alguna traición o hipocresía.

.-.-.-.-,-.-.-. -.-.-.-.-.-.-.-.-. 
(1) El lebrillo es un recipiente tradicional de barro vidriado o de metal,​ con forma de tronco de cono invertido y similar a un plato hondo o una fuente circular, pero de mayor tamaño por lo general, utilizado con fines culinarios, decorativos o de higiene personal y doméstica.
Se acompañaban de unas "tablas de lavar", normalmente de madera, que acabaron formando parte de la "pila" construída en cemento  en las terrazas de las casas ya con agua corriente de grifo.

 

viernes, 16 de marzo de 2018

Sacar los pies del tiesto


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Se puede escuchar también como: "sacar los pies del plato".
 
¿Es que en un momento dado hubo la costumbre de plantar personas en tiestos (macetas), como si de geranios se tratasen? ¿O acaso era obligación mantener los pies en el plato, tal vez como norma de protocolo tras una gran comida, del mismo modo que algunos ponen los pies en la mesa para relajarse?

No, naturalmente, no se trata de eso.

La expresión viene de la popular y habitual cría de gallinas, y por tanto, de pollitos, en las casas de pueblo. Veréis:

Con el fin de asegurarse que los pollitos comiesen y tenerlos a todos juntos y controlados, se les colocaba en un recipiente plano y ancho de barro (tiesto o plato) de paredes no muy altas. El pollito que saliese de allí debía ser reincorporado (vuelto al redil) o corría el riesgo de perderse o morir de hambre.

De ahí que, en un afán proteccionista, quien "saca los pies del tiesto" es aquel que se excede, que atenta contra las normas establecidas, bien por rebeldía o por ignorancia.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

El hecho es que muchos de los que se atrevieron a sacar los pies del tiesto fueron luego los promotores de los grandes avances de la humanidad. Los encontramos en todas las ramas de la Historia. Un ejercicio estimulante, pues, sería recordar inventores y sus inventos en un ejercicio lingüístico destinado a ampliar el léxico habitual y el vocabulario científico que manejan nuestros estudiantes. Por ejemplo, Descartes y los ejes cartesianos..., Platón y el amor platónico, etc. 

jueves, 1 de marzo de 2018

Romper una lanza a su favor.

Desde la Edad Media (o antes, seguramente) era costumbre solucionar las diferencias en los torneos o duelos, en los que era Dios el árbitro y el que daba la razón a uno u otro haciendo que ganara.

Pues bien, en esos torneos medievales dos jinetes a caballo (caballeros) se enfrentaban a lanzazos. Ganaba el que tiraba del caballo a su adversario y, aunque no siempre se rompía la lanza, quedó la expresión para indicar que alguien está dispuesto a defender por todos los medios el honor o buena fama de sí mismo o de alguien que no pudiera presentarse al torneo por cualquier motivo.


martes, 13 de febrero de 2018

Rollos macabeos


 "Rollos macabeos"
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.



Decimos "Soltó un rollo macabeo" o ¡Déjate de rollos macabeos! cuando alguien habla demasiado, nos intenta engatusar con alguna historia poco creíble, o cuando asistimos a un acto, película, etc... que resulta sumamente aburrido.

Bien, pues entramos en el porqué de la expresión:

A poco que hayamos escarbado en la Historia, sabemos que, después de la piedra y las tablillas de barro, tras el conocimiento de la escritura, el ser humano comenzó a utilizar el papiro, que vino a ser como el primer papel. El proceso para tratar la planta del mismo nombre era el siguiente:

Se machacaban varias cañas hasta lograr una estera de fibras de caña que se pulía con una piedra para que quedara una hoja suave. Se dice que ya era fabricado desde el 3.000 antes de nuestra era aunque solo conocemos papiros (libros) relevantes a partir del 2600 aC.

Una característica simpática del papiro era que por su textura demasiado gruesa y rígida no se podía doblar, entonces se recurrió a pegar hojas y hojas de papiro que se almacenarían en grandes rollos. Papiros famosos: Papiro Harris I, papiro de Ebers, Papiro de Edwin Smith, papiro Rhind, papiro Westcar, etc. Los escribas del antiguo Egipto escribían en papiros con un lápiz hecho de junco que tenía una punta muy blanda, muy parecida a un marcador moderno. (1)

Ea, pues ya sabemos de dónde viene "soltar el rollo", pero ¿por qué "Macabeo"?

Los Macabeos (hebreo: מכבים o מקבים, Makabim) constituyeron un movimiento de liberación judío, que luchó y consiguió la independencia de Antíoco IV Epífanes, rey de la helénica dinastía seléucida, sucedido por su hijo Antíoco V Eupátor. Los macabeos fundaron la dinastía real asmonea, proclamando la independencia judía en la Tierra de Israel durante un siglo, desde el 164 al 63 a. C.
Aún son recordados nacionalmente por el pueblo hebreo en la festividad de Jánuca. Más aún, son considerados héroes nacionales del pueblo de Israel y la rebelión es conmemorada religiosamente de forma anual. La Iglesia católica reconoció a los Santos Macabeos como mártires en su santoral, aunque esta festividad fue suprimida en 1969. La Iglesia ortodoxa sigue celebrando el día de los Santos Mártires Macabeos el 1 de agosto, cinco días antes de la conmemoración de la transfiguración de Jesús.(2)

Pues bien, la frase hace referencia a esos textos bíblicos que relatan la resistencia de los judíos a ser helenizados por la fuerza por parte del rey Antíoco IV Epífanes. Dos libros (dos rollos) que narran con tal detalle la lucha de los Macabeos que hace su lectura verdaderamente penosa debido a la exagerada pormenorización de los detalles.

Una curiosidad: El Santuario del Libro.- Ubicado en el Museo de Israel, en Jerusalén.

Construído en 1965, fue encargado para la preservación y la permanente exhibición de los Rollos del Mar Muerto. Sus pertenencias incluyen ocho de los más completos Rollos jamás descubiertos, como así también uno de los más históricamente importantes manuscritos Bíblicos Hebreos.(3).
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

(1).- Sobre los primeros libros: http://pcweb.info/primeros-libros/
(2).- Imposible en una investigación no toparnos con ella: http://es.wikipedia.org/wiki/Macabeos
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Buenos temas para tratar en clase ¿verdad?

sábado, 3 de febrero de 2018

Remover Roma con Santiago



.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Me resulta muy satisfactorio ver cómo mi hijo comenta de vez en cuando conmigo alguno de los refranes que traigo a esta sección, y no sólo me demuestra su interés cuando descubre algo que desconocía, sino que me sugiere otros acerca de los cuales le gustaría desentrañar su significado y origen.

Y eso fue lo que sucedió ayer, planteándome si conocía la procedencia de este "remover(1) Roma con Santiago" que solemos usar cuando indicamos que hemos agotado  todos los medios disponibles para conseguir algo.

Pues bien, hijo, puesta a removerlo, no he dado con el origen exacto, pero sí he hallado teorías verosímiles que nos pueden acercar de manera fiable a su porqué:

Indudablemente, tiene que ver con la tradición católica-cristiana y con dos de sus "centros de poder" . De todos es sabido que, junto con Jerusalén (caso aparte por ser ciudad sagrada de varias religiones), el imperio cristiano de Occidente cuenta con Roma como capital del mismo, y más concretamente el Vaticano, dado que es la sede del presunto sucesor de San Pedro, el Papa.

Por otra parte, inútil es discutir sobre la importancia de Santiago (de Compostela), centro de peregrinación a través de su famoso "camino" que mueve y ha movido a miles y miles de creyentes (y hasta de no creyentes).

Siendo las dos ciudades, pues, centros neurálgicos de actividad religiosa, eran (y lo son) también centros de actividad económica y burocrática para quien tuviera que resolver algún papeleo relacionado con la Iglesia.

De ahí que haya quedado en el acerbo cultural resumir que algo ha costado o costará gran esfuerzo por la necesidad de remover estas dos ciudades cuando el asunto lo requiere y se desea llegar a buen puerto, pasando lo que haya que pasar y agotando todos los recursos posibles.

Ej: Ahí está, removiendo Roma con Santiago hasta que lo consiga. 

Ejercicio propuesto: Podría ser un buen momento para hablar de ciudades importantes en el terreno religioso y el porqué de la importancia de Jerusalem para hasta cuatro religiones.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
 
(1).- Remover.- (Del lat. removere).
1. tr. Pasar o mudar algo de un lugar a otro. U. t. c. prnl.
2. tr. Mover algo, agitándolo o dándole vueltas, generalmente para que sus distintos elementos se mezclen.
3. tr. Quitar, apartar u obviar un inconveniente.
4. tr. Conmover, alterar o revolver alguna cosa o asunto que estaba olvidado, detenido, etc. U. t. c. prnl.
5. tr. Deponer o apartar a alguien de su empleo o destino.
6. tr. Investigar un asunto para sacar a la luz cosas que estaban ocultas.
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

domingo, 21 de enero de 2018

Perder, tomarse, pasar, dar... tiempo


mariannavarro.net.Refranes
¡Una pena arrepentirse por haber desaprovechado el tiempo!

"Quien tiempo tiene y tiempo atiende, tiempo viene que se arrepiente"

Recogido por el marqués de Santillana en "Refranes que dicen las viejas tras el fuego" y en el "Diccionario de la Lengua castellana por la Real Academia Española", de Vicente Salvá, este dicho viene a expresar lo mismo que "a quién madruga, Dios lo ayuda", o el "más vale pájaro en mano...", es decir:

Quien no aprovecha lo que le viene, en espera de otras ocasiones, tiempo tendrá de arrepentirse.

Vemos, pues, que atiende (atender (1)) tiene aquí el sentido de esperar.

Son muchas las expresiones que hemos visto y veremos acerca del tiempo. Recordemos algunas:

Tomarse su tiempo, perder el tiempo, pasar el tiempo, dar a su tiempo, dar tiempo a, llegar a tiempo, correr el tiempo, tener poco tiempo, tiempo de borrasca o bonanza, malos o buenos tiempos...
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Ejercicios recomendados: Según el nivel de la clase o temas tratados, podemos:
- Hablar del tiempo con ayuda de este vídeo...


- Comentar oralmente o por escrito, individualmente o en equipo, el posible significado de las expresiones con "tiempo" que hemos recopilado ¡y lo comentamos! ;)
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1).- Atender.- (Del lat. attendĕre).

1. tr. Esperar o aguardar.
4. intr. Tener en cuenta o en consideración algo.