sábado, 25 de marzo de 2017

Estar para el arrastre

Mi hijo, muy "enganchado" también a este tema del refranero, me viene ayer contando:

"He pasado al lado de la Plaza de Toros de Vista Alegre y he visto que en una de las puertas había un letrero que decía puerta de arrastre... ¿De ahí viene eso de "estar para el arrastre"?

Pues, efectivamente, así es. Son muchos los refranes y frases hechas provenientes del mundo taurino que han calado en el acerbo popular y se han convertido en expresiones por todos utilizadas. Expresiones como:

"¡Vaya día! No he parado ni para comer: estoy para el arrastre"
" Este aparato está para el arrastre, cada vez suena peor "

Y otras similares, nos indican que la persona u objeto en cuestión han perdido todas sus facultades y están sin fuerzas o inservibles.

¿Y de dónde viene? Pues, como decía, se trata del desagradable momento de sacar al toro muerto de la plaza. Unas mulillas, normalmente tan bien enjaezadas (adornadas con jaeces: cintas que se trenzan a las crines de las caballerías)  como las de la imagen, se encargan de arrastrar al toro hasta la puerta correspondiente (puerta de arrastre) que comunica con el desolladero.

Pero tenemos este término también en los pesqueros, pues se trata de una puerta por la que se desplazan las redes con su cargamento de pescado cuando de pesca de arrastre se trata, es decir, la que se realiza con una red que rastrea el fondo arrastrando lo que encuentra en su camino.

En cualquiera de los dos casos, es una práctica destructiva que explica suficientemente el significado y sentido de la expresión.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Ejercicio propuesto: de arrastrar- arrastre, de empujar- empuje, de vender- venta... Son sustantivos procedentes de la acción verbal, muchas veces, del participio (imprimir- imprimido, impreso) ¿Ampliamos nuestro vocabulario? Busquemos más. ;D


sábado, 18 de marzo de 2017

Ojos que no ven, corazón que no siente

Cuántas veces habremos dicho: ¿Pero estás ciego? ¿Es que no lo ves?...

Y lo decimos, naturalmente, en sentido figurado, indicando a alguien, a modo de advertencia o consejo, la existencia de algún engaño o peligro del que no se ha percatado , que no ha visto. Es decir, como tener una venda en los ojos.

La intención es honesta y la advertencia, hecha con la mejor fe, pero puede ser contraproducente, y el descubrimiento de la verdad provocar mayor daño que aquello que se desconoce.

En el terreno de los afectos, que es en el que se mueve esta sentencia, el no ver implica el no sufrir (corazón que no siente) por lo que muchas veces conviene pensar, antes de descorrer el velo, sopesar si esa ceguera es voluntaria, y si el hacerle "ver" supondrá ser peor el remedio que la enfermedad.

¡Cuántos matrimonios o amistades se han mantenido gracias a ese 'no querer ver'!

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Ejercicio propuesto:

Tenemos en esta frase dos ejemplos del uso de la oración de relativo como adyacente en estructura yuxtapuesta , mostrando causa y consecuencia. El grado de adaptación de dichas proposiciones a cualquiera de las funciones adjetivas y sustantivas es ampliamente aprovechado en el refranero ( Quien bien te quiere te hará llorar... Dime con quién andas y te diré quién eres... Donde fueres haz lo que vieres...). Podría ser un buen recurso para repasarlas en clase ¿No os parece?.

jueves, 9 de marzo de 2017

No es trigo limpio


Supongo que a nadie se le escapa que esta expresión tiene su origen en las tareas del campo y principalmente en una que también utilizamos: "pasar la criba".

Porque según nuestro amigo el diccionario de la RAE, cribar consiste en Limpiar el trigo u otra semilla, por medio de la criba, del polvo, tierra, neguilla y demás impurezas.

 Como somos curiosos, seguimos buscando y nos enteramos de que una criba (o cedazo cuando se trata de materiales más finos, como la harina) , según vemos en la imagen, es un Cuero ordenadamente agujereado y fijo en un aro de madera, que sirve para cribar. También se fabrica de plancha metálica con agujeros, o con red de malla de alambre. Con el progreso técnico en las labores del campo, los hay mecánicos.

Bueno, pues ya tenemos el trigo limpio y dispuesto para ser molido sin miedo a encontrar impurezas.

También sabemos que hubo una época en que había que pagar el diezmo (décima parte de la cosecha) al dueño de las tierras. Ese trigo debía tener separado el grano de las espigas (lo que ha dado otra expresión conocida: "separar el grano de la paja") y estar listo para ser llevado al molino.

Por otra parte, y aunque tenga una relación casual con el tema, esa era la diferencia entre el pan blanco y el pan negro, según se hiciera la harina con semillas descascarilladas de trigo o no. Recordamos también el oficio de las espigadoras...

Y así comprendemos cómo se ha llegado a la expresión que nos ocupa: Alguien es "trigo limpio" cuando es de buena ley, de confianza, honrado e incapaz de engañar o traicionar.

 Por tanto, si no podemos confiar en una persona, avisaremos:
- ¡Cuidado, no es trigo limpio!

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Hemos visto una profesión que hoy en día se realiza solo en países que no utilizan aún maquinaria avanzada: las espigadoras. ¿Os suena de algo en la cultura española? ¿Podríamos recordar otras profesiones en desuso y realizadas normalmente por mujeres?

sábado, 25 de febrero de 2017

¿No quieres caldo?... ¡Pues toma tres tazas!

 Expresión metafórica y cargada de ironía que se utiliza cuando a alguien le sucede algo que temía o le desagradaba, y la Suerte o la Fortuna le concede por triplicado aquello que quería evitar a toda costa.
 
Y es que tan desagradable como tomar algo que no gusta, es el pasar por ciertas situaciones tan incómodas o ingratas como, por ejemplo, - y dado que las desgracias nunca vienen solas- el que lleguen varias multas seguidas, el sufrir de averías continuadas o reveses en los estudios o en la vida profesional.
 
Aunque algunas veces las situaciones sean verdaderamente molestas, normalmente esta frase se utiliza para suavizar disgustos menos graves  y se dice entre risas compartidas tanto por quien lo dice como por quien lo sufre, de tal manera que puede ser dicha por el mismo protagonista al terminar de contar sus tribulaciones.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Y sirve esta sentencia de hoy para que aconseje repasar el uso del imperativo, en el que, dado que no existe la primera persona del singular ni plural (se supone que uno no puede mandarse a sí mismo) es la segunda persona la utilizada cuando se produce esa situación en la que a través del monólogo o en el curso de pensamientos propios, alguien utiliza expresiones como ¡Vamos allá! o ¡Respira hondo! cuando quiere infundirse ánimos.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

viernes, 10 de febrero de 2017

No hay palabra mal dicha, sino mal interpretada

mariannavarro.net.Refranes

Nuestro refrán de hoy nos parece indicar que mientras una palabra sea bien comprendida, no estaría mal dicha. Dicho de otro modo: no habría palabra incorrecta mientras fuera comprendida.

Decía Saint de Exupery ("El principito") que la palabra es siempre fuente de malentendidos y ya vimos aquí la advertencia: "El hombre es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice".
Y es que muy a menudo sucede -sobre todo entre los políticos- que algo dicho sin ninguna doble intención puede ser sacado de contexto y malinterpretado en su propio beneficio, por lo que es conveniente tener cuidado con lo que decimos cuando eso puede ocurrir.

Dejando a un lado la expresión, nosotros, que al fin y al cabo lo que nos interesa es el buen uso del lenguaje, no tenemos más remedio que reconocer con tristeza que el uso de la palabra en nuestros medios de comunicación (y los pongo como ejemplo porque deberían ser modélicos) están plagados de incorrecciones gramaticales, sintácticas y hasta de léxico. 

 Y digo nuestros medios de comunicación, por no decir nuestras redes sociales, en las que, al fin y al cabo, no se trata de profesionales, aunque dé vergüenza algunas veces la pobreza de nuestra cultura lingüística general.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Empezando por el mal uso del sino/si no que aparece en nuestro proverbio, el castellano dispone de más de ochenta y cuatro mil palabras de las que no llegan a usarse más que mil, dando cuenta de la pobreza idiomática a la que estamos llegando. No hay más que escuchar a nuestro alrededor y leer los noticieros o esos "sms" que salen durante algunos programas, para comprobarlo.

Como sabemos, no existe el pronombre -tes y, sin embargo, escuchamos abundantemente salistes, vinistes, etc... y parece ya una batalla perdida el correcto uso del "lo" y el "la" como pronombres en función de Complemento directo.

Pero es aún más indignante el uso de palabras en contextos que demuestran un absoluto desconocimiento de su significado: perjuicios por prejuicios, indiosincrasia por idiosincrasia, actitud por aptitud, subir para arriba (¿se puede subir hacia abajo?) o viceversa...

Repasemos con nuestros alumnos los titulares de algún medio y estoy segura, lamentablemente, de que algún "gazapo" encontraremos. Ejemplo en El País:

Detenido un joven por los disturbios antes del Rayo Vallecano-Betis.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

sábado, 4 de febrero de 2017

"No hay más cera que la que arde"


.*.*.*.*.*.

Como sabemos, la cera es la materia principal para una vela, velón o cirio, cilindro atravesado por una mecha, de la que sobresale el pabilo, extremo que se enciende y arde mientras haya cera.
Este proverbio, como ya hemos visto en otros, tiene varias aplicaciones figuradas, pero todas muy parecidas:
1.- En una situación, indica que no se puede obtener más de aquello de lo que se trate.
2.- En una investigación, se dice cuando no hay nada más que buscar porque ya se ha descubierto lo que había.
3.- Respecto a las facultades de una persona, cuando no puede dar más de sí.
                              4.- En general, cuando algo se da por concluido.

.*.*.*.*.*.

Por poner un ejemplo más o menos actual, véase la letra del grupo Revólver en su canción "No va más":

Me he pasado media vida intentando encontrar
frases que justificaran lo hecho en mi otra mitad.
No hay caminos de ida y vuelta, no hay lugar donde parar,
y la calle es una jungla y su regla es que no hay.

Donde nadie se hace rico a fuerza de trabajar,
no hay más cera que la que arde
y la jugada no va más, no va más... 

https://www.youtube.com/watch?v=YN1KH0TDDGw



El contenido es 'jugoso'. ¿Lo analizamos con nuestro alumnado de nivel avanzado?

martes, 24 de enero de 2017

No es rico el que más tiene, sino el que menos necesita

Debo comenzar aclarando que, hoy, este refrán es un modo de mostrar mi indignación, por lo que debe ser considerado algo aparte del modo didáctico y objetivo que esta sección pretende tener. 
Valga esta aclaración para señalar que la Educación, sobre todo en la Lengua y Literatura (medios de expresión de todas las facetas y ciencias del ser humano) no puede ni debe mantenerse al margen de la realidad y, aunque, por eso mismo, porque se convierte en denunciante y difusora de lo que sucede, se están dejando de lado las Humanidades (Lengua, Literatura, Filosofía, Historia, etc...), el ser humano no puede dejar de reclamar y proclamar la injusticia  ("Si se calla el cantor, calla la vida...").

Vamos al grano: Cuando un empresario empieza a hablar de pérdidas porque en vez de ganar 60 millones, por poner un ejemplo, ha ganado "sólo" 45, ya va la cosa mal y se ponen a pensar en "hacer otra cosa" aunque eso suponga dejar en la calle a los trabajadores que han hecho posible con su esfuerzo el que se mantuvieran esas ganancias. (Caso Telefónica, sin ir más lejos).

Y es que aunque la ley de la competencia, el libre cambio, etc., etc., favorecieran la revolución industrial, los pilares de toda economía, la de las materias primas, la agricultura, la ganadería y la pesca, ha ido menospreciándose en pro del sector servicios, el de la "calidad de vida", el de "es más feliz quien más tiene", en resumen: el de los coches, electrodomésticos, la vivienda... hasta llegar a un punto en que es más fácil comprar otro aparato que repararlo, o más "jugoso" conceder la hipoteca de una vivienda aunque con pocas garantías porque, de no pagar, no sólo el prestamista recupera la vivienda, sino que la deuda se mantiene y se debe seguir pagando aunque no haya (ni dinero, ni vivienda).,

En esta tesitura tan actual que estamos sufriendo ahora mismo, todo favorece a los empresarios (a los que, como en teoría son los que dan trabajo, hay que mimar) porque la mano de obra es eso: manos, seres informes sin rostro ni características, máquinas que se usan para un fin, que seguirán ahí mientras den ese beneficio o serán sustituidas por otras cuando no lo den. Y, encima, culpamos al que, más pobre que nosotros, acepta las condiciones más ruines; peleamos entre nosotros sin reconocer al verdadero culpable: el que juega con la necesidad para su propio beneficio.

Mientras las cosas han ido bien, o nos hemos querido creer que así era, nos hemos conformado y dejado llevar. Pero los sueños, sueños son y lo malo de los sueños es que no son reales y acaban al despertar.

Nos ha tocado un despertar terrible, el sueño se convirtió en pesadilla y estamos pagando nuestra conformidad o, tal vez, ingenuidad, el tener "fe ciega" en los que se suponía elegíamos para que nos representasen y cuidasen de nuestros intereses: Nos ha salido el tiro por la culata (ya veremos esta expresión).

Hace un tiempo comentaba el refrán: "Es el cebo el que engaña, no el pescador ni la caña" y debemos reconocer que hemos picado. Así que, como no tenemos más remedio que constatar que estamos en la época de las vacas flacas, más vale apretarse el cinturón, echarle arrestos y reconocer que es más rico el que sabe disfrutar de lo que tiene saliendo adelante a pesar de todo, aunque en la familia solo uno trabaje (quiero decir, que perciba un salario) mientras los demás se afanan en estirarlo y poder mantenerse con lo que hay, comiendo pollo, casquería o cerdo en lugar de cordero o ternera, calentando en el fuego en lugar de la vitrocerámica o microondas, volviendo al abanico o a las mantas pasando del aire acondicionado y tomando la cervecita tranquilamente en casa o en el césped del parque más cercano (con limpieza y respeto, eso sí).

Mientras, nuestros políticos (sean del color que sean) siguen protegiendo a los que crean empleo (no a los microempresarios ni a los autónomos, no, sino a los "grandes") para que con unos sueldos de 400 o 600 euros, sigan regalando el trabajo a quienes los reciben: es más que nada ¿no?

En fin, somos más cultos (ya hasta un barrendero tiene la ESO), y si el saber es poder habrá que aplicarlo. Por eso, el 15-M no debe ser destruido por quienes pretenden menospreciarlo y desprestigiarlo. Democracia significa gobierno del pueblo y para el pueblo. Si lo han olvidado, habrá que recordárselo, insistiendo en que no es precisamente el dinero el valor principal del ser humano y haciendo que "el tanto tienes, tanto vales" dé paso al "obras son amores, que no buenas razones".

Limpieza en nuestros representantes, devolución de lo robado y honor a la palabra dada. Ni más ni menos que lo que se nos pide al ciudadano de a pie.