Mis AMIGOS en Google+

viernes, 10 de febrero de 2017

No hay palabra mal dicha, sino mal interpretada

mariannavarro.net.Refranes

Nuestro refrán de hoy nos parece indicar que mientras una palabra sea bien comprendida, no estaría mal dicha. Dicho de otro modo: no habría palabra incorrecta mientras fuera comprendida.

Decía Saint de Exupery ("El principito") que la palabra es siempre fuente de malentendidos y ya vimos aquí la advertencia: "El hombre es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice".
Y es que muy a menudo sucede -sobre todo entre los políticos- que algo dicho sin ninguna doble intención puede ser sacado de contexto y malinterpretado en su propio beneficio, por lo que es conveniente tener cuidado con lo que decimos cuando eso puede ocurrir.

Dejando a un lado la expresión, nosotros, que al fin y al cabo lo que nos interesa es el buen uso del lenguaje, no tenemos más remedio que reconocer con tristeza que el uso de la palabra en nuestros medios de comunicación (y los pongo como ejemplo porque deberían ser modélicos) están plagados de incorrecciones gramaticales, sintácticas y hasta de léxico. 

 Y digo nuestros medios de comunicación, por no decir nuestras redes sociales, en las que, al fin y al cabo, no se trata de profesionales, aunque dé vergüenza algunas veces la pobreza de nuestra cultura lingüística general.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Empezando por el mal uso del sino/si no que aparece en nuestro proverbio, el castellano dispone de más de ochenta y cuatro mil palabras de las que no llegan a usarse más que mil, dando cuenta de la pobreza idiomática a la que estamos llegando. No hay más que escuchar a nuestro alrededor y leer los noticieros o esos "sms" que salen durante algunos programas, para comprobarlo.

Como sabemos, no existe el pronombre -tes y, sin embargo, escuchamos abundantemente salistes, vinistes, etc... y parece ya una batalla perdida el correcto uso del "lo" y el "la" como pronombres en función de Complemento directo.

Pero es aún más indignante el uso de palabras en contextos que demuestran un absoluto desconocimiento de su significado: perjuicios por prejuicios, indiosincrasia por idiosincrasia, actitud por aptitud, subir para arriba (¿se puede subir hacia abajo?) o viceversa...

Repasemos con nuestros alumnos los titulares de algún medio y estoy segura, lamentablemente, de que algún "gazapo" encontraremos. Ejemplo en El País:

Detenido un joven por los disturbios antes del Rayo Vallecano-Betis.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

sábado, 4 de febrero de 2017

"No hay más cera que la que arde"


.*.*.*.*.*.

Como sabemos, la cera es la materia principal para una vela, velón o cirio, cilindro atravesado por una mecha, de la que sobresale el pabilo, extremo que se enciende y arde mientras haya cera.
Este proverbio, como ya hemos visto en otros, tiene varias aplicaciones figuradas, pero todas muy parecidas:
1.- En una situación, indica que no se puede obtener más de aquello de lo que se trate.
2.- En una investigación, se dice cuando no hay nada más que buscar porque ya se ha descubierto lo que había.
3.- Respecto a las facultades de una persona, cuando no puede dar más de sí.
                              4.- En general, cuando algo se da por concluido.

.*.*.*.*.*.

Por poner un ejemplo más o menos actual, véase la letra del grupo Revólver en su canción "No va más":

Me he pasado media vida intentando encontrar
frases que justificaran lo hecho en mi otra mitad.
No hay caminos de ida y vuelta, no hay lugar donde parar,
y la calle es una jungla y su regla es que no hay.

Donde nadie se hace rico a fuerza de trabajar,
no hay más cera que la que arde
y la jugada no va más, no va más... 

https://www.youtube.com/watch?v=YN1KH0TDDGw



El contenido es 'jugoso'. ¿Lo analizamos con nuestro alumnado de nivel avanzado?

martes, 24 de enero de 2017

No es rico el que más tiene, sino el que menos necesita

Debo comenzar aclarando que, hoy, este refrán es un modo de mostrar mi indignación, por lo que debe ser considerado algo aparte del modo didáctico y objetivo que esta sección pretende tener. 
Valga esta aclaración para señalar que la Educación, sobre todo en la Lengua y Literatura (medios de expresión de todas las facetas y ciencias del ser humano) no puede ni debe mantenerse al margen de la realidad y, aunque, por eso mismo, porque se convierte en denunciante y difusora de lo que sucede, se están dejando de lado las Humanidades (Lengua, Literatura, Filosofía, Historia, etc...), el ser humano no puede dejar de reclamar y proclamar la injusticia  ("Si se calla el cantor, calla la vida...").

Vamos al grano: Cuando un empresario empieza a hablar de pérdidas porque en vez de ganar 60 millones, por poner un ejemplo, ha ganado "sólo" 45, ya va la cosa mal y se ponen a pensar en "hacer otra cosa" aunque eso suponga dejar en la calle a los trabajadores que han hecho posible con su esfuerzo el que se mantuvieran esas ganancias. (Caso Telefónica, sin ir más lejos).

Y es que aunque la ley de la competencia, el libre cambio, etc., etc., favorecieran la revolución industrial, los pilares de toda economía, la de las materias primas, la agricultura, la ganadería y la pesca, ha ido menospreciándose en pro del sector servicios, el de la "calidad de vida", el de "es más feliz quien más tiene", en resumen: el de los coches, electrodomésticos, la vivienda... hasta llegar a un punto en que es más fácil comprar otro aparato que repararlo, o más "jugoso" conceder la hipoteca de una vivienda aunque con pocas garantías porque, de no pagar, no sólo el prestamista recupera la vivienda, sino que la deuda se mantiene y se debe seguir pagando aunque no haya (ni dinero, ni vivienda).,

En esta tesitura tan actual que estamos sufriendo ahora mismo, todo favorece a los empresarios (a los que, como en teoría son los que dan trabajo, hay que mimar) porque la mano de obra es eso: manos, seres informes sin rostro ni características, máquinas que se usan para un fin, que seguirán ahí mientras den ese beneficio o serán sustituidas por otras cuando no lo den. Y, encima, culpamos al que, más pobre que nosotros, acepta las condiciones más ruines; peleamos entre nosotros sin reconocer al verdadero culpable: el que juega con la necesidad para su propio beneficio.

Mientras las cosas han ido bien, o nos hemos querido creer que así era, nos hemos conformado y dejado llevar. Pero los sueños, sueños son y lo malo de los sueños es que no son reales y acaban al despertar.

Nos ha tocado un despertar terrible, el sueño se convirtió en pesadilla y estamos pagando nuestra conformidad o, tal vez, ingenuidad, el tener "fe ciega" en los que se suponía elegíamos para que nos representasen y cuidasen de nuestros intereses: Nos ha salido el tiro por la culata (ya veremos esta expresión).

Hace un tiempo comentaba el refrán: "Es el cebo el que engaña, no el pescador ni la caña" y debemos reconocer que hemos picado. Así que, como no tenemos más remedio que constatar que estamos en la época de las vacas flacas, más vale apretarse el cinturón, echarle arrestos y reconocer que es más rico el que sabe disfrutar de lo que tiene saliendo adelante a pesar de todo, aunque en la familia solo uno trabaje (quiero decir, que perciba un salario) mientras los demás se afanan en estirarlo y poder mantenerse con lo que hay, comiendo pollo, casquería o cerdo en lugar de cordero o ternera, calentando en el fuego en lugar de la vitrocerámica o microondas, volviendo al abanico o a las mantas pasando del aire acondicionado y tomando la cervecita tranquilamente en casa o en el césped del parque más cercano (con limpieza y respeto, eso sí).

Mientras, nuestros políticos (sean del color que sean) siguen protegiendo a los que crean empleo (no a los microempresarios ni a los autónomos, no, sino a los "grandes") para que con unos sueldos de 400 o 600 euros, sigan regalando el trabajo a quienes los reciben: es más que nada ¿no?

En fin, somos más cultos (ya hasta un barrendero tiene la ESO), y si el saber es poder habrá que aplicarlo. Por eso, el 15-M no debe ser destruido por quienes pretenden menospreciarlo y desprestigiarlo. Democracia significa gobierno del pueblo y para el pueblo. Si lo han olvidado, habrá que recordárselo, insistiendo en que no es precisamente el dinero el valor principal del ser humano y haciendo que "el tanto tienes, tanto vales" dé paso al "obras son amores, que no buenas razones".

Limpieza en nuestros representantes, devolución de lo robado y honor a la palabra dada. Ni más ni menos que lo que se nos pide al ciudadano de a pie.

miércoles, 11 de enero de 2017

" No digas ¡zape! hasta que pase el último gato "


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Refrán que me recordó mi padre, y hallé recogido en el Refranero temático español, de Gregorio Doval.
 Como es práctica habitual, consultamos el Diccionario de la Real Academia y buscamos la definición de:
zape. (De sabb, palabra no árabe, pero usada entre los árabes y empleada hoy en Marruecos).
1. interj. coloq. U. para ahuyentar a los gatos, para manifestar extrañeza o miedo al enterarse de un daño ocurrido o para denotar el propósito de no exponerse a un riesgo que amenace.
2. interj. coloq. U. en algunos juegos de naipes para negar la carta que pide el compañero.

Es, pues, una interjección coloquial usada en general para ahuyentar un peligro. 
No obstante, el refranero nos aconseja en esta ocasión no fiarnos de expresiones que puedan no asustar, no hacernos los valientes y esperar mejor a que el peligro haya pasado, es decir, a que ya no haya gatos, más que confiar en que la exclamación los ahuyentará.

Una vez más en nuestro refranero encontramos que es la precaución y la prudencia lo que servirá ante cualquier peligro.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

¡Zape! Es una interjección, no una onomatopeya, pero como hay parecidos entre unas y otras y la forma de utilizarlas, les propongo dos documentos que me han parecido de interés para tratar el tema y sin duda pueden servir de ayuda para distinguirlas:

Interjecciones:http://centros.edu.xunta.es/iesportadaauga/orientacion/actividades_recursos_educativos/le_eso/09_interjecciones.pdf 

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Ni chicha, ni limoná (limonada)

Expresión muy corriente para indicar que algo o alguien no es ni una cosa ni la otra, o que no es lo que se esperaba; se usa, por tanto, en términos despreciativos.
El origen de la expresión podemos hallarlo, como hacemos siempre, en la definición que la RAE hace de chicha1.
1. f. coloq. Carne comestible.
 De esta acepción vendrían también expresiones como "chichinabo" (de chicha y nabo) o "tener pocas chichas" (ser muy delgado). Todas peyorativas indicando algo con poco fundamento.
 
Pero hay otra acepción: chicha2.
1. f. Bebida alcohólica que resulta de la fermentación del maíz en agua azucarada, y que se usa en algunos países de América.
2. f. Chile. Bebida que se obtiene de la fermentación del zumo de la uva o de la manzana.
3. f. Cuba. Bebida refrescante preparada con azúcar y cáscaras de piña fresca que se han dejado fermentar en agua dos o tres días.
4. f. Panamá. Refresco hecho con frutas.
7. f. Venezuela. Bebida refrescante hecha con arroz, leche y especias.

 Es decir, un tipo de bebida refrescante, como pueda ser nuestra "limonada". Es entonces cuando adquiere su sentido completo: no es ni chicha (bebida) ni limonada, carece de sabor definido, no es válida.

Y ya que estamos, comentar otra expresión marinera pero corriente también en nuestro léxico: la  calma chicha
chicha3. (Del fr. chiche, escaso). Cuando no corre nada de aire con el que refrescarnos, o con el que avance una embarcación, pero también cuando no sucede nada, cuando domina un silencio inesperado.


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

En fin, hemos comprobado varias acepciones de una misma palabra, es decir, hay polisemia
Buen momento para descubrir muchas otras palabras que cambian su significado según el contexto (como mesa, cuadra, canto, etc.).

sábado, 10 de diciembre de 2016

Mozo vergonzoso, el diablo le llevó a palacio

Rescatando lo que hablábamos al comentar "como el perro del hortelano..." con relación a las múltiples obras de teatro tituladas con algún refrán, vamos a ir viendo  los significados de algunos de ellos.
 En esta ocasión rescato un párrafo de Miguel de Cervantes que en "El licenciado Vidriera" aclara sobradamente el significado del dicho que nos ocupa:
Las nuevas de su locura y de sus respuestas y dichos se extendió por toda Castilla, y llegando a noticia de un príncipe o señor que estaba en la Corte, quiso enviar por él, y encargóselo a un caballero amigo suyo, que estaba en Salamanca, que se lo enviase, y topándole el caballero un día, le dijo:
-Sepa el señor Licenciado Vidriera que un gran personaje de la Corte le quiere ver y envía por él.
A lo cual respondió:
-Vuesa merced me excuse con ese señor; que yo no soy bueno para palacio, porque tengo vergüenza y no sé lisonjear.

Y es que éste es su sentido: la vida a veces da oportunidades a quien no sabe o no puede aprovecharlas o, dicho de otro modo: "Dios le da pan a quien no tiene dientes".  
Pero podemos darle otra acepción recogida en nuestro amigo, el diccionario de la RAE (1), en donde vemos que acusar a alguien de falta de vergüenza es tildarle de villano, ruin y desconsiderado. Entonces deberíamos pensar en la crítica e ironía implícitas en él, considerando que una persona con vergüenza (honra, honestidad) no tiene cabida en un lugar donde reinan la hipocresía y los intereses (el palacio).

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
Sería muy conveniente entonces acercarnos a "El vergonzoso en palacio", de Tirso de Molina para hallar el sentido que en esta obra se le da. Aunque tal vez fuera un buen ejercicio hacer en clase un repaso literario a las obras que citan esta sentencia (como la Celestina, el Licenciado Vidriera, La lozana andaluza...)
 .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1)- Vergüenza:
1. f. Turbación del ánimo, que suele encender el color del rostro, ocasionada por alguna falta cometida, o por alguna acción deshonrosa y humillante, propia o ajena.

2. f. Pundonor, estimación de la propia honra. Hombre de vergüenza.

     

martes, 29 de noviembre de 2016

Meterse en camisa de once varas

La vara, además de una rama delgada o palo largo, delgado y flexible, y el bastón símbolo de la autoridad de los alcaldes, era una unidad de longitud que oscilaba entre los 700 y los 900 milímetros (algo menor que un metro).


Sabido esto, una camisa de casi 10 metros es sin duda de buen tamaño. ¿Existían camisas semejantes? Pues sí: Esta expresión viene de que cuando se celebraba la ceremonia de adopción de un niño, existía un ritual en el cual el infante debía ser metido por la manga de dicha camisa de once varas y salir por el hueco de la cabeza, simbolizando un nuevo nacimiento para los padres que lo acogían. Aunque la camisa lo permitía, por su enorme tamaño, el asunto resultaba cuanto menos engorroso, como preámbulo de la complicación o el compromiso que se adquiría. (Ver a continuación, en romance del 1344, la ceremonia de bautizo y adopción de Mudarra por Dª Sancha Velázquez, lo que le convirtió en hermano y vengador de los siete infantes de Lara)

De ahí que la expresión que hoy comentamos pasase a significar meterse en complicaciones, en asuntos enrevesados y comprometidos que, sin duda, ocasionarán más de un quebradero de cabeza.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Cuenta la estoria que en otro dia por la mañana caualgo el conde don Garçi Ferrnandes con muchas conpañas. Et fueron a casa de don Mudarra Gonçales & fueron con el fasta santa maria que era iglesia de Burgos Et entonçe lo bautizaron & fue su padrino el conde & otros omes buenos. Et doña Sancha fue madrina & Resçibio por fijo commo manda el fuero de castilla. Entonçe lo tomo & metiolo por vna manga de vna falifa de açatron que tenja vestido & tirolo por la otra. Et el que antes auja nonbre Mudarra gonçales. Ca el non qujso quele qujtasen su nonbre. Et luego en esa ora lo fizo Cauallero.
En castellano actual:
Cuenta la historia que el otro día por la mañana, cabalgó el conde don García Fernández con mucha compañía. Y fueron a la casa de don Mudarra González y fueron con él hasta Santa María que era iglesia de Burgos. Y entonces lo bautizaron y fue su padrino el conde y otros hombres buenos. Y doña Sancha fue su madrina y lo recibió por hijo como manda el fuero de Castilla. Entonces lo tomó y lo metió por una manga de una camisa de seda que vestía y lo sacó por la otra. Y el que antes se llamaba Mudarra Gonzalez no quiso que le quitasen su nombre. Y luego en ese momento se hizo caballero.

(Nuestro agradecimiento a "Cápsulas de lengua" de Arturo Ortega Morán. Worpress.)
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Ejercicio propuesto: Enumerar las unidades de medida en español (metro, litro, kilo, etc...) y sus equivalencias.