lunes, 18 de septiembre de 2017

Quien calla, otorga


Cuando alguien es acusado y arrestado, estamos familiarizados a que el agente proceda a la lectura de sus derechos, en la que se menciona: "Tiene derecho a permanecer en silencio. Cualquier cosa que diga puede ser usada en su contra..."

Y sin embargo, tenemos este refrán tan común como paradoja: quien calla, quien no reacciona ante algo de lo que se le acusa, está admitiendo su culpabilidad o la realidad del hecho.

Suele usarse en la actualidad este dicho cuando  se está pidiendo opinión para decidir por votación entre los miembros de un grupo y alguien se abstiene. Entonces se considera que le da igual el resultado y acatará la decisión general. Pero también está su lado irónico, y puede ser usado para que alguien reaccione acusándole de no tener opinión propia.

Normalmente se ha considerado la abstención ( dar la callada por respuesta ) como "castigo" a una propuesta que no acaba de convencer como para dar el SÍ, mas para la que, sin embargo, tampoco hay oposición, o  se votaría NO.

No veo mejor muestra de desdén contra algo o alguien, pues ya sabemos que "no hay  mayor desprecio que no hacer aprecio", pero estemos seguros de que si algo "da donde nos duele", reaccionaremos. Y es lógico, porque nuestro silencio puede ser considerado como asentimiento y normalmente funciona (o es tomado) como voto a favor. Por eso se convierte en una necesidad, casi una obligación, decir lo que piensas, votar a algo que sea 'menos malo' para evitar que triunfe aquello que rechazas, o el voto en blanco, pero votar, que cuente en las estadísticas.

Aunque muchos personajes públicos usan este sistema para "pasar" del cúmulo de rumores que la prensa vierte sobre ellos, solo si esta actitud fuera mayoritaria, alcanzaría su sentido de rechazo. Porque..

¿Qué pasaría si en la convocatoria de elecciones nadie, aparte de los interesados, fuera a votar?

Aquí dejamos este tema para debate.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

 Mal tiempo para votar, se dice el presidente de la mesa electoral número catorce de la capital de un país sin nombre, mientras observa una torrencial lluvia que parece haber borrado a los electores...

 ¿Qué pasa cuando el 83% del electorado de la capital de un país se abstiene de votar o vota en blanco?
Ésta es la trama del "Ensayo sobre la lucidez" de Saramago . Con tantos aparentes despropósitos como en el ''Ensayo sobre la ceguera'  del que parece ser una continuación , hay más cera de la que arde en su contenido y una verdad más cercana a la realidad de lo que parece.

domingo, 20 de agosto de 2017

Quien algo quiere, algo le cuesta


Aunque esta expresión resulta muy sencilla de comprender, la traigo a propósito de otra que tengo por menos  conocida: "Se trata de un toma y daca".

Pues bien, las dos se refieren a que algo hay que dar ( trabajo, halagos, regalos, dedicación, paciencia, etc...) cuando se está luchando por conseguir algo, ya sea material o de satisfacción personal.



Como se decía también en "A Dios rogando y con el mazo dando", siempre requiere esfuerzo el llegar a la meta, y para ello hay muchos "toma y daca" ( =da acá), es decir, muchos acuerdos -comerciales o no (aunque en su origen se hable de su uso en el trueque en los mercados) - , en fin, muchos intercambios que hacer a lo largo del camino.



.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.


Me parece un momento muy adecuado para aconsejar la lectura del "Confieso que he vivido", entrañable biografía de Pablo Neruda.



Estas memorias o recuerdos son intermitentes y a ratos olvidadizos porque así precisamente es la vida. La intermitencia del sueño nos permite sostener los días de trabajo. Muchos de mis recuerdos se han desdibujado al evocarlos, han devenido en polvo como un cristal irremediablemente herido.

Las memorias del memorialista no son las memorias del poeta. Aquél vivió tal vez menos, pero fotografió mucho más y nos recrea con la pulcritud de los detalles. Este nos entrega una galería de fantasmas sacudidos por el fuego y la sombra de su época.

Tal vez no viví en mí mismo; tal vez viví la vida de los otros.

De cuanto he dejado escrito en estas páginas se desprenderán siempre —como en las arboledas de otoño y como en el tiempo de las viñas—las hojas amarillas que van a morir y las uvas que revivirán en el vino sagrado.

Mi vida es una vida hecha de todas las vidas: las vidas del poeta.


jueves, 3 de agosto de 2017

Quien a hierro mata, a hierro muere

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

mariannavarro.net.Refranes
Cada quién es responsable de sus actos, y aunque viendo ciertas situaciones resulte inexplicable que algunos personajes puedan seguir donde y como están, refranes como éste acaban cumpliéndose  en un elevado tanto por ciento.
 
En su origen, está tomado, una vez más, de un pasaje bíblico en el que Jesucristo recrimina con esta sentencia a San Pedro, que ha dejado sin oreja al judío Malco, y fue transmitido después a través del latín Qui in gladio occiderit, gladio peribit. El aforismo asegura que la persona violenta, la que mata a hierro (espada o 'arma blanca') es seguro que morirá también violentamente.
 
De ahí  ha pasado al lenguaje general para indicar lo mismo que "donde las dan, las toman" (es decir, recibirás lo que des) y "quien con fuego juega, se acaba quemando"

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

  Ejercicio propuesto.

¿Buscamos ejemplos en la literatura y en la Historia y comprobamos si se cumple o no?
Un personaje que así vivió y murió fue quien dijo:

"Llamé al cielo y no me oyó
y pues sus puertas me cierra,
de mis pasos en la tierra
responda el Cielo, no yo

¿Sabes quién fue?

jueves, 20 de julio de 2017

¡Que viene el coco!



Quien más, quién menos , muchos de nosotros nos hemos dormido con esta nana:

Duérmete niño, duérmete ya, que viene el Coco y te comerá... o

Duérmete, niño, que viene el Coco, y se come a los niños que duermen poco.

Tal vez sea porque esa amenaza nunca se cumplió, aprendimos a no temerle; por lo que cuando alguien es temeroso y presenta obstáculos por todas partes, un humorístico ¡Uh, que viene el Coco!  suele servir de conclusión entre risas para hacerle ver que son sus miedos y no la realidad los que presentan los problemas.


Se trata de fantasmas o amenazas infantiles como la de el hombre del saco, o el sacamantecas, relacionados con ciertos sucesos macabros de rapto y muerte de niños, que aprendimos a respetar, pero no a temer, enseñándonos que no toda la gente es buena y que no hay que confiar en extraños.

Aunque suene muy parecido, nada tiene que ver con el "¡Que viene el lobo!" , famoso cuento probablemente conocido por todos, en el que el pastorcillo asusta a sus vecinos con la falsa amenaza hasta que un día, gritándolo por ser cierto, nadie acude en su ayuda.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Tratándose de literatura infantil, es incuestionable mencionar a la genial escritora "Gloria Fuertes", que usa esta amenaza mediante  un original juego de palabras en la Nana al niño que nació muerto, recogida en sus "Obras incompletas".

Original persona pequeñita
que al contrario de todos
no has nacido.
Vívete, niño, vívete
que viene el Coco
y se lleva a los niños
que viven poco.
Late un momento rey
-la madre dice-
deja que me dé tiempo
a que te bautice.
Te iba a poner Tomás,
y ya te vas.
¿Para qué habrás venido
sin más ni más?
¡Qué frío tienes hijo
sin un temblor,
creo que dentro estabas
mucho mejor!
-en el lago de llanto
de tu madre
jugabas en la orilla...-
¡Que el demonio se lleve
tu canastilla!

-Tiene ojos de listo,
es un pequeño sabio,
-y otra vecina dijo:
de buena se ha librado.
Pequeño criminal
dulce adversario
-sin nacer ni morir
a tu madre has matado-,
mientras tú,
mi niño diferente
ni blanco ni negro
mientras tú
échate un sueño largo
mi niño azul.

Ejercicio propuesto:

Quizás, además de comentarlo como poema, sería interesante el estudio de expresiones como "venir sin más ni más", " ¡que el demonio (diablo) se (te) lleve!" "librarse de una buena"...

jueves, 29 de junio de 2017

¡Que hay ropa tendida!


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Ayer mismo recordamos esta expresión en un diálogo a raíz de esta foto del Madrid actual en el que aún lucen tendederos de pared a pared entre edificios vecinos.
 
Foto de Cheijob Acevedo Sangrone
Y es que precisamente de ahí viene esta expresión: En las corralas(1) de vecinos o patios comunes era difícil sustraerse a las miradas y a los oídos atentos. Todos sabían de todos. Así que había que "andar con mil ojos" (asegurarse bien) cuando se trataba de algo que no querían que se supiese, pues siempre estaba la hacendosa (2) vecina o vecinas dispuestas a tender, dar vuelta a la ropa, comprobar si estaba seca, o recogerla, "casualmente" en el momento en que había alguien o algo interesante que husmear o cotillear.
También podía ser una señal entre "tortolitos" para avisar (normalmente al pretendiente masculino que visitaba o "rondaba" la casa de su enamorada) de que el camino no estaba libre para estar solos.
De ahí viene y hoy en día, aunque en distintas circunstancias, mantiene el mismo significado: no hablar delante de quien no interesa que oiga, sea por guardar un secreto, porque el tema no sea adecuado si hay niños, etc...
 
Definiciones tomadas de la RAE:
(1) Corrala.- En Madrid especialmente, casa de vecindad antigua constituida por viviendas de reducidas dimensiones a las que se accede por puertas situadas en galerías o corredores que dan a un gran patio interior.
(2) Hacendosa.- Solícita y diligente en las faenas domésticas.
*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Vemos aquí distintos sinónimos de enamorados y formas de "pelar la pava". ¿Buscamos costumbres tradicionales en ese sentido retratadas en obras inmortales como La Celestina, Los amantes de Teruel, Romeo y Julieta u otras que seguramente saldrán a relucir en clase?

jueves, 1 de junio de 2017

Por un oído me entra y por el otro me sale

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Refrán que cobró actualidad porque ha aparecido ampliamente en titulares, al  haber sido la contestación de Cristiano Ronaldo al ser preguntado acerca de los abucheos que recibe cuando el Real Madrid juega en campo contrario.
 Desgraciadamente, en esta España de nuestros días, parece que sólo sea interesante lo que tenga que ver con el "deporte-rey" que tan jugosos beneficios da a quienes de ello viven.

Pues bien, esta sentencia implica claramente un desprecio. Y esta acción imposible, porque los oídos reciben pero no expulsan el sonido, viene a indicar lo que muchos ya sabemos: no es lo mismo oír que escuchar (atender a lo que se oye), no hay mayor desprecio que no hacer aprecio y, sobre todo, y de ahí viene su significado despectivo, se aplica el "a palabras necias, oídos sordos".

En cambio, el mismo refrán, con solo cambiarle el pronombre a "le", queda: "¡Por un oído le entra y por otro le sale!",  y se convierte en una recriminación o queja de quien está hablando y nota que no es escuchado ni atendido (por ejemplo, el profesor en clase).

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Entrar/salir, dar/recibir, entregar/recoger, comprar/vender... son antónimos complementarios, pues no se da uno si no existe el otro. Es decir, en el caso de los verbos, son acciones simultáneas (que se producen a la vez). El amplio caudal léxico del español está lleno de relaciones de este tipo... busquémoslas.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

viernes, 19 de mayo de 2017

Por la boca muere el pez


Efectivamente sabemos todos, aunque no seamos pescadores, que es al "morder el anzuelo" (expresión usada ampliamente para indicar que se ha caído en un engaño) cuando el pez es atrapado.
Ya hablaremos de esta expresión más extensamente.

Con este símil, en el que el pez cae voluntariamente por la boca, se nos aconseja lo que tantas otras veces: prudencia al hablar, porque ...

"Bien sabe quien sabe callar", "En boca cerrada no entran moscas", "El hombre es esclavo de lo que dice y dueño de lo que calla", etc.,etc.

Sin embargo, tenemos en nuestra discografía española reciente, dos muestras (quizás más) en las que se juega con este dicho para indicar que también por la boca puede matar o vivir el pez.
Son éstas:

"Lía" cantada por Ana Belén. http://www.youtube.com/watch?v=CnvHu1TaaK4

Respirando en el vacío aprenderé/ Cómo por la boca muere y mata el pez.

Y Fito & Fitipaldis "Por la boca vive el pez" http://www.youtube.com/watch?v=eogE0weWNpk

Alguien dijo alguna vez/ por la boca vive el pez/ y yo lo estoy diciendo,/te lo estoy diciendo otra vez.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Son metáforas, juegos de palabras que muestran cómo el acerbo popular es propiedad de todos, enriquecido y adaptado desde sus orígenes a las nuevas épocas y tendencias y, de ese modo, continuar vigente en la memoria colectiva.

Ejercicio propuesto: Al igual que sucede con el pez en este caso, hay animales que pasan a ser representación de cualidades humanas: ser un lince...un lobo...un águila...un zorro...un gallito... ¿Los repasamos a ver cuántos recordamos?