viernes, 7 de agosto de 2015

Afortunado en el juego, desafortunado en amores


" Afortunado en el juego, desafortunado en amores "

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
mariannavarro.net.Refranes
  Demetrio de Falera (aprox. 345-283 a.C.) peripatético discípulo de Teofrasto, fue el más fecundo de todos los filósofos peripatéticos.
Encontramos un amplio estudio sobre su influencia en la creación de la mítica  Biblioteca de Alejandría, pero lo traemos a colación aquí porque es el supuesto autor de un supuesto libro (y uso el adjetivo consciente de no haber hallado confirmación) sobre frases atribuidas a grandes sabios de Grecia, titulado "Apotegmas (1) de los siete sabios de Grecia".
Bien, pues con todas las precauciones posibles, se dice que la frase que nos ocupa está presente en dicha recopilación.

Dijérala quienquiera que fuese, nos hallamos ante una sentencia plenamente actual y abundantemente utilizada.

Pero adentrándonos en su significado, que es lo que aquí nos ocupa, el tema es: ¿por qué alguien afortunado en el juego, es decir, adinerado, no puede serlo en amores?

Sabemos por experiencia que cuando la Fortuna nos sonríe, todo parece salir bien, y viceversa: cuando ésta se tuerce, todo se complica ("a perro flaco, todo son pulgas"). 
Pero en un afán de filosofar, tal vez nos hallemos ante una profunda reflexión paralela a la de "el dinero no da la felicidad" por la cual, es fácilmente halagado y lisonjeado, aparentemente muy querido y estimado, aquel a quién el dinero le acompaña, por lo que es deducible que la calidad de esos amores que le rodeen sea bastante baja e interesada.

Por otro lado, tal vez pueda referirse a que alguien dominado por el vicio de jugar nunca podrá tener la condición principal para amar: el desprendimiento, la generosidad.

"Más vale refrán en mano... (De abuelos a nietos)"  http://blog.mariannavarro.net/refranes/de.abuelos.a.nietos.html
En fin, como veis, el comentario de hoy está plagado de incógnitas y abierto a toda clase de interpretaciones. Quede aquí esta modesta aportación.
 
(1) apotegma. (Del lat. apophthegma, y este del gr. ἀπόφθεγμα).
1. m. Dicho breve y sentencioso; dicho feliz, generalmente el que tiene celebridad por haberlo proferido o escrito algún hombre ilustre o por cualquier otro concepto.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Ejercicio propuesto: Establece nuestra sentencia de hoy un juego entre términos contrarios (afortunado/desafortunado) en el que el prefijo des- juega el papel principal. 
La importancia de los prefijos en esta creación de antónimos es notable... ¿Qué os parece si los repasamos?
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Un saludo.