martes, 5 de enero de 2016

"Es como DAR MARGARITAS A LOS CERDOS"



Cuando se habla de cerdos (chanchos, cochinos, marranos...) en clase, no puedo evitar recordar la asombrosa y atrevida representación que de este animal hizo Juan Echanove, llenando él solo el escenario durante el tiempo de la soberbia representación, que pude presenciar allá por el 1993, sobre la obra "Estrategia para dos jamones" de Raymond Cousse.

"Más vale refrán en mano... (De abuelos a nietos)"  http://blog.mariannavarro.net/refranes/de.abuelos.a.nietos.html
Planteaba la obra la necesidad de uno de estos animales (nacidos para engordar y servir un día de víctima en beneficio de los humanos) de magnificar su importancia y el sentido de su vida. Una parábola de la soledad y de la necesidad del ser humano de encontrar un sentido a su paso por la vida.



Sirva este preámbulo para entrar en el meollo de nuestra sentencia de hoy:  un cerdo solo vive por y para comer y es en lo único que piensa (si es que piensa), por lo que todo lo que esté a su alcance es susceptible de ser comido. Inútil es, pues, ofrecerle algo bello: se lo comerá.
 

Del mismo modo, hay personas con tan pocas entendederas , con tan escasa sensibilidad, que no entenderán un detalle simbólico o poético: intentarlo con ellos será como dar margaritas a los cerdos


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Rascando en la superficie de la obra mencionada, "Estrategia para dos jamones", de Raymond Cousse, hallamos, naturalmente, un paralelismo con la vida de determinados seres humanos:

"Gente que sólo desea su pan, su hembra, la fiesta en paz" cantaba el grupo Jarcha en "Libertad sin ira"
¿Trabajamos sobre ello? ¿En qué consiste la vida? ¿Qué es lo que le da sentido?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Un saludo.