jueves, 24 de marzo de 2016

"Hablar por los codos, aburrir a todos"


En la mímica, o el lenguaje de los gestos, hay uno que aprendemos desde niños y repetimos sin darnos cuenta: el codazo.

Se trata de un golpe suave con el codo que se da disimuladamente a alguien cercano y de confianza para comunicarse sin palabras.

El gesto hace que quien lo recibe mire inmediatamente a quien se lo ha dado, por lo que suele ir acompañado de otro gesto para completar el mensaje, y así, un codazo y un gesto con los ojos en alguna dirección, indica que debe mirar hacia allí porque hay algo digno de ser visto.

Varios codazos seguidos implican algo importante, y podemos recibir un codazo y un gesto de desagrado cuando acabamos de decir algo impropio; cuando acabas de interrumpir a alguien que está hablando, etc...

Por eso, quien habla hasta por los codos suele ser la persona que habla y habla sin parar, lo que ya es bastante irritante, pero es que, encima, pide la atención y propina codazos a diestro y siniestro (ya explicaremos también esta expresión) cuando alguien pretende interrumpirlo.

Ya hemos visto en nuestro refranero distintas expresiones aconsejando prudencia en el hablar:

"Bien sabe el que no sabe, si sabe callar",
"lo bueno, si breve, dos veces bueno",
"en boca cerrada no entran moscas",
"quien mucho habla, mucho yerra",
"el hombre es dueño de lo que calla...", etc.

Por tanto, no es de extrañar la contundencia del dicho que nos ocupa: salvo raras excepciones (en los graciosos monólogos del programa televisivo "El Club de la Comedia", por ejemplo), el afán de protagonismo acaba aburriendo a todos.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Ejercicio propuesto: Diálogo, monólogo, circunloquio, perorata, discurso, soflama, mitin, conferencia... son palabras que se refieren con diversos matices al acto de hablar. Juguemos en clase con éstas y otras expresiones que vayan apareciendo.

viernes, 18 de marzo de 2016

"¡Fíate tú de las mosquitas muertas!"


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

El hecho de que se use el femenino ha dado lugar a pensar que se refiere a las mujeres taimadas que conquistan y embaucan al "pobrecito" que se enamora de ellas para utilizarle a su antojo.

 Siguiendo el plano familiar, en cambio son "moscones" los hombres que molestan a la mujer con su cortejo.

Pues bien, centrándonos en el dicho, debemos recurrir a la entomología (ciencia que estudia a los insectos) para comprender de dónde viene:

Es costumbre en algunas especies, para asegurar su supervivencia, hacer creer al supuesto atacante que están muertos o que son absolutamente inofensivos permaneciendo totalmente inmóviles, de modo que pueden atacarle cuando se confía.

Por tanto, en este refrán el imperativo suele aplicarse con sentido irónico como aviso contra las personas traicioneras - no importa el sexo - que mediante halagos y palabras dulces esconden una perversa intención.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Es en la corte y en círculos de poder donde más suelen darse este tipo de personajillos (llamados también oportunistas o trepas); pero también al ciudadano "de a pie" le rondan esos insectos, personajes dignos de lástima que, sin respeto a la palabra y a la confianza puesta en ellos, traicionan para conseguir su propio interés. No obstante, también los hay que por su mediocridad se ven obligados a serlo para poder seguir .

Siguiendo con nuestra costumbre de aconsejaros ejercicios y lecturas de interés relacionadas con el tema, menciono en esta ocasión "Boquitas pintadas" de Manuel Puig con un interesante comentario que relaciona los tangos que son interludio entre las escenas, con el contenido de las mismas.


sábado, 12 de marzo de 2016

"Estar AL LORO"


Parece que esta vez nuestro amigo el diccionario de la RAE no nos va a ayudar porque no recoge esta expresión en la definición de "loro". Si nos dice:
 3. m. El Salv., Perú y Ur. Hombre hablador.
 
Pero sabemos que la expresión es ampliamente usada en  España, por lo cual tenemos que irnos al terreno del habla coloquial para intentar hallar su origen, porque su significado está clarísimo para todos:
Alguien "está al loro" cuando está informado y sabe de qué se habla.
Decimos "¡al loro!" cuando queremos que alguien nos atienda o que se interesen por algo...
No se refiere a una persona charlatana, que gusta de hablar por hablar aunque diga cosas sin sentido -porque a esa persona (y eso sí lo recoge la RAE) se le suele llamar "cotorra"- sino a alguien que conoce el tema. 
Y, entonces, lo primero que hacemos es pensar por qué nos referimos a ese animal ¿no?
Pues bien, sabemos que el loro habla, repite lo que escucha y parlotea sin cesar.
 Seguimos buscando...
Se llama coloquialmente "loro" al aparato de radio (la similitud está clara). He encontrado en mi repaso por Google que algunos dicen que proviene del lenguaje carcelario (hay tanto "copia y pega" que no puedo deciros -como es mi costumbre- la autoría, es decir, quién lo puso por primera vez, aunque cito como interesante este espacio http://es.thefreedictionary.com/loro ), pero estoy disconforme en parte, porque según nuestra experiencia es necesario el cine, el teatro, la zarzuela, etc., es decir, un medio "de masas" para que una expresión así sea adoptada por el acerbo popular, por tanto, habría que investigar más... 
En conclusión, "estar al loro" es estar al tanto de lo que pasa, saber de qué se trata en un tema. 

Ejercicios propuestos:
Son muchas las expresiones que caracterizan a las personas con rasgos animales como la que hemos nombrado de "cotorra". ¿Cuántas más conocéis? (pistas: lince, serpiente, zorro, caballo, toro...)

domingo, 6 de marzo de 2016

"Estar a la cuarta pregunta"


Del mismo modo que quedó en el terreno de las expresiones populares el "acogerse a la quinta enmienda", el origen de este dicho que hoy comentamos está también en el terreno de las leyes y la jurisprudencia, pues cualquier ciudadano que utilizara sus servicios debía responder con su nombre completo y fecha de nacimiento (pregunta 1), país de nacimiento y profesión (pregunta 2), religión y estado civil (pregunta 3), Rentas y patrimonio (pregunta 4) y así sucesivamente.

Como es lógico, y para evitar luego problemas de embargos y demás o para poder solicitar ayudas, normalmente la respuesta a esta pregunta era "no tener un duro", "estar sin blanca" (expresión cuyo origen también explicamos) o alguna frase parecida; es decir, no se tenía nada.

De ahí que ahora se use para indicar lo mismo y resumir la situación: declarar en público ser pobre de solemnidad aunque por detrás se sepa que no se priva de nada.

Una picaresca que tal vez nos haya llevado a estar como estamos. Y aunque ya se encarga "papá administración" de tenernos bien controlados (cuentas bancarias, vida laboral, propiedades...) y sólo pueden escaquearse(1) los que de verdad tienen y pueden costearse abogados y notarios que les ayudan a estafar a los demás; si aun así, y con más de cuatro millones de parados nos sablean(2) y nos acribillan(3) a impuestos sacándonos lo que no tenemos y salen a la luz casos de corrupción y malversación de fondos por todas partes... ¿qué no harían si tuviésemos?

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
Definición de la RAE (www.rae.es):

(1) escaquearse. Eludir una tarea u obligación en común.
(2) sablear. 1. tr. coloq. Sacar dinero a alguien dándole sablazos, esto es, con petición hábil o insistente y sin intención de devolverlo.
(3) acribillar. Molestar mucho y con frecuencia.
  .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
Ejercicios propuestos:
sablear, acribillar, martillear, bombardear, etc., son verbos utilizados en la vida común a partir de armas y acciones militares...
¿Buscamos sus usos y hacemos un listado de otros verbos similares?