domingo, 29 de mayo de 2016

Ir "pisando huevos"


mariannavarro.net.Refranes
Siendo el huevo un elemento indispensable en cualquier cocina, todos sabemos de su fragilidad y de la que se arma cuando alguno se cae y se desparrama su contenido, yema y clara, que además de desagradable al tacto y difícil de recoger, es sumamente resbaladizo.

Pero el origen de esta expresión no viene exactamente de la acción literal de pisarlos (poner el pie encima para aplastarlos), sino del cuidado que en el gallinero había que tener (cuando las gallinas estaban sueltas, claro está) para no pisarlos, porque solían estar escondidos aquí y allá entre el serrín o paja con que se acostumbraba a cubrir el suelo.

Ahora, con los gallineros modernos en los que las gallinas apenas se mueven y son explotadas con continua luz artificial para que se desgasten poniendo huevos lo más posible, la situación que comento es imposible. Aun así, nos ha quedado la expresión para indicar a alguien que anda desmañadamente o sin prisa.

Ej.: ¡Mírale qué andares: parece que va pisando huevos!

Pero en el vocabulario español, no siempre se hace referencia al hablar de huevos  a este método de reproducción de las gallináceas.

Aviso que en esta continuación, aunque con todo el cuidado y respeto a las normas de cortesía, rozamos el terreno de la palabrota y lo soez, dado que reciben ese nombre en el habla coloquial/vulgar las bolsas del aparato genital masculino, es decir, los testículos.

De ahí que sorprendiera el ¡manda huevos! que nuestro político Federico Trillo pronunciase en una sesión del Congreso cuando era su presidente. Esta expresión, correspondiente en un tono más suave al "¡hay que fastidiarse!" o "¡hasta ahí podíamos llegar!, es siempre, pues, signo de fastidio, de estar harto.

Dado que en el todavía imperante lenguaje machista "tener huevos" es ser un valiente, acciones como la de tocarlos o estar hasta... es estar provocando, llevar a alguien al límite; o estar tocándoselos, signo de desidia y vaguería.

Lamentable que con tanta riqueza léxica en nuestro vocabulario, la pobreza lingüística dominante se muestre hasta en las altas esferas. Por ello, la humilde intención de esta sección de mostrar la calidad o no de nuestras expresiones.

Volviendo a su significado original, son muchas las expresiones que los utilizan:
Se parecen como un huevo a una castaña (en nada),
Cuando seas padre comerás huevos (por la costumbre de dar la mejor ración al cabeza de familia),
Matar a la gallina de los huevos de oro (arriesgarse a perder una situación provechosa), etc.
En resumen, tanto hablar de ellos, nos recuerda manjares simples y suculentos como la tortilla de patatas (o española), huevos fritos con jamón o chorizo, huevos revueltos, huevos al plato, sopas de ajo... Pero ¡ojo! con moderación, que dicen que en demasía afectan al hígado. :)
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-. 
Ejercicio propuesto: Planteamos un debate sobre una duda razonable, difícilmente demostrable, sobre la teoría de la evolución y planteamos humorísticamente: ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?
 Se hacen dos grupos con opiniones contrarias y ¡a ver quién convence de su teoría a los demás!

lunes, 23 de mayo de 2016

Ir a trancas y barrancas

  .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Barrancas del Cobre (México)
Hablando de montes y cañadas en otros refranes y dichos, la asociación de ideas me lleva hoy por las barrancas (femenino del  término barranco  que suaviza el relieve y dificultad del terreno). 
La tranca, palo que sirve para reforzar el cierre de una puerta (de ahí el adjetivo "atrancada") indica también impedimento, dificultad para acceder.
  Por tanto, las dos unidas en esta frase nos dan idea de que la persona que consigue algo "a trancas y barrancas", lo ha hecho sorteando toda clase de obstáculos, "a duras penas", con  esfuerzo y tesón.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
Sobre las peripecias de una luchadora trata "Contra el viento", de Ángeles Caso.
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Ejercicio propuesto: Vamos a centrarnos en el nombre de los relieves geográficos que podemos observar en un paisaje. (Monte, sierra, escarpadura, montaña, desfiladero, precipicio, llanura, meseta, etc...)

lunes, 16 de mayo de 2016

"Ir a por lana y salir trasquilado"


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

La acción de trasquilar, labor corriente en el pastoreo de ovejas (hay unas escenas muy simpáticas en la serie "El pájaro espino" en la que apuestan a ver quién trasquila más en menos tiempo), consiste en raparlas, como haría un peluquero, para quitarles la lana cuando llega la temporada de calor. Como sabemos, esa lana, una vez cardada y tratada con el huso y el telar, será la materia prima para miles de prendas de vestir y de abrigo.(*)

En la Fundación de la Lengua española encontramos amplia información:

- Que es citado en el poema de Fernán González y en La Celestina.
- Que era costumbre trasquilar a tijera a blasfemos y judíos, lo que se llamaba en el Fuero Juzgo, trasquilar ladinamente y en el IV Concilio de Toledo turpiter decalvare (cortar el pelo torpemente).
Y aun, un origen más antiguo, que se refería al sentido literal: al carnero que cambiaba de rebaño buscando oveja y volvía trasquilado (sin duda el pastor ajeno no desaprovechaba la visita para obtener algo más de lana)

Como tantas otras veces, una labor cotidiana da lugar a este aviso: una persona que piensa sacar provecho de algo (ir a por lana), no solo puede suceder que no consiga lo que pretendía, sino encontrar el castigo por ello (salir trasquilado) y recibir el mismo trato que iba a dar.
 
(*) Ver, por ejemplo: "Poco a poco hila la vieja el copo"

Ejercicio propuesto: Revisar profesiones tradicionales ya en desuso o que dejaron de ser artesanales (talabarteros, bataneros, forjadores, etc.) ayudándose de obras literarias como, por ejemplo, El Quijote, El Lazarillo de Tormes o El Buscón).

domingo, 8 de mayo de 2016

"Hecha la ley, hecha la trampa"


Máxima tan antigua como inmortal, ya existía en latín: Inventa lege, inventa fraude.

Y es que si hay algo connatural a la naturaleza humana en general es su habilidad para la adaptación de las circunstancias a sus intereses, y si bien el ciudadano "de a pie" debemos tragarnos nuestras discrepancias con algunas leyes (sobre todo las que apoyan determinados impuestos y normas que suman a nuestras espaldas represiones de aquí se hace lo que yo digo, y basta - como el denostado impuesto de basuras o cobrar vado obligatorio a quien no lo ha pedido por vivir en calle cerrada al tráfico-, porque el andar con abogados es aún más gravoso; no hace falta hurgar mucho para darse cuenta de que ese gremio, el de abogados, no haría ninguna falta si nuestra máxima de hoy no fuera cierta.

Las leyes están sujetas a interpretaciones, a distintas aplicaciones según el caso, y aunque quien conoce la ley no está libre de sufrir sus consecuencias ("el desconocimiento de la ley, no exime de su cumplimiento"), sabemos que robar es un delito (¡Cómo te tratan cuando, aun por error, suenan los sensores de tiendas y supermercados!) y, sin embargo, pasan por delante de nosotros fraudes, engaños y casos de corrupción que no sólo mantienen a los culpables "a pie de calle", sino que tienen el visto bueno de quienes les votan, manteniéndoles así en esa privilegiada situación en las que podrán seguir robando... 
¿Va a ser verdad que cada quién tiene lo que se merece?.
Por otro lado, cuando les interesa, quienes ostentan el poder promulgan leyes "a medida" que favorezcan sus intereses apoyados en la mayoría absoluta (es decir, poder absoluto) que el pueblo les dio, aun a costa de recortar derechos tan difíciles de conseguir como, por ejemplo, el de la libertad de expresión para manifestarse en contra de aquello que suponga un abuso.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
En 1734, el primer Diccionario de la Real Academia Española, el llamado Diccionario de Autoridades, ya registra la expresión y dice:
“Hecha la Ley, hecha la trampa: Frase con que se explica, que el aumentar nuevas leyes, especialmente en el comercio y trato, suele dar ocasión para que discurran maliciosamente trampearlas, o evadirse de la carga que imponen”.

Otro hallazgo interesante fue encontrar que, en Filosofía antigua poética (1596), Alonso López Pinciano escribió:
Las leyes justas moderaron esta demasía y ordenaron que ningún cómico traxesse a la acción nombre particular de hombre alguno por los escándalos que dello resultavan, y como, hecha la ley, se inventa la malicia; la inventaron algunos poetas poniendo en sus escritos los propios nombres de los que querían reprehender fuera de las acciones y representaciones.

De tiempos más recientes, Sebastiá Famés en Paremiologia catalana comparada, comenta que en catalán se usan expresiones con el mismo sentido: Feta la llei, feta la trampa y Llei nova, trampa nova.

También nos dice que en Italia existe la expresión: Fatta la legge, pensata la malizia. Es interesante observar el parecido de la expresión italiana a la castellana de 1596: Hecha la ley se inventa la malicia.

Fuente:http://capsuladelengua.wordpress.com/2009/08/08/hecha-la-ley-hecha-la-trampa/

.*.*.*.*.*.*.*.

Ejercicio propuesto: Está claro que nuestra lengua es muy rica en vocabulario por haber heredado los matices y léxico de las distintas civilizaciones que enriquecieron nuestra Historia y nuestra Lengua, pero también es cierto que era necesario matizar y dar distinto nombre a aspectos variados relacionados con el mismo concepto.
Por ejemplo, el concepto "trampa" en el refrán de hoy... malicia, fraude, engaño, timo, dolo, son sinónimos pero no iguales. ¿Buscamos la diferencia?