domingo, 8 de mayo de 2016

"Hecha la ley, hecha la trampa"


Máxima tan antigua como inmortal, ya existía en latín: Inventa lege, inventa fraude.

Y es que si hay algo connatural a la naturaleza humana en general es su habilidad para la adaptación de las circunstancias a sus intereses, y si bien el ciudadano "de a pie" debemos tragarnos nuestras discrepancias con algunas leyes (sobre todo las que apoyan determinados impuestos y normas que suman a nuestras espaldas represiones de aquí se hace lo que yo digo, y basta - como el denostado impuesto de basuras o cobrar vado obligatorio a quien no lo ha pedido por vivir en calle cerrada al tráfico-, porque el andar con abogados es aún más gravoso; no hace falta hurgar mucho para darse cuenta de que ese gremio, el de abogados, no haría ninguna falta si nuestra máxima de hoy no fuera cierta.

Las leyes están sujetas a interpretaciones, a distintas aplicaciones según el caso, y aunque quien conoce la ley no está libre de sufrir sus consecuencias ("el desconocimiento de la ley, no exime de su cumplimiento"), sabemos que robar es un delito (¡Cómo te tratan cuando, aun por error, suenan los sensores de tiendas y supermercados!) y, sin embargo, pasan por delante de nosotros fraudes, engaños y casos de corrupción que no sólo mantienen a los culpables "a pie de calle", sino que tienen el visto bueno de quienes les votan, manteniéndoles así en esa privilegiada situación en las que podrán seguir robando... 
¿Va a ser verdad que cada quién tiene lo que se merece?.
Por otro lado, cuando les interesa, quienes ostentan el poder promulgan leyes "a medida" que favorezcan sus intereses apoyados en la mayoría absoluta (es decir, poder absoluto) que el pueblo les dio, aun a costa de recortar derechos tan difíciles de conseguir como, por ejemplo, el de la libertad de expresión para manifestarse en contra de aquello que suponga un abuso.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
En 1734, el primer Diccionario de la Real Academia Española, el llamado Diccionario de Autoridades, ya registra la expresión y dice:
“Hecha la Ley, hecha la trampa: Frase con que se explica, que el aumentar nuevas leyes, especialmente en el comercio y trato, suele dar ocasión para que discurran maliciosamente trampearlas, o evadirse de la carga que imponen”.

Otro hallazgo interesante fue encontrar que, en Filosofía antigua poética (1596), Alonso López Pinciano escribió:
Las leyes justas moderaron esta demasía y ordenaron que ningún cómico traxesse a la acción nombre particular de hombre alguno por los escándalos que dello resultavan, y como, hecha la ley, se inventa la malicia; la inventaron algunos poetas poniendo en sus escritos los propios nombres de los que querían reprehender fuera de las acciones y representaciones.

De tiempos más recientes, Sebastiá Famés en Paremiologia catalana comparada, comenta que en catalán se usan expresiones con el mismo sentido: Feta la llei, feta la trampa y Llei nova, trampa nova.

También nos dice que en Italia existe la expresión: Fatta la legge, pensata la malizia. Es interesante observar el parecido de la expresión italiana a la castellana de 1596: Hecha la ley se inventa la malicia.

Fuente:http://capsuladelengua.wordpress.com/2009/08/08/hecha-la-ley-hecha-la-trampa/

.*.*.*.*.*.*.*.

Ejercicio propuesto: Está claro que nuestra lengua es muy rica en vocabulario por haber heredado los matices y léxico de las distintas civilizaciones que enriquecieron nuestra Historia y nuestra Lengua, pero también es cierto que era necesario matizar y dar distinto nombre a aspectos variados relacionados con el mismo concepto.
Por ejemplo, el concepto "trampa" en el refrán de hoy... malicia, fraude, engaño, timo, dolo, son sinónimos pero no iguales. ¿Buscamos la diferencia?

1 comentario:

  1. Sin duda todo en esta vida tiene la trampa, por mucho que se acote lo que hay que hacer siempre queda un fleco por el que poder hacer trampas y cumplir la ley por los pelos. Ya lo dice el Refran: Trampeando y mintiendo, vamos viviendo, mintiendo y trampeando, vamos pasando.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar. Un saludo.