lunes, 29 de agosto de 2016

Madre no hay más que una...


... y a ti te encontré en la calle", continúa algunas veces.

Y es que, aunque nos dice otro refrán "madre es la que cría, no la que pare", el hecho biológico indiscutible es que sólo una nos ha dado a luz, y esa una es nuestra madre.

Dice nuestro cancionero popular, tan cierto como injusto a veces:
"Los hijos de mi hija, mis nietos son; los de mi hijo, serán o no."

Y si bien es cierto que este dicho que comentamos se circunscribe al mundo de los afectos, al de los cuidados y el desprendimiento que sólo una madre muestra hacia sus hijos, no lo es menos el que la continuación del mismo (y a ti te encontré en la calle) implica el grado de confianza que se puede tener hacia otra persona, aprecio que siempre saldrá perdiendo en dicha comparación.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Muchas y variadas referencias hay en la literatura sobre la figura materna. Destacaré aquí una novela esencial: "La madre", de Máximo Gorki; pero no quiero dejar de señalar esta canción, que siempre me pone los pelos de punta: "Qué te puedo dar", de Víctor Manuel, acerca del tremendo daño que hacen las drogas.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

 Ejercicio propuesto:
Ya que hallamos aquí una: "más que..."  juguemos con los distintos tipos de comparaciones que se pueden dar en castellano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Un saludo.