sábado, 29 de octubre de 2016

Mirando (Pensar en) las musarañas


¿Quién no se ha quedado alguna vez así, como ido, colgado de alguna ensoñación(1) y lejos de lo que está pasando a su alrededor? Precisamente: pensando en las musarañas.
Siempre creí que se relacionaba con la palabra compuesta de musa y araña, por aquello de que te lleva, como musa, a otros mundos creativos, y te enreda como tela de araña dirigiendo una mirada perdida a cualquier rincón en lo alto.
Era una interpretación bastante poética y me gustaba, sin duda alguna, más que la real, que basa su origen en las palabras latinas mus y araneus .
Suele pasar: la realidad suele ser dura, más que las ensoñaciones, y descubrí que la tal musaraña era un ratón. Bastante curioso, sí, por su "trompa", su voracidad, su veneno, sus hábitos nocturnos y su miopía, pero como eso (salvo su toxicidad) es propio de casi todos los roedores, nada veía tan destacable entre sus hábitos como para llevarme la sorpresa de que los egipcios lo consideraban animal sagrado, representación del dios Horus, miope, capaz, sin embargo, de restaurar la vista.


Sí, como lo cuento, tan sagradas que, a modo de amuleto, eran momificadas y conservadas en sarcófagos como el que se muestra en la imagen.
¿Cómo pasó entonces este animalito a representar el "estar ido", en las nubes, el estar en otra cosa en mitad de una reunión, conferencia, clase, etc.?
Bueno, pues dicen que también se llamó así a esas nubes pasajeras que a veces se forman en los ojos impidiéndonos ver normalmente, lo que se acercaría más a esa primera interpretación en la que yo creía.
Y para reforzarlo, mi admirado Francisco de Quevedo, en su "Cuento de cuentos" habla de contemplar las musarañas para indicar el hacer algo de poca utilidad y provecho, cuando la persona se pierde, se evade, pensando en temas intranscendentes que muchas veces ni recuerda después.
¿Qué queréis que os diga? Cuando me quedo pensando en las musarañas estoy tan lejos de estos animalitos, que me sigo quedando, a pesar de todo, con mis musas y arañas, con mi primera interpretación.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1).- Ensoñación.- Acción y efecto de ensoñar. Tener ensueños. (Del lat. insomnĭum).
1. m. Sueño o representación fantástica de quien duerme.
2. m. Ilusión, fantasía.
De ensueño: 1. loc. adj. Ideal, fantástico, maravilloso.
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Ejercicio propuesto: ¿Buscamos animales a los que atribuímos características especiales, como el zorro, el lince, la araña, etc.?

jueves, 20 de octubre de 2016

Miel sobre hojuelas

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Estamos hablando de un típico postre manchego. Las hojuelas o "florones" (así los llaman donde los probé, en Barbolla, provincia de Segovia) se hacen con una masa bastante insulsa, con la curiosidad de que es el cascarón del huevo lo que sirve de medida. Está compuesta de: 1 huevo, 250 gr. Harina (más o menos), azúcar, 1 cascarón de aguardiente, 2 cascarones de aceite, una pizca de sal y unas gotas de vinagre.
Se fríen en abundante aceite caliente y se recubren con azúcar o miel. Es tradición hacerlas (como tantas otras frituras destinadas a "compensar" los días de abstinencia) coincidiendo con la Cuaresma (carnaval y Semana Santa).

Pues bien - para quien le guste, claro - se convierten en un manjar cuando se les añade miel. Y de ahí, de esta receta popular, pasa a convertirse en frase hecha para referirse a que algo es muy apropiado o viene muy bien para la ocasión.

Frases como: "La vida no es miel sobre hojuelas, pero hay miel y hay hojuelas" (Doménico Cieri), "no todo es miel sobre hojuelas", "va como miel sobre hojuelas"... se suman a las que catalogan la miel como aspecto dulce de la vida, elemento que la hace más agradable

"El oro y la miel, donde están parecen bien",
"Miel y queso saben a beso",
"Hacerse de miel",
"La luna de miel",
"Más moscas se cazan con miel que con hiel",
"No se hizo la miel para la boca del asno"
o " Poca hiel hace amarga mucha miel".

Es lógico, pues, considerar que es recurso muy utilizado en la literatura:
"Cuando me dices: Soy tuya, tu voz es miel y es aroma, es igual que una paloma torcaz que a su macho arrulla" (Francisco Villaespesa).
"Qué ausencia cruel de pan y miel, cuando te fuiste" (Eladia Blázquez).
"No es digno de saborear la miel aquel quien se aleja de la colmena por miedo a las picaduras de las abejas" (William Shakespeare).
"Nuestro ideal no llega a las estrellas, es sereno, sencillo; quisiéramos hacer miel como abejas, o tener dulce voz o fuerte grito, o fácil caminar sobre las hierbas o senos donde mamen nuestros hijos" (Federico García Lorca).

Ejercicio propuesto: Miel/hiel-->dulce/amargo . ¿Qué otros sustantivos o adjetivos antónimos usamos en nuestras expresiones cotidianas?
Ejemplo: No todo es blanco o negro, también existe el gris.

martes, 11 de octubre de 2016

Mejor curarse en salud


Del mismo modo que nuestro refranero nos dice "más vale prevenir que curar", en cualquier circunstancia de la vida (no sólo por enfermedad), esta frase va más allá de esa prevención, pues curarse cuando uno está sano es no sólo prevenir, sino evitar un acto o situación que pueda resultar incómoda o perjudicial.

Sin embargo debemos tener presente que la palabra "curar" no implica necesariamente tratar o aplicar cuidados en una herida o enfermedad, es decir, sanar un mal. Todos sabemos de la expresión "carne curada" para indicar que ha sido tratada con sal, humo, etc. (salazones o ahumados) para ayudar a su conservación.

Vemos entonces, que curar es también cuidar, preparar, tratar madera, lienzo, encurtidos, etc... para su mejor conservación y conseguir una más larga duración. Así que la persona que se cura en salud es una persona prevenida y ya sabemos que vale por dos.

No obstante, quien hace la ley hace la trampa, y bien puede pasar que por curarse en salud suceda como en la obra del mismo título, de Arturo Reyes, entremés en andaluz, en el que un señor mayor, que hace la corte a una jovencita y parece ser bien aceptado por ella, pide a un apuesto joven que intente conquistarla para saber si es de fiar... Y como quien siembra vientos recoge tempestades y la mujer es fuego, el hombre estopa y viene el diablo y sopla... pues así pasa lo que pasa.

En conclusión, curarse en salud hoy en día puede ser, por ejemplo, usar el casco en la moto o el cinturón de seguridad en el coche, presentar original y copia en una reclamación para poder justificar que se ha hecho, buscar una salida cuando un problema se ve venir, ahorrar para cuando no haya, o hacer algún trabajo de más para evitar el suspenso en una asignatura cuando vemos la cosa apuradilla.

Ejercicio propuesto.- Encontramos en el verbo 'curar' un -se (llamado pronombre enclítico)  que cambia su significado como en tantos otros . ¿Hablamos de ese SE reflexivo o recíproco? ¿Vemos los cambios?