sábado, 25 de febrero de 2017

¿No quieres caldo?... ¡Pues toma tres tazas!

 Expresión metafórica y cargada de ironía que se utiliza cuando a alguien le sucede algo que temía o le desagradaba, y la Suerte o la Fortuna le concede por triplicado aquello que quería evitar a toda costa.
 
Y es que tan desagradable como tomar algo que no gusta, es el pasar por ciertas situaciones tan incómodas o ingratas como, por ejemplo, - y dado que las desgracias nunca vienen solas- el que lleguen varias multas seguidas, el sufrir de averías continuadas o reveses en los estudios o en la vida profesional.
 
Aunque algunas veces las situaciones sean verdaderamente molestas, normalmente esta frase se utiliza para suavizar disgustos menos graves  y se dice entre risas compartidas tanto por quien lo dice como por quien lo sufre, de tal manera que puede ser dicha por el mismo protagonista al terminar de contar sus tribulaciones.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Y sirve esta sentencia de hoy para que aconseje repasar el uso del imperativo, en el que, dado que no existe la primera persona del singular ni plural (se supone que uno no puede mandarse a sí mismo) es la segunda persona la utilizada cuando se produce esa situación en la que a través del monólogo o en el curso de pensamientos propios, alguien utiliza expresiones como ¡Vamos allá! o ¡Respira hondo! cuando quiere infundirse ánimos.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

viernes, 10 de febrero de 2017

No hay palabra mal dicha, sino mal interpretada

mariannavarro.net.Refranes

Nuestro refrán de hoy nos parece indicar que mientras una palabra sea bien comprendida, no estaría mal dicha. Dicho de otro modo: no habría palabra incorrecta mientras fuera comprendida.

Decía Saint de Exupery ("El principito") que la palabra es siempre fuente de malentendidos y ya vimos aquí la advertencia: "El hombre es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice".
Y es que muy a menudo sucede -sobre todo entre los políticos- que algo dicho sin ninguna doble intención puede ser sacado de contexto y malinterpretado en su propio beneficio, por lo que es conveniente tener cuidado con lo que decimos cuando eso puede ocurrir.

Dejando a un lado la expresión, nosotros, que al fin y al cabo lo que nos interesa es el buen uso del lenguaje, no tenemos más remedio que reconocer con tristeza que el uso de la palabra en nuestros medios de comunicación (y los pongo como ejemplo porque deberían ser modélicos) están plagados de incorrecciones gramaticales, sintácticas y hasta de léxico. 

 Y digo nuestros medios de comunicación, por no decir nuestras redes sociales, en las que, al fin y al cabo, no se trata de profesionales, aunque dé vergüenza algunas veces la pobreza de nuestra cultura lingüística general.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Empezando por el mal uso del sino/si no que aparece en nuestro proverbio, el castellano dispone de más de ochenta y cuatro mil palabras de las que no llegan a usarse más que mil, dando cuenta de la pobreza idiomática a la que estamos llegando. No hay más que escuchar a nuestro alrededor y leer los noticieros o esos "sms" que salen durante algunos programas, para comprobarlo.

Como sabemos, no existe el pronombre -tes y, sin embargo, escuchamos abundantemente salistes, vinistes, etc... y parece ya una batalla perdida el correcto uso del "lo" y el "la" como pronombres en función de Complemento directo.

Pero es aún más indignante el uso de palabras en contextos que demuestran un absoluto desconocimiento de su significado: perjuicios por prejuicios, indiosincrasia por idiosincrasia, actitud por aptitud, subir para arriba (¿se puede subir hacia abajo?) o viceversa...

Repasemos con nuestros alumnos los titulares de algún medio y estoy segura, lamentablemente, de que algún "gazapo" encontraremos. Ejemplo en El País:

Detenido un joven por los disturbios antes del Rayo Vallecano-Betis.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

sábado, 4 de febrero de 2017

"No hay más cera que la que arde"


.*.*.*.*.*.

Como sabemos, la cera es la materia principal para una vela, velón o cirio, cilindro atravesado por una mecha, de la que sobresale el pabilo, extremo que se enciende y arde mientras haya cera.
Este proverbio, como ya hemos visto en otros, tiene varias aplicaciones figuradas, pero todas muy parecidas:
1.- En una situación, indica que no se puede obtener más de aquello de lo que se trate.
2.- En una investigación, se dice cuando no hay nada más que buscar porque ya se ha descubierto lo que había.
3.- Respecto a las facultades de una persona, cuando no puede dar más de sí.
                              4.- En general, cuando algo se da por concluido.

.*.*.*.*.*.

Por poner un ejemplo más o menos actual, véase la letra del grupo Revólver en su canción "No va más":

Me he pasado media vida intentando encontrar
frases que justificaran lo hecho en mi otra mitad.
No hay caminos de ida y vuelta, no hay lugar donde parar,
y la calle es una jungla y su regla es que no hay.

Donde nadie se hace rico a fuerza de trabajar,
no hay más cera que la que arde
y la jugada no va más, no va más... 

https://www.youtube.com/watch?v=YN1KH0TDDGw



El contenido es 'jugoso'. ¿Lo analizamos con nuestro alumnado de nivel avanzado?