domingo, 30 de abril de 2017

Por el hilo se saca el ovillo

*.*.*.*.*.

Como se nos cuenta en el Mito de Ariadna, hija del rey Minos, su padre tenía encerrado en un laberinto, construido por Dédalo, al Minotauro (1), a quien había que alimentar con gente ateniense cada nueve años.
Teseo decide entrar y acabar con el Minotauro, pero el laberinto era tan complicado que no se podía salir. Ariadna, enamorada de él, le regala un ovillo (2) y una espada mágica. Teseo ata un extremo del hilo en la entrada y va desenredando el ovillo mientras camina por el laberinto. Con esta estratagema, logra liberarse tras acabar con el terrible ser, pues siguiendo el hilo encontró la salida.
Del mismo modo, pero a la inversa y en sentido general, la sentencia nos recuerda que, al igual que "por el humo se sabe donde está el fuego", tomando un punto de partida correcto, se puede desentrañar un problema o resolver un enigma. Cosa que saben bien los buenos investigadores.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1) Monstruo con cabeza de toro y cuerpo de hombre, fruto ilegítimo de los amores de Pasifae, mujer de Minos, con un toro de Poseidón, dios de los mares.
(2) Bola o lío que se forma devanando hilo de lino, algodón, seda, lana, etc.

 El mito del Minotauro contado para niños:


Mito, leyenda, fábula, cuento... una magnífica oportunidad de trabajar con nuestros alumnos sus parecidos y diferencias e incluso animarlos a encontrar más o hacer algunos propios (leyendas urbanas).

domingo, 23 de abril de 2017

Poner una pica en Flandes

La expresión suele ser: "es tan difícil como poner una pica en Flandes".

Buscamos la ayuda de nuestro amigo el Diccionario de la RAE, como suele ser habitual, y vemos:

pica .- (De picar).
1. f. Especie de lanza larga, compuesta de un asta con hierro pequeño y agudo en el extremo superior, que usaban los soldados de infantería.

Y sobre la expresión: poner una ~ en Flandes.

1. loc. verb. coloq. Ser mucha la dificultad para conseguir algo.

Bueno, ¿ya está dicho todo o vemos por qué era tan difícil?
¡Claro!, buceemos en la Historia...

El ejército de Flandes, organizado a partir de 1516 hasta 1713 para la defensa de los 17 territorios que conformaban los Países Bajos, estaba casi permanentemente en campaña. Además, para llegar hasta allí los soldados españoles recorrían el llamado Camino español, en barco desde Valencia o Barcelona hasta Sicilia o Nápoles y luego a pie hasta los pasos de los Alpes suizos, para seguir el curso del río Rin y llegar a Flandes. (extracto del artículo en Wikipedia "Ejército de Flandes" )

Como vemos, mucho tiempo, dinero y esfuerzo costaban el que un soldado pusiera su pica (lanza) en Flandes, por lo que es fácil deducir el porqué se ha mantenido su uso en el habla coloquial como algo difícil de conseguir.

Se trata, como veis, de una curiosa expresión más que muchas veces utilizamos sin tener en cuenta la raigambre(1) y solera(2) de su origen.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1). raigambre- Definición 2. f. Conjunto de antecedentes, intereses, hábitos o afectos que hacen firme y estable algo o que ligan a alguien a un sitio.
(2). solera.- Definición 8. f. Carácter tradicional de las cosas, usos, costumbres, etc.

sábado, 15 de abril de 2017

Poner los cuernos

De todos es sabido la relación que los animales con cuernos, principalmente el toro, tienen con manifestaciones atribuidas al concepto de virilidad. A saber: fuerza, valentía, coraje y alta capacidad sexual.

Sólo relacionándolo con estas características que se remontan a los tiempos más antiguos (recordemos, entre otros muchos, el Minotauro o el rapto de Europa)1 encontraríamos el porqué de este "poner los cuernos" principalmente al varón, y, específicamente, la esposa al marido.

¿A qué puede ser debido? Pues a dar por sobreentendido que el marido que "obliga" a la mujer a recurrir a otro para cuestiones sexuales lo hace por no cumplir sus expectativas u obligaciones, principalmente las de índole sexual... Ese hombre, pues, carece de las características exigibles, le faltan los cuernos, y, por tanto, la mujer se los "pone" públicamente cuando da a conocer su falta.

No quiere decir esto en absoluto que la sociedad pudiera comprender la infidelidad, sobre todo por parte femenina, ya que dentro de los atributos integrados en la expresión "tenerlos bien puestos", era casi una medalla masculina cada conquista fuera del matrimonio, una muestra de esa virilidad de la que hablamos. Y era sin embargo una mancha y deshonor, que la mujer se los pusiera (siempre que llegara al dominio público, claro).

Un estudio muy interesante del término (aunque nuestras interpretaciones del mismo no sean exactamente iguales), es el que he encontrado en http://www.blogolengua.com/2010/07/poner-los-cuernos.html . Considero que a los curiosos les puede resultar interesante el leerlo.

Relacionándolo como siempre con alguna muestra de nuestra literatura, encontramos material abundante. Valga como muestra este botón

Por estas hierbas cumplo veintisiete años y siete días de cornudo y le prometo a vuesa merced que, mediante Dios, me ha dado mil vidas. Bien sé yo, lo que más sentirá vuesa merced es lo que quedarán diciendo cuando pase por las calles. No se le dé un cuerno aunque le sobren muchos que si da en sentirlo se podrirá y así hágalo gracia y si oyere tratar de muchos en algún corrillo diga de ellos peor y más mal que todos, que nosotros así lo hacemos y engordamos. Y esté cierto que nadie puede, aunque sea hombre de bien, decir mal de cornudos, porque nadie dice mal de lo que hace.

¿Debe de pensar vuesa merced que es sólo cornudo en España? Pues ha de advertir que nos damos acá con ellos y que se trata que como oficios se les señales cuarto aparte y calle, como hay lencería y pescadería, haya cornudería. No sé si hallará sitio capaz para todos. dichoso vuesa merced que es cornudo sólo en ese lugar, donde es fuerza que todos acudan, y no aquí que nos quitamos la ganancia los unos a los otros, tanto que si no se hace saca de cornudos para otra parte se ha de perder el lugar.
( "Carta de un cornudo a otro". Francisco de Quevedo.

Ver también el comentario de: "Rol de cornudos" de Camilo José Cela.
.-.-.-.-.-.-.-.-.

miércoles, 5 de abril de 2017

Poderoso caballero es don Dinero

No es necesario destacar, pues es de todos conocido y aceptado, la importancia que 'el vil metal' tiene en esta nuestra mercantilista y materialista sociedad, dado que es el imprescindible medio para el trueque de servicios dados y recibidos, como confirma el tan conocido: "tanto tienes, tanto vales".

Por eso, me van a permitir que centre la explicación del refrán de hoy en un breve comentario de texto: el del poema que lo toma como título, del insigne Francisco de Quevedo y Villegas, que podemos escuchar y leer aquí. https://www.youtube.com/watch?v=uMwAkSJAgN8


¿Vamos allá?
Madre, yo al oro me humillo,
él es mi amante y mi amado,
pues de puro enamorado
anda continuo amarillo.
Se suele decir del enamorado que aún no ha conseguido la atención de su amada, que anda demacrado y con mal color de cara (tono amarillento), por lo que el poeta juega con ello dando ese sentido al reflejo de las monedas de oro.


Que pues doblón o sencillo
hace todo cuanto quiero,
poderoso caballero
es don Dinero.
El doblón era una moneda de oro desde los Reyes Católicos, de uso corriente y con distinto valor según épocas. Pues bien, sea "doble" o sencillo, permite conseguir lo que se quiere.

Nace en las Indias honrado,
donde el mundo le acompaña;
viene a morir en España,
y es en Génova enterrado.
Éste es el camino que seguía el oro que venía de América a España y terminaba en las manos de los banqueros genoveses, que se dedicaban a hacer préstamos a la corona española.
Y pues quien le trae al lado
es hermoso, aunque sea fiero,
poderoso caballero
es don Dinero
El tener dinero convierte en hermoso ante los demás al aspecto más antipático o feo (fiero).

Son sus padres principales,
y es de nobles descendiente,
porque en las venas de Oriente
todas las sangres son Reales.
Usando el reales en mayúscula, como nombre propio, se refiere de nuevo al nombre de una moneda.

Y pues es quien hace iguales
al rico y al pordiosero,
poderoso caballero
es don Dinero.
No importa si lo posee por su origen o por pedir limosna (pordiosero): el tener dinero, como la muerte, a todos iguala.
 
¿A quién no le maravilla
ver en su gloria, sin tasa,
que es lo más ruin de su casa
Doña Blanca de Castilla?
De ahí viene el "estar sin blanca" : de todas las monedas de la época, la de menos valor era "la blanca" de Castilla, convertida aquí en "señora doña".
 
Mas pues que su fuerza humilla
al cobarde y al guerrero,
poderoso caballero
es don Dinero.
Aun con ser la de menos valor, puede (humilla) a todos.
 
Es tanta su majestad,
aunque son sus duelos hartos,
que aun con estar hecho cuartos
no pierde su calidad.
Sigue jugando con el nombre de las monedas para crear imágenes irónicas: "estar hecho cuartos" (destrozado) con el valor del "cuarto"(moneda de cobre igual a cuatro maravedís de vellón).
Pero pues da autoridad
al gañán y al jornalero,
poderoso caballero
es don Dinero.
Y es que el poseerlo, insiste, iguala la condición del mozo de labranza que gana por temporadas (gañán) y del que tiene un sueldo fijo (jornal-jornalero).
Más valen en cualquier tierra
(mirad si es harto sagaz)
sus escudos en la paz
que rodelas en la guerra.
Escudos (nombre de otra moneda) frente a rodelas (escudo medieval, pequeño y de poca protección, con una sola asa, usado principalmente por infantes )
 
Pues al natural destierra
y hace propio al forastero,
poderoso caballero
es don Dinero.
Poseyéndolo, no importa ser del país o extranjero. Si no lo tienes, serás desterrado.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Imagino que después de admirar la maestría conceptista del genial Quevedo, la conclusión lógica es que no hemos cambiado tanto en esto desde el siglo XVII ¿No es cierto?