miércoles, 5 de abril de 2017

Poderoso caballero es don Dinero

No es necesario destacar, pues es de todos conocido y aceptado, la importancia que 'el vil metal' tiene en esta nuestra mercantilista y materialista sociedad, dado que es el imprescindible medio para el trueque de servicios dados y recibidos, como confirma el tan conocido: "tanto tienes, tanto vales".

Por eso, me van a permitir que centre la explicación del refrán de hoy en un breve comentario de texto: el del poema que lo toma como título, del insigne Francisco de Quevedo y Villegas, que podemos escuchar y leer aquí. https://www.youtube.com/watch?v=uMwAkSJAgN8


¿Vamos allá?
Madre, yo al oro me humillo,
él es mi amante y mi amado,
pues de puro enamorado
anda continuo amarillo.
Se suele decir del enamorado que aún no ha conseguido la atención de su amada, que anda demacrado y con mal color de cara (tono amarillento), por lo que el poeta juega con ello dando ese sentido al reflejo de las monedas de oro.


Que pues doblón o sencillo
hace todo cuanto quiero,
poderoso caballero
es don Dinero.
El doblón era una moneda de oro desde los Reyes Católicos, de uso corriente y con distinto valor según épocas. Pues bien, sea "doble" o sencillo, permite conseguir lo que se quiere.

Nace en las Indias honrado,
donde el mundo le acompaña;
viene a morir en España,
y es en Génova enterrado.
Éste es el camino que seguía el oro que venía de América a España y terminaba en las manos de los banqueros genoveses, que se dedicaban a hacer préstamos a la corona española.
Y pues quien le trae al lado
es hermoso, aunque sea fiero,
poderoso caballero
es don Dinero
El tener dinero convierte en hermoso ante los demás al aspecto más antipático o feo (fiero).

Son sus padres principales,
y es de nobles descendiente,
porque en las venas de Oriente
todas las sangres son Reales.
Usando el reales en mayúscula, como nombre propio, se refiere de nuevo al nombre de una moneda.

Y pues es quien hace iguales
al rico y al pordiosero,
poderoso caballero
es don Dinero.
No importa si lo posee por su origen o por pedir limosna (pordiosero): el tener dinero, como la muerte, a todos iguala.
 
¿A quién no le maravilla
ver en su gloria, sin tasa,
que es lo más ruin de su casa
Doña Blanca de Castilla?
De ahí viene el "estar sin blanca" : de todas las monedas de la época, la de menos valor era "la blanca" de Castilla, convertida aquí en "señora doña".
 
Mas pues que su fuerza humilla
al cobarde y al guerrero,
poderoso caballero
es don Dinero.
Aun con ser la de menos valor, puede (humilla) a todos.
 
Es tanta su majestad,
aunque son sus duelos hartos,
que aun con estar hecho cuartos
no pierde su calidad.
Sigue jugando con el nombre de las monedas para crear imágenes irónicas: "estar hecho cuartos" (destrozado) con el valor del "cuarto"(moneda de cobre igual a cuatro maravedís de vellón).
Pero pues da autoridad
al gañán y al jornalero,
poderoso caballero
es don Dinero.
Y es que el poseerlo, insiste, iguala la condición del mozo de labranza que gana por temporadas (gañán) y del que tiene un sueldo fijo (jornal-jornalero).
Más valen en cualquier tierra
(mirad si es harto sagaz)
sus escudos en la paz
que rodelas en la guerra.
Escudos (nombre de otra moneda) frente a rodelas (escudo medieval, pequeño y de poca protección, con una sola asa, usado principalmente por infantes )
 
Pues al natural destierra
y hace propio al forastero,
poderoso caballero
es don Dinero.
Poseyéndolo, no importa ser del país o extranjero. Si no lo tienes, serás desterrado.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Imagino que después de admirar la maestría conceptista del genial Quevedo, la conclusión lógica es que no hemos cambiado tanto en esto desde el siglo XVII ¿No es cierto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Un saludo.