jueves, 20 de julio de 2017

¡Que viene el coco!



Quien más, quién menos , muchos de nosotros nos hemos dormido con esta nana:

Duérmete niño, duérmete ya, que viene el Coco y te comerá... o

Duérmete, niño, que viene el Coco, y se come a los niños que duermen poco.

Tal vez sea porque esa amenaza nunca se cumplió, aprendimos a no temerle; por lo que cuando alguien es temeroso y presenta obstáculos por todas partes, un humorístico ¡Uh, que viene el Coco!  suele servir de conclusión entre risas para hacerle ver que son sus miedos y no la realidad los que presentan los problemas.


Se trata de fantasmas o amenazas infantiles como la de el hombre del saco, o el sacamantecas, relacionados con ciertos sucesos macabros de rapto y muerte de niños, que aprendimos a respetar, pero no a temer, enseñándonos que no toda la gente es buena y que no hay que confiar en extraños.

Aunque suene muy parecido, nada tiene que ver con el "¡Que viene el lobo!" , famoso cuento probablemente conocido por todos, en el que el pastorcillo asusta a sus vecinos con la falsa amenaza hasta que un día, gritándolo por ser cierto, nadie acude en su ayuda.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Tratándose de literatura infantil, es incuestionable mencionar a la genial escritora "Gloria Fuertes", que usa esta amenaza mediante  un original juego de palabras en la Nana al niño que nació muerto, recogida en sus "Obras incompletas".

Original persona pequeñita
que al contrario de todos
no has nacido.
Vívete, niño, vívete
que viene el Coco
y se lleva a los niños
que viven poco.
Late un momento rey
-la madre dice-
deja que me dé tiempo
a que te bautice.
Te iba a poner Tomás,
y ya te vas.
¿Para qué habrás venido
sin más ni más?
¡Qué frío tienes hijo
sin un temblor,
creo que dentro estabas
mucho mejor!
-en el lago de llanto
de tu madre
jugabas en la orilla...-
¡Que el demonio se lleve
tu canastilla!

-Tiene ojos de listo,
es un pequeño sabio,
-y otra vecina dijo:
de buena se ha librado.
Pequeño criminal
dulce adversario
-sin nacer ni morir
a tu madre has matado-,
mientras tú,
mi niño diferente
ni blanco ni negro
mientras tú
échate un sueño largo
mi niño azul.

Ejercicio propuesto:

Quizás, además de comentarlo como poema, sería interesante el estudio de expresiones como "venir sin más ni más", " ¡que el demonio (diablo) se (te) lleve!" "librarse de una buena"...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Un saludo.