martes, 3 de julio de 2018

Más feo que Pifio (Picio)



En "El Refranero General Español: parte recopilado, y parte compuesto" , obra de José Maria Sbarbi y Osuna, sacerdote andaluz (Cádiz, 1834- Madrid, 1910), filólogo y musicólogo, encontramos una referencia "de primera mano" sobre el personaje que nos ocupa, ya que el autor declara haberle conocido por referencia de personas cercanas al mismo.
Fue este tal Francisco Picio un zapatero de Alhendín (Granada), a quien, por motivos desconocidos, habían condenado a muerte en el periodo de la invasión napoleónica. Estando en capilla, en los momentos previos a su ejecución, le llegó la noticia de la concesión del indulto. Se dice que por la emoción ante la noticia (o tal vez por alguna enfermedad adquirida en prisión), la reacción anímica fue tan virulenta que perdió el pelo del cuerpo y unas pústulas deformaron su rostro, afeándolo de tal forma que nunca quiso quitarse en público el pañuelo que ocultaba en parte su deformidad (prenda, por otra parte, habitual entre los serranos andaluces), motivo por el que fue expulsado de Lanjarón, pueblo donde se había refugiado. Según se cuenta, murió en Granada capital a los 60 años de edad y la probada exageración andaluza lleva su fealdad al extremo de asegurar que el cura le dio la extremaunción con una caña.
Sea como fuere, su fealdad le dio la fama y la permanencia en la memoria de todos a través del refranero y su sentido es tan claro, que no requiere más explicación:
Algo que es muy, muy feo, es "más feo que Picio".

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Aparte de su uso habitual entre el pueblo llano, la comparación ha sido ampliamente utilizada en nuestra literatura, desde "El sombrero de tres picos" de Pedro Antonio de Alarcón, pasando por Galdós, Unamuno, los Álvarez Quintero y un largo etcétera. Encontramos aquí un detallado artículo firmado por Andrés Cárdenas y publicado por el periódico Ideal.
.-.-.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.

lunes, 25 de junio de 2018

miércoles, 20 de junio de 2018

Ser la repanocha, la repera, la reoca, la releche...


Como comentario en un intercambio entre amigos de Facebook surgió: ¡Somos la releche! Y un amigo argentino reclamó su uso como de hablante sudamericano. Una cosa lleva a la otra y me ha impelido a investigar sobre esta expresión, que suele ir unida a otras como "repera", "reoca", etc. 

A poco que nos fijemos, vemos que todas estas expresiones tienen en común el uso del prefijo re-. Así que recurrimos en primer lugar a nuestro estimado amigo el Diccionario para enterarnos del significado que este morfema añadido ante las palabras (= prefijo), confiere a las mismas.

re-.
(Del lat. re-).
1. pref. Significa 'repetición'. Reconstruir.
2. pref. Significa 'movimiento hacia atrás'. Refluir.
3. pref. Denota 'intensificación'. Recargar.
4. pref. Indica 'oposición' o 'resistencia'. Rechazar. Repugnar. Significa 'negación' o 'inversión del significado simple'. Reprobar. Con adjetivos o adverbios, puede reforzarse el valor de intensificación añadiendo a re- las sílabas -te o -quete. Retebueno. Requetebién.

 Indicar en primer lugar que la última de las expresiones mencionadas 'releche' no se contempla en nuestro diccionario español/castellano. Sin embargo, si usamos "bueno como la leche", no es de extrañar en ese sentido "ser la releche". 
Las demás, coinciden en un mismo significado:
1. Locución verbal coloquial. Usada para calificar algo muy positiva o muy negativamente.

 Y, efectivamente, sabemos todos los que las usamos que son exclamaciones que expresan admiración ante un hecho, aunque las usemos en contextos distintos, pues mientras repera y reoca tienen connotaciones normalmente positivas, en cambio ser la repanocha parece indicar algo divertido, jocoso, estrambótico (1).

  ¿Y qué tiene la panocha (mis disculpas a quienes usan el término con una significación que consideren soez) que no tengan la pera o la oca (animal ya de por sí, también divertido)?

 Veamos de nuevo:
Panocha.- (Del lat. vulg. panucŭla, mazorca, y este del lat. panicŭla, dim. de panus, mazorca de hilo).
1. f. panoja.
2. f. C. Rica. empanada ( masa de pan rellena).
3. f. coloq. Cuba y El Salv. vulva.
4. f. coloq. Cuba. vagina.
 panocho, cha. (De panocha).
1. adj. Mur. Perteneciente o relativo a la huerta de Murcia, en España.
2. m. y f. Habitante de la huerta.
3. m. Habla o lenguaje huertano.

 Intentando relacionarlo con el panocho murciano, e investigando en oficios tradicionalmente practicados por ellos (como el sereno gallego, por ejemplo), hallo el de "recovero", personaje que traía alimentos y a veces correo, ropa, golosinas, etc. en su rudimentario medio de transporte y compraba o los intercambiaba (trueque) por huevos, pieles, gallinas u otros productos que los campesinos tuvieran en exceso. (Definición tomada de http://www.reservadepalabras.org/apadrina-listar.php?palabra=recovero )

 El don del habla para regatear y convencer (y también para enredar y engñar), así como la variedad de su mercancía deberían ser característicos del oficio y bien podría ser -en nuestra humilde opinión- el origen de la expresión "repanocha".

¿Alguna idea más?
 .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1) Estrambótico, ca .- 1. adj. coloq. Extravagante, irregular y sin orden.

sábado, 9 de junio de 2018

Separar el grano de la paja

De nuevo las labores del campo sirven a nuestro refranero para darnos un consejo: aprender a distinguir la calidad de la menudencia (1) antes de tomar una decisión.
  
Esta labor, realizada tras la siega de los cereales espigados y granados, no es tan sencilla - o por lo menos no lo era antes de la llegada de las máquinas-, pues una vez cortada la mies, había que trillarla (2) o pisarla con animales para que las hojas y la caña se desmenuzasen dejando caer el grano. Como es lógico suponer, todo quedaba revuelto en un manto a lo largo del sembrado.
  
Aventando ese manto, es decir, lanzando al aire los montones, la paja vuela al menor soplo de aire y el grano cae.

Aunque tanto el grano como la paja son de utilidad, se trata de dar "a cada uno lo suyo" y emplearlo en lo que corresponde, descubriendo lo que realmente se esconde bajo las apariencias o seleccionando lo que más vale entre la mediocridad.
 
Asi que en lenguaje llano esta frase se emplea cuando hay que distinguir quién o qué vale la pena y quién o qué no merece nuestro interés.
  
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
  
(1).- menudencia:

1. f. Pequeñez de algo.

2. f. Exactitud, esmero y escrupulosidad con que se considera y reconoce algo, sin omitir lo más menudo y leve.

3. f. Cosa de poco aprecio y estimación

 
(2).- trillar:

1. tr. Quebrantar la mies tendida en la era, y separar el grano de la paja.
 

jueves, 31 de mayo de 2018

Se le va la olla


¿Cuántas veces no habremos oído esta expresión para señalar que alguien actúa de forma inusual?

Alguien así. habitualmente o en momentos determinados, pierde la cabeza y se vuelve loco, es decir, dice o hace irreflexivamente.

Pero ... ¿de dónde viene esto de llamar "olla" a la cabeza?.

Una vez más nos sorprende la calidad de la transmisión cultural del lenguaje, puesto que viene del latín. Veamos:

La palabra cabeza viene del latín vulgar capitia forma derivada del caput, capitis --> 'cabeza' del latín clásico.

La forma caput original se ha conservado en las lenguas romances con significados figurados: en castellano cabo 'punta, extremidad, accidente geográfico' de donde se formó el verbo acabar.

En francés caput dio chef 'jefe', de donde el castellano jefe, préstamo francés.

El italiano tiene capo 'jefe'. Si bien el catalán conserva el caput originario con la voz cap (voz que también es rumana), reservándose la aplicación de cabeça al mundo animal.

El concepto 'cabeza' se expresa en francés por tête y en italiano. por testa , ambas vienen del latín testa= 'tiesto, olla de barro'. -(Pedro Menoyo Bárcena ).(*)

Así hemos llegado a la relación. Si consideramos que también la cabeza puede echar humo y es donde se cocinan las ideas... habremos redondeado la metáfora.

(*) Interesante descubrimiento para los amantes de la etimología: http://etimologias.dechile.net/

 

lunes, 21 de mayo de 2018

Se le va el santo al cielo


Los profesores estamos más que acostumbrados al caso  de encontrarnos en mitad de una explicación más o menos ardua y al interrogar a los alumnos sobre cualquier punto para ver si ha quedado claro, hallar que el alumno en cuestión no sólo no sabe de qué se le está hablando, sino que a veces ni contesta por habérsele ido el santo al cielo.

Y es que si tenemos nombre, tenemos santo (por lo menos mientras se mantuvo la costumbre de elegir en la pila bautismal o en el registro civil, entre el amplio listado de nombres venerados por la iglesia) y ese santo, como corresponde, parece querer habitar regiones "etéreas" mejor que atender a la tantas veces cruda y aburrida realidad.

Se usa también en primera persona:
 "Se me ha ido el santo al cielo y ... no me acordé de la cita", o
                                                    "... y no sé lo que iba a decir".

En resumen: ese santo con tendencias a lo celestial que suele acompañar a los despistados ;)

Se trata, como se ve, de una imagen casi metafórica que adorna una realidad, lo que convierte el lenguaje popular en literario. Tenemos muchos ejemplos que hemos traído o traeremos aquí como "andar con pies de plomo"  "ir pisando huevos"... ¿Cuántos más se os ocurren o podemos traer a clase investigando un poquito?

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 La primera referencia que se me ha venido a la cabeza relacionando experiencias entre profesor y alumnos es la de una serie de TV que veía en mi adolescencia (hace años ya, pues) en la que un joven profesor de Literatura , alto y espigado, hacía algo más que enseñar. Lo siento: no he podido localizarla. Más cercana, y con el mismo argumento, la genial película protagonizada por Robin Williams "El Club de los poetas muertos", guión convertido en novela en el 1991 ( "Dead poets society". N.H.Kleinbaum) y algo más lejana, pero no menos actual, ya que al fin y al cabo consiste en los mismo: ganarse a los alumnos para poder cumplir su misión (y vocación) de enseñar: "Rebelión en las aulas" (1967) de Sidney Poitier.

jueves, 10 de mayo de 2018

Sarna con gusto, no pica


Sabiendo que la sarna es una enfermedad de la piel favorecida por la falta de higiene, que destaca  precisamente por la terrible picazón que produce al introducirse los ácaros bajo ella y, literalmente, excavar túneles para desovar, llama más la atención este dicho.
 
Y es que cuando una persona ha decidido hacer frente a todo "a pesar de los pesares" la sentencia  se utiliza como resumen para indicar que si bien alguien lo está pasando mal, no hará nada por remediarlo porque ésa ha sido su elección.
 
Y es que "sarna con gusto no pica, pero mortifica", o  "sarna con gusto no pica; y si pica, no mortifica" concluye algunas veces el refranero. 

Quiere decirse que la persona puede ser perfectamente conciente de que la suya no es la mejor de las situaciones, pero por orgullo, amor o simplemente por el "qué dirán" o por miedo (como pueda ser el caso de los maltratos) la persona en cuestión seguirá soportándolo estoicamente.
 
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Tenemos claros ejemplos en nuestra literatura renacentista y romántica, en la que los poetas, empeñados en poner su amor en damas inalcanzables (si eran casadas, mejor), sufrían inconsolables penas de amores.
 
Un ejemplo: el llanto de Salicio en la Égloga I de Garcilaso de la Vega "Salid sin duelo, lágrimas, corriendo"

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

jueves, 26 de abril de 2018

Santa Rita, Rita... lo que se da, no se quita

  .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Frase usada principalmente en el ámbito infantil y juvenil, esta sentencia - recitada en son de cantinela- se usa cuando alguien reclama algo que no se piensa devolver.

 Sabemos que el santoral y personajes bíblicos son muy citados en nuestro refranero. En este caso se nos cuenta que la santa en cuestión, Santa Rita de Cascia, abogada de los imposibles, fue recriminada así por una muchacha que le pedía novio. Al parecer hubo pretendiente, pero desapareció pronto, por lo que la muchacha se quejó a la Santa con esta frase.

 Así pues, podemos escuchar esta recriminación (claramente opuesta a la más resignada - atribuida al paciente Job- : él (el Señor) me lo dio, él me lo quitó...) cuando se reclama la devolución de aquello que hemos dado o prestado.

Tengamos en cuenta también, con relación a esto de los regalos y préstamos, que el refranero nos avisa: "lo olvidado, ni agradecido ni pagado"; por tanto, cuando nos sintamos generosos, mejor no esperar nada a cambio "haciendo el bien, sin mirar a quién". Seguro que nos llevaremos así menos decepciones.
   
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

miércoles, 18 de abril de 2018

Salir por peteneras


Los entendidos del cante flamenco saben distinguir perfectamente los distintos palos o tipos de canción, múltiples y variados que existen en el folklore andaluz y que van mucho más allá de los internacionalmente conocidos sevillanas, fandangos, o el cante hondo ( pronunciado cante jondo).

Pues bien, entre esos palos, la Petenera es un cante con copla de cuatro versos octosílabos que al ser cantada se convierten generalmente en seis, por repetición de uno de ellos y el añadido de otro ajeno a la copla. Cante difícil, de entonación pausada, solemne, emotiva y a veces sentenciosa, revestido siempre de leyenda y al que se le ha atribuido que para los gitanos ha tenido siempre "mal fario" (dar mala suerte o producir tristeza). Por ello los cantaores calés han evitado cantarla e incluso oírla.

¿Cuál fue el origen de la petenera?. Si ya el mundo del flamenco está compuesto por un entramado de mitos y leyendas, en el caso de este cante el misterio envuelve su raíz y parte de su desarrollo. Sebastián Estébanez Calderón en su "Fiesta en Triana" cita ciertas coplillas a quienes los aficionados llaman "perteneras" y dice que "son como seguidillas que van por el aire más vivo, pero la voz penetrante de la cantaora dábanles una melancolía inexplicable".
Oigamos un ejemplo:


En esta tradición se habla de su origen judío o de que era conocida ya por los sefardíes, que las conservan en su tradición. Por otro lado, hay quien cifra su origen en Petén, o lo personifica en una cantaora llamada así, que las popularizó. De ahí pasó a significar mujer peligrosa, perdición para los hombres (ver más información).

Dando cuenta de su actualidad, es mencionada por Serrat en su "guitarra del mesón que hoy suenas jotas, mañana peteneras"; y esta frase en su sentido textual, es citada por Joaquín Sabina en su tema "La casa por la ventana"

Pero, en lugar del Caribe,
Con su bachata, con sus palmeras,
La Madre Patria recibe
Al inmigrante por peteneras.

Resumiendo, sea cual sea su origen, concluimos que de ahí, del folklore popular andaluz, deriva la frase que hoy comentamos y que se utiliza cuando alguien cambia de conversación repentinamente para eludir una pregunta directa o salir de un apuro, formulando vaguedades que nada tienen que ver con el tema; o cuando alguien ha prometido algo y lo incumple o le "da largas" retrasándolo indefinidamente.

viernes, 6 de abril de 2018

"Secar los trapos al sol"


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
No hace tanto, en tiempos de nuestras abuelas y bisabuelas, allá por los 40, cuando aún en muchos pueblos la única agua corriente era la del río, existían los lavaderos. Eran éstos lugares públicos que disponían de un canal o se construían en la misma orilla del río, con unas "pilas" con lebrillo(1) donde las mujeres podían arrodillarse para enjabonar, restregar sobre una piedra acanalada y enjuagar la ropa haciendo la colada.

Eran tiempos de las prendas de algodón y de tender o extender la ropa blanca para que secase al sol, el mejor blanqueador conocido.

A la vista de todos, pues, quedaba la ropa lavada, que aunque se secara finalmente en la casa de cada cual, debía ser escurrida para que disminuyera su peso y así ser más fácilmente transportada. Hacia el 1797 se inventó el lavadero en casa para no tener que ir al río, lo que facilitó otra expresión: lavar los trapos sucios en casa.

Hemos encontrado una estupenda exposición de cómo se realizaba este trabajo en alcozar.net, muy duro no sólo por el proceso de lavarla, sino por los materiales usados, como la sosa o la ceniza, que agrietaban y dañaban las manos de las lavanderas, que no sólo eran las amas de casa, sino mujeres que ejercían ese oficio para las familias más pudientes.

Por tanto, éste es el origen de expresiones como "sacar los trapos sucios" o la que hoy nos ocupa. ¿Su sentido? Pues habiendo perdido su significado original, queda como expresión que indica decir verdades en una discusión, poner las cartas sobre la mesa y desvelar hechos que intentan permanecer ocultos pero que son conocidos y expuestos en público, normalmente para desenmascarar alguna traición o hipocresía.

.-.-.-.-,-.-.-. -.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1) El lebrillo es un recipiente tradicional de barro vidriado o de metal,​ con forma de tronco de cono invertido y similar a un plato hondo o una fuente circular, pero de mayor tamaño por lo general, utilizado con fines culinarios, decorativos o de higiene personal y doméstica.
Se acompañaban de unas "tablas de lavar", normalmente de madera, que acabaron formando parte de la "pila" construída en cemento  en las terrazas de las casas ya con agua corriente de grifo.

viernes, 16 de marzo de 2018

Sacar los pies del tiesto


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Se puede escuchar también como: "sacar los pies del plato".
 
¿Es que en un momento dado hubo la costumbre de plantar personas en tiestos (macetas), como si de geranios se tratasen? ¿O acaso era obligación mantener los pies en el plato, tal vez como norma de protocolo tras una gran comida, del mismo modo que algunos ponen los pies en la mesa para relajarse?

No, naturalmente, no se trata de eso.

La expresión viene de la popular y habitual cría de gallinas, y por tanto, de pollitos, en las casas de pueblo. Veréis:

Con el fin de asegurarse que los pollitos comiesen y tenerlos a todos juntos y controlados, se les colocaba en un recipiente plano y ancho de barro (tiesto o plato) de paredes no muy altas. El pollito que saliese de allí debía ser reincorporado (vuelto al redil) o corría el riesgo de perderse o morir de hambre.

De ahí que, en un afán proteccionista, quien "saca los pies del tiesto" es aquel que se excede, que atenta contra las normas establecidas, bien por rebeldía o por ignorancia.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

El hecho es que muchos de los que se atrevieron a sacar los pies del tiesto fueron luego los promotores de los grandes avances de la humanidad. Los encontramos en todas las ramas de la Historia. Un ejercicio estimulante, pues, sería recordar inventores y sus inventos en un ejercicio lingüístico destinado a ampliar el léxico habitual y el vocabulario científico que manejan nuestros estudiantes. Por ejemplo, Descartes y los ejes cartesianos..., Platón y el amor platónico, etc. 

jueves, 1 de marzo de 2018

Romper una lanza a su favor.

Desde la Edad Media (o antes, seguramente) era costumbre solucionar las diferencias en los torneos o duelos, en los que era Dios el árbitro y el que daba la razón a uno u otro haciendo que ganara.

Pues bien, en esos torneos medievales dos jinetes a caballo (caballeros) se enfrentaban a lanzazos. Ganaba el que tiraba del caballo a su adversario y, aunque no siempre se rompía la lanza, quedó la expresión para indicar que alguien está dispuesto a defender por todos los medios el honor o buena fama de sí mismo o de alguien que no pudiera presentarse al torneo por cualquier motivo.


martes, 13 de febrero de 2018

Rollos macabeos


 "Rollos macabeos"
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.



Decimos "Soltó un rollo macabeo" o ¡Déjate de rollos macabeos! cuando alguien habla demasiado, nos intenta engatusar con alguna historia poco creíble, o cuando asistimos a un acto, película, etc... que resulta sumamente aburrido.

Bien, pues entramos en el porqué de la expresión:

A poco que hayamos escarbado en la Historia, sabemos que, después de la piedra y las tablillas de barro, tras el conocimiento de la escritura, el ser humano comenzó a utilizar el papiro, que vino a ser como el primer papel. El proceso para tratar la planta del mismo nombre era el siguiente:

Se machacaban varias cañas hasta lograr una estera de fibras de caña que se pulía con una piedra para que quedara una hoja suave. Se dice que ya era fabricado desde el 3.000 antes de nuestra era aunque solo conocemos papiros (libros) relevantes a partir del 2600 aC.

Una característica simpática del papiro era que por su textura demasiado gruesa y rígida no se podía doblar, entonces se recurrió a pegar hojas y hojas de papiro que se almacenarían en grandes rollos. Papiros famosos: Papiro Harris I, papiro de Ebers, Papiro de Edwin Smith, papiro Rhind, papiro Westcar, etc. Los escribas del antiguo Egipto escribían en papiros con un lápiz hecho de junco que tenía una punta muy blanda, muy parecida a un marcador moderno. (1)

Ea, pues ya sabemos de dónde viene "soltar el rollo", pero ¿por qué "Macabeo"?

Los Macabeos (hebreo: מכבים o מקבים, Makabim) constituyeron un movimiento de liberación judío, que luchó y consiguió la independencia de Antíoco IV Epífanes, rey de la helénica dinastía seléucida, sucedido por su hijo Antíoco V Eupátor. Los macabeos fundaron la dinastía real asmonea, proclamando la independencia judía en la Tierra de Israel durante un siglo, desde el 164 al 63 a. C.
Aún son recordados nacionalmente por el pueblo hebreo en la festividad de Jánuca. Más aún, son considerados héroes nacionales del pueblo de Israel y la rebelión es conmemorada religiosamente de forma anual. La Iglesia católica reconoció a los Santos Macabeos como mártires en su santoral, aunque esta festividad fue suprimida en 1969. La Iglesia ortodoxa sigue celebrando el día de los Santos Mártires Macabeos el 1 de agosto, cinco días antes de la conmemoración de la transfiguración de Jesús.(2)

Pues bien, la frase hace referencia a esos textos bíblicos que relatan la resistencia de los judíos a ser helenizados por la fuerza por parte del rey Antíoco IV Epífanes. Dos libros (dos rollos) que narran con tal detalle la lucha de los Macabeos que hace su lectura verdaderamente penosa debido a la exagerada pormenorización de los detalles.

Una curiosidad: El Santuario del Libro.- Ubicado en el Museo de Israel, en Jerusalén.

Construído en 1965, fue encargado para la preservación y la permanente exhibición de los Rollos del Mar Muerto. Sus pertenencias incluyen ocho de los más completos Rollos jamás descubiertos, como así también uno de los más históricamente importantes manuscritos Bíblicos Hebreos.(3).
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

(1).- Sobre los primeros libros: http://pcweb.info/primeros-libros/
(2).- Imposible en una investigación no toparnos con ella: http://es.wikipedia.org/wiki/Macabeos
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Buenos temas para tratar en clase ¿verdad?

sábado, 3 de febrero de 2018

Remover Roma con Santiago



.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Me resulta muy satisfactorio ver cómo mi hijo comenta de vez en cuando conmigo alguno de los refranes que traigo a esta sección, y no sólo me demuestra su interés cuando descubre algo que desconocía, sino que me sugiere otros acerca de los cuales le gustaría desentrañar su significado y origen.

Y eso fue lo que sucedió ayer, planteándome si conocía la procedencia de este "remover(1) Roma con Santiago" que solemos usar cuando indicamos que hemos agotado  todos los medios disponibles para conseguir algo.

Pues bien, hijo, puesta a removerlo, no he dado con el origen exacto, pero sí he hallado teorías verosímiles que nos pueden acercar de manera fiable a su porqué:

Indudablemente, tiene que ver con la tradición católica-cristiana y con dos de sus "centros de poder" . De todos es sabido que, junto con Jerusalén (caso aparte por ser ciudad sagrada de varias religiones), el imperio cristiano de Occidente cuenta con Roma como capital del mismo, y más concretamente el Vaticano, dado que es la sede del presunto sucesor de San Pedro, el Papa.

Por otra parte, inútil es discutir sobre la importancia de Santiago (de Compostela), centro de peregrinación a través de su famoso "camino" que mueve y ha movido a miles y miles de creyentes (y hasta de no creyentes).

Siendo las dos ciudades, pues, centros neurálgicos de actividad religiosa, eran (y lo son) también centros de actividad económica y burocrática para quien tuviera que resolver algún papeleo relacionado con la Iglesia.

De ahí que haya quedado en el acerbo cultural resumir que algo ha costado o costará gran esfuerzo por la necesidad de remover estas dos ciudades cuando el asunto lo requiere y se desea llegar a buen puerto, pasando lo que haya que pasar y agotando todos los recursos posibles.

Ej: Ahí está, removiendo Roma con Santiago hasta que lo consiga. 

Ejercicio propuesto: Podría ser un buen momento para hablar de ciudades importantes en el terreno religioso y el porqué de la importancia de Jerusalem para hasta cuatro religiones.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
 
(1).- Remover.- (Del lat. removere).
1. tr. Pasar o mudar algo de un lugar a otro. U. t. c. prnl.
2. tr. Mover algo, agitándolo o dándole vueltas, generalmente para que sus distintos elementos se mezclen.
3. tr. Quitar, apartar u obviar un inconveniente.
4. tr. Conmover, alterar o revolver alguna cosa o asunto que estaba olvidado, detenido, etc. U. t. c. prnl.
5. tr. Deponer o apartar a alguien de su empleo o destino.
6. tr. Investigar un asunto para sacar a la luz cosas que estaban ocultas.
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

domingo, 21 de enero de 2018

Perder, tomarse, pasar, dar... tiempo


mariannavarro.net.Refranes
¡Una pena arrepentirse por haber desaprovechado el tiempo!

"Quien tiempo tiene y tiempo atiende, tiempo viene que se arrepiente"

Recogido por el marqués de Santillana en "Refranes que dicen las viejas tras el fuego" y en el "Diccionario de la Lengua castellana por la Real Academia Española", de Vicente Salvá, este dicho viene a expresar lo mismo que "a quién madruga, Dios lo ayuda", o el "más vale pájaro en mano...", es decir:

Quien no aprovecha lo que le viene, en espera de otras ocasiones, tiempo tendrá de arrepentirse.

Vemos, pues, que atiende (atender (1)) tiene aquí el sentido de esperar.

Son muchas las expresiones que hemos visto y veremos acerca del tiempo. Recordemos algunas:

Tomarse su tiempo, perder el tiempo, pasar el tiempo, dar a su tiempo, dar tiempo a, llegar a tiempo, correr el tiempo, tener poco tiempo, tiempo de borrasca o bonanza, malos o buenos tiempos...
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Ejercicios recomendados: Según el nivel de la clase o temas tratados, podemos:
- Hablar del tiempo con ayuda de este vídeo...


- Comentar oralmente o por escrito, individualmente o en equipo, el posible significado de las expresiones con "tiempo" que hemos recopilado ¡y lo comentamos! ;)
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1).- Atender.- (Del lat. attendĕre).

1. tr. Esperar o aguardar.
4. intr. Tener en cuenta o en consideración algo.

lunes, 8 de enero de 2018

Quien no tiene padrino, no se bautiza


En los primeros tiempos del cristianismo, el que quería recibir el bautismo debía ser presentado -imitando ritos judíos- por sus propios padres. Fue a partir del 813 (Concilio de Munich) cuando esta figura debía ser ajena al círculo familiar directo y no eran tan sólo testigos.
 En el momento de bautizar al neófito, la misión del padrino o padrinos (padrino y madrina) va algo más allá que la de acompañarle durante la ceremonia: se convierten en unos segundos padres para esa criatura y se comprometen a ayudar a educarla en la fe y cuidar de sus necesidades en el caso de que los padres faltasen.
 Por lo demás, sabemos que hay distintas ceremonias que necesitan de testigos, a los que se llama también "padrinos" (de boda, por ejemplo).
 En resumen, esa figura era tan imprescindible que no habría ceremonia sin ellos. De ahí parte este refrán (citado con relación a "El nombre ni quita ni pone") que muestra la importancia de las buenas referencias y de lo que llamamos un buen enchufe como carta de presentación que abra las puertas al solicitante, sobre todo cuando se busca un trabajo.
 Y es que "en todas partes cuecen habas" y por muy democráticos que hayamos llegado a ser, la cultura de la elección a dedo, de las oposiciones y concursos amañados para dar el puesto o el premio a alguien ya preestablecido, están a la orden del día

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Seguro que la primera referencia que se nos ha ocurrido es  la genial saga de "El Padrino" de Francis Ford Coppola, 1972 (basada en la novela del estadounidense Mario Puzo, 1969) , pero vamos a destacar la figura de otro padrino: el de Miguel en "El oro de los sueños" de José Mª Merino (primeras páginas). que le embarca en un viaje al mítico mundo de las supuestas riquezas de los indios de Sudamérica.
Y para los profesores, es más que aconsejable esta guía de actividades tras su lectura.