viernes, 6 de abril de 2018

"Secar los trapos al sol"


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
No hace tanto, en tiempos de nuestras abuelas y bisabuelas, allá por los 40, cuando aún en muchos pueblos la única agua corriente era la del río, existían los lavaderos. Eran éstos lugares públicos que disponían de un canal o se construían en la misma orilla del río, con unas "pilas" con lebrillo(1) donde las mujeres podían arrodillarse para enjabonar, restregar sobre una piedra acanalada y enjuagar la ropa haciendo la colada.

Eran tiempos de las prendas de algodón y de tender o extender la ropa blanca para que secase al sol, el mejor blanqueador conocido.

A la vista de todos, pues, quedaba la ropa lavada, que aunque se secara finalmente en la casa de cada cual, debía ser escurrida para que disminuyera su peso y así ser más fácilmente transportada. Hacia el 1797 se inventó el lavadero en casa para no tener que ir al río, lo que facilitó otra expresión: lavar los trapos sucios en casa.

Hemos encontrado una estupenda exposición de cómo se realizaba este trabajo en alcozar.net, muy duro no sólo por el proceso de lavarla, sino por los materiales usados, como la sosa o la ceniza, que agrietaban y dañaban las manos de las lavanderas, que no sólo eran las amas de casa, sino mujeres que ejercían ese oficio para las familias más pudientes.

Por tanto, éste es el origen de expresiones como "sacar los trapos sucios" o la que hoy nos ocupa. ¿Su sentido? Pues habiendo perdido su significado original, queda como expresión que indica decir verdades en una discusión, poner las cartas sobre la mesa y desvelar hechos que intentan permanecer ocultos pero que son conocidos y expuestos en público, normalmente para desenmascarar alguna traición o hipocresía.

.-.-.-.-,-.-.-. -.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1) El lebrillo es un recipiente tradicional de barro vidriado o de metal,​ con forma de tronco de cono invertido y similar a un plato hondo o una fuente circular, pero de mayor tamaño por lo general, utilizado con fines culinarios, decorativos o de higiene personal y doméstica.
Se acompañaban de unas "tablas de lavar", normalmente de madera, que acabaron formando parte de la "pila" construída en cemento  en las terrazas de las casas ya con agua corriente de grifo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Un saludo.