PayPal

miércoles, 17 de junio de 2020

De agárrate y no te menees


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Cuando nos hallamos ante una situación así, estamos indicando que se ha pasado o  está por venir una situación complicada, incómoda en la que lo mejor es no involucrarse y pasar desapercibido.

Se montó una de agárrate y no te menees.
¡Agárrate y no te menees! ¿A que no sabes quién es ahora el director?

Está claro que los dos imperativos aconsejan tomar medidas seguras para no ser arrastrado ("agárrate") ni verse involucrado ( no te menees).

Pero también podemos encontrarlo, con el mismo sentido, utilizando sólo de no te menees:

Hoy hace un frío de no te menees.
En esa atracción coges un mareo de no te menees.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Menear. (Del ant. manear, manejar, der. de mano, alterado por infl. del ant. menar, conducir).

1. tr. Mover algo de una parte a otra. U. t. c. prnl.
2. tr. Manejar, dirigir, gobernar o guiar una dependencia o negocio.
3. prnl. coloq. Hacer con prontitud y diligencia algo, o andar de prisa.

Peor es meneallo.
1. loc. verb. coloq. U. para señalar lo inconveniente de hacer memoria o hablar de cosas que originaron disgustos o desavenencias, o para referirse a que no se ha de hallar remedio, disculpa o explicación satisfactoria.

 .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Remedando el habla clásica, oiremos también alguna vez el "mejor no meneallo", para referirse a pasar por alto alguna cosa y no hablar de ella.

Vemos, pues, que a diferencia del "moverse", el "menearse" implica un movimiento de vaivén (esta mesa se menea), de ir de un lado a otro (este niño se mueve continuamente), de contornearse (moviéndose de forma provocativa), etc...
Propuesta: ¿Conoces más usos?

jueves, 11 de junio de 2020

" Dar vela en (para) este entierro "



¡Hijo de mi alma!, si hubo meses con las amnistías o eso, que parecía nuestra casa la sucursal de la cárcel, que me gustaría saber a mí quién te dio vela para este entierro, qué olores, y el olor, pase, pero por ayudar a un preso, por si no lo sabías, te pueden detener, como lo oyes, por cómplice o como se llame, que Armando, cada vez que se lo decía, se hacía de cruces y con razón. (Miguel Delibes.- "Cinco horas con Mario")

Valga este fragmento para ejemplificar claramente el sentido de la expresión o "frase hecha" de hoy, en la que se indica a alguien que no ha sido invitado ni tiene derecho o autorización para inmiscuirse o participar en algún asunto. Es decir, se le está indicando que "se mete donde nadie le llama".

Viene esta expresión, como tantas otras, de tradiciones populares que aún se mantienen en distintas regiones españolas. ¿Recordáis las procesiones de Semana Santa y las filas de personas que portan cirios (velas) encendidos caminando en filas y acompañando a la imagen en todo su recorrido? (1) A nadie asombrará que comparemos éstas con las comitivas que acompañaban al difunto desde su casa hasta el cementerio, situado normalmente en las afueras, cuando el camino se solía hacer a pie.

El ritual de homenaje al difunto viene ya de la tradición judía y es bastante similar en las culturas religiosas que de ella proceden: homenaje al difunto y acompañamiento de los familiares en el velatorio, transporte del féretro a hombros hasta el carruaje o coche fúnebre (a veces, todo el camino hasta el cementerio), ceremonia de enterramiento en el cementerio y guardar el periodo de luto.

Todo ese ceremonial estaba ligado a las personas cercanas al difunto. Como fuera picaresca habitual entre quienes pretendieran aprovechar las comidas que acompañan normalmente a estas ceremonias, el intentar "colarse" en ellas... la familia daba una vela a cada uno de los participantes.

En el libro "Usos y costumbres funerarias en la Nueva España" se menciona un cargo eclesiástico (la Iglesia siempre atenta a todo), en 1669, llamado "empleo de entierro" y en 1770, "de entierro con la vela número ocho".

La vela encendida en cualquier clase de ceremonia, (incluyendo cumpleaños y la petición de un deseo antes de apagarlas), conlleva siempre un símbolo espiritual. Leemos:

No importa qué tendencia religiosa se practique, las velas siempre han estado presentes en templos, altares, palacios, etc.

*En las diferentes culturas han sido usadas como medio de comunicación con los dioses, teniendo el cuerpo de la vela (cera) como cuerpo físico del ser humano, el pabilo se refiere a la mente y la llama al espíritu.
*Las velas también han sido usadas para efectuar rituales tales como protección del hogar, atracción del ser amado, prosperidad, abundancia, salud, entre otros.
*Las normas de la Iglesia Católica insistían en el uso de velas de cera porque tenían la creencia de que las abejas tenían una bendición especial de Dios. Se ordenó que la misa se celebrara a la luz de velas de cera de abejas, aun durante el día, porque éstas representaban el gozo espiritual.

Todo, en fin, lleva a considerar como falta grave el pretender participar cuando "nadie te ha dado vela en este entierro"

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Y de nuevo nos hallamos ante una palabra, "vela", que adquiere sentido vario según cómo se la aplique.

Tenemos: "pasar la noche en vela", "la torre de la vela"(en arquitectura), "arriar velas", "estar a dos velas"...

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

viernes, 22 de mayo de 2020

Dar sopas con honda



.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Hablando con mi hijo mayor, periodista  (que también ha heredado el gusto por los refranes), sobre el "pan con pan, comida de tontos" y de las sopas de ajo, se interesó por conocer si sabría de dónde viene el dicho "dar sopas con honda" que, como sabemos, se utiliza para indicar la superioridad de alguien al compararlo con otro.
 
Y como de eso se trata, hemos estado investigando a partir del significado de las palabras que nos da la RAE.
 
De Sopa, encontramos dos significados posibles:
 
Sopa:  Plato compuesto de un líquido alimenticio y de rebanadas de pan.
Sopa de arroyo:  f. coloq. Piedra suelta o guijarro.
 
Y de honda:
 
1. f. Tira de cuero, o trenza de lana, cáñamo, esparto u otra materia semejante, para tirar piedras con violencia.
 
Preciso es desechar onda (sin hache) , que como sabemos se refiere al movimiento de un líquido o a la propagación de un movimiento por un fluido.
 
Ya en la narración bíblica de David frente a Goliat se contaba cómo el pequeño vence al gigante con una honda, pero se confirma la expresión muchos siglos después cuando el Quijote nombra la "sopa de arroyo" que hemos visto  recogida por la Real Academia.
 
Tan altos eran los gritos de don Quijote, que los oyeron y entendieron los de la carreta; y, juzgando por las palabras la intención del que las decía, en un instante saltó la Muerte de la carreta, y tras ella, el Emperador, el diablo carretero y el Ángel, sin quedarse la Reina ni el dios Cupido; y todos se cargaron de piedras y se pusieron en ala, esperando recebir a don Quijote en las puntas de sus guijarros.(...) 
En esto que se detuvo, llegó Sancho, y, viéndole en talle de acometer al bien formado escuadrón, le dijo:
-Asaz de locura sería intentar tal empresa: considere vuesa merced, señor mío, que para sopa de arroyo y tente bonete, no hay arma defensiva en el mundo, si no es embutirse y encerrarse en una campana de bronce
 
Conclusión: se trata de dar a alguien su merecido cuando se quiere 'pasar de listo' y demostrar su equivocación o superarlo, demostrando que no vale tanto como quiere hacer creer ;)

Y ya que estamos con sopas, recordaremos también la "sopa boba" de la que ya hicimos un punto y aparte ;)
 
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Para relacionarlo con la literatura, como es nuestra costumbre siempre que se puede, veamos esta "astucia de un soldado":
 
Por el reino de Galicia
un soldado caminaba,
y llegando a un lugarcito
entró alegre en la posada.
Preguntó a la mesonera
que de qué comer le daba,
y ella le dijo que en todo
el lugar no había nada.
El soldado replicó
con astucia y con cachaza:
“Habrá algunos guijarritos
de aquellos que hay en el agua
de ese arroyo que se ve
que cerca del lugar pasa?”.
“Eso, señor, a montones
-respondió-; pero, ¿qué saca
para comer de que yo
vaya ahora y se los traiga?”.
Es que yo –dijo el soldado-
tengo el secreto y la gracia
de cogerlos y ponerlos
más sabrosos que unas natas,
y yo le enseñaré a hacerlo.”
 
Alegre como una pascua,
la sencilla mesonera
fue por ellos, con el ansia
de enriquecerse con cosa
que tanto la acomodaba.
Trajo una buena porción,
y el soldado preguntaba:
“¿Hay aceite?”. “Sí, señor”.
“¿Hay huevos y pan en casa?”.
A todo dijo que sí;
y el soldado con maña,
hizo de todo una sopa
y se la comió con gana.
Y viendo la mesonera
que los guijarros dejaba
y lo demás se comía,
le dijo muy admirada:
“¿Por qué dejáis los guijarros?”.
Y él respondió con gracia:
“Esos se dejan, después
que ya han dado la sustancia”.
                                          (F.G. Salas)
Esta poesía me recuerda un cuentecillo en el que también un viajante ofrece hacer una sopa con agua y piedras, y consigue hacer un suculento caldo pidiendo ahora aquí ahora allá entre las gentes del pueblo los distintos ingredientes de manera que donde nada parecía haber y sin que supusiera mucho para quien aportaba ora algo de carne, ora alguna verdura, etc., se logró hacer una suculenta receta. Cuento tradicional que puede leerse aquí: "La piedra de sopa"

viernes, 1 de mayo de 2020

Quien tenga la lengua larga, que tenga el lomo duro

Por lo visto este refrán que Adriana Lastra (portavoz del PSOE) usó en el agrio debate del Congreso de los Diputados español, es de origen egipcio.
El refrán en concreto dice: "Si tienes la lengua larga conviene que tengas el lomo duro".


¿Por qué?
Pues es sencillo: lo que des, recibirás; como trates, te tratarán; y si no sabes recibir sin que te duela (porque las palabras hieren muchas veces como dardos; aunque no dañe quien quiere, sino quien puede) más vale cambiar de actitud.
Total, el refranero es sabio: 'arrieros somos y en el camino nos encontraremos' y si 'donde dijiste digo ahora dices Diego', siempre habrá un lugar donde haya quedado registrado, una prueba que se volverá en contra cuanto tantas maldades , falsedades y olvidos se dan entre nuestros políticos.
Espero que haya quedado claro que, en resumen, se trata del "donde las dan, las toman". Mis disculpas si me he pasado usando el refranero ;).
 

sábado, 18 de abril de 2020

A toro pasado, todos son Manolete

Algunas veces podemos escuchar en los discursos de algunos de nuestros representantes políticos (desafortunadamente son pocos) referencias a pasajes literarios, poemas y uso de figuras retóricas...

«Hay mucho profeta del pasado, a toro pasado todos son Manolete», ha dicho el presidente socialista, en su última intervención en el pleno del Congreso, para pedir la autorización de prórroga del estado de alarma.

Creo que es muy adecuado para traerlo a este nuestro blog, por su actualidad, por las referencias y por lo que significa.

Y es que nuestro refranero es muy dado a utilizar la mal llamada -por lo menos actualmente- "fiesta nacional" en refranes que tienen relación con ella (algunos de los cuales, como "ver los toros desde la barrera..  o "tomar el toro por los cuernos" tenemos o traeremos aquí).

Pues bien: Manolete era un torero consagrado y venerado por los taurinos en la década de los 40, hasta el punto de que a pesar de su muerte en la plaza de toros de Linares (1947), se convirtió en un mito de la España de la posguerra y aún  es considerado por muchos como uno de los más grandes maestros de todos los tiempos y uno de los iconos del toreo.

Al nombrarlo, tras la frase de "a toro pasado", la ironía está clara: cuando se está fuera del peligro, todos son expertos. Es decir, es fácil criticar cuando alguien no se está exponiendo al peligro y se limita a criticar como si de un entendido se tratase.

Asimismo, la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, tira también de refrán en esa misma sesión: “Quien tenga la lengua larga, que tenga el lomo duro”.

Pero de esto, ya trataremos ;)

jueves, 9 de abril de 2020

Dar cuartos al pregonero



El cuarto fue una moneda de cobre, de curso legal en los siglos XIV al XIX y el de pregonero, el oficio de quien se encargaba de publicar en voz alta por las calles comunicados oficiales, defunciones, pérdidas, etc., es decir, dar a conocer en público asuntos de interés general cuando los medios de comunicación no daban para más (en principio, oficio de juglares, pero sin poesías ni cantos).
 
El significado de este refrán, que también es  conocido citando el número de cuartos: " Dar tres cuartos al pregonero", está claro: poner un asunto en conocimiento de alguien que se encargará de hacerlo público. Es lo que se pagaba para que alguien -el pregonero- se encargara de comunicar un hecho para que fuera conocido por todos.

Sabemos que había y hay personas siempre dispuestas a hacer esa función sin necesidad de pago alguno, por lo que comentar algo secreto con ella es sinónimo de contratar al pregonero.

Así que la frase se usa más bien como medida de precaución y es más fácil oírla como: ¿Para qué dar cuartos al pregonero?, sinónimo de guardar prudencia cuando interesa que nadie se entere de algo o, simplemente, no salgan a relucir trapos sucios  que es mejor lavar en casa.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Cinco añitos que le quiero
cinco añitos que me adora,
la mala gente ¡qué sabe,
qué sabe de nuestras cosas!.
Si yo sé que me quiere como le quiero
¡a qué darle tres cuartos al pregonero!
Desde su puerta misma hasta mi puerta,
la vereíta (1), madre, no cría yerba, no cría yerba.

"Cinco Farolas" de Quintero, León y Quiroga ( trío de músicos y letristas). Ampliamente difundida por distintos intérpretes de la llamada "Copla española". Fue compuesta para Marifé de Triana, de la que no he encontrado vídeo. He aquí una versión.

 
  
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

(1).- Veredita: Diminutivo de vereda.

lunes, 16 de marzo de 2020

Curarse en salud


 "Mejor curarse en salud"

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Del mismo modo que nuestro refranero nos dice "más vale prevenir que curar", en cualquier circunstancia de la vida (no sólo por enfermedad), esta frase va más allá de esa prevención, pues curarse cuando uno está sano es no sólo prevenir, sino evitar un acto o situación que pueda resultar incómoda o perjudicial.

Sin embargo debemos tener presente que la palabra "curar" no implica necesariamente tratar o aplicar cuidados en una herida o enfermedad, es decir, sanar un mal. Todos sabemos de la expresión "carne curada" para indicar que ha sido tratada con sal, humo, etc. (salazones o ahumados) para ayudar a su conservación.

Vemos entonces, que curar es también cuidar, preparar, tratar madera, lienzo, encurtidos, etc... para su mejor conservación y conseguir una más larga duración. Así que la persona que se cura en salud es una persona prevenida y ya sabemos que vale por dos.

No obstante, quien hace la ley hace la trampa, y bien puede pasar que por curarse en salud suceda como en la obra del mismo título, de Arturo Reyes, entremés en andaluz, en el que un señor mayor, que hace la corte a una jovencita y parece ser bien aceptado por ella, pide a un apuesto joven que intente conquistarla para saber si es de fiar... Y como 'quien siembra vientos recoge tempestades' y 'la mujer es fuego, el hombre estopa y viene el diablo y sopla'... pues así pasa lo que pasa.

En conclusión, curarse en salud hoy en día puede ser, por ejemplo, usar el casco en la moto o el cinturón de seguridad en el coche, presentar original y copia en una reclamación para poder justificar que se ha hecho, buscar una salida cuando un problema se ve venir, ahorrar para cuando no haya, o hacer algún trabajo de más para evitar el suspenso en una asignatura cuando vemos la cosa apuradilla... O quedarse en casa respetando las normas de seguridad para acabar para siempre con el coronavirus ¿no? ;)