PayPal

domingo, 26 de enero de 2020

Cuando pitos, flautas; cuando flautas, pitos


Viene a significar que nunca se sabe cómo va a venir la suerte, que normalmente no suena acorde con la música del momento: Cuando se necesitan flautas suenan pitos, y viceversa.

Hay que tener en cuenta que no es la misma significación que "entre pitos y flautas" o "por pitos y flautas" que se refiere a: entre unas cosas y otras.

Entenderemos mejor el sentido con este poema de Luis de Gongora:

Da bienes Fortuna
Que no están escritos
cuando pitos flautas,
cuando flautas pitos.
¡Cuán diversas sendas
se suelen seguir
en el repartir
honras y haciendas!
A unos da encomiendas,(1)
a otros sambenitos.(2)
Cuando pitos flautas,
cuando flautas pitos.

A veces despoja
de choza y apero
al mayor cabrero;
y a quien se le antoja
la cabra más coja
pare dos cabritos.
Cuando pitos flautas,
cuando flautas pitos.

Porque en una aldea
un pobre mancebo
hurtó sólo un huevo,
al sol bambolea (1);
y otro se pasea
con cien mil delitos.
Cuando pitos flautas
cuando flautas pitos.

.*.*.*.*.*.
(1)=  Cargos, títulos remunerados
(2)= como vimos en "colgar el sambenito"  es un insulto o estigma para siempre.
(3)= lo han ahorcado por ladrón.

domingo, 12 de enero de 2020

Cuando las ranas críen pelo



De todos es sabido que los batracios (ranas y sapos) no tienen pelo; por lo tanto, esta expresión se usa cuando algo es muy difícil o imposible que suceda.

Ej.: -Algún día seré rico.
 - Sí..., ¡cuando las ranas críen pelo!... 

Existen otras expresiones coloquiales como "cuando los pollos echen dientes", "cuando los cerdos (o los burros, elefantes o vacas) vuelen", y otras del mismo tipo extendidas por todo el mundo, que no parecen tener un origen concreto, salvo el de la tradición.

En resumen: no se espera que suceda NUNCA.



viernes, 27 de diciembre de 2019

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar



Las barbas han sido en la Historia siempre símbolo de hombría y honradez. Por eso, hechos como "mesar las barbas" o tirar de ellas, representan  siempre una señal de conflicto. 

Por eso, oiremos o leeremos esta frase indicando que si a alguien cercano le sucede algo malo, tengas siempre en cuenta que también te puede pasar a ti. 

Otra acepción -que es la más habitual-  se refiere al hecho de las falsas amistades: Cuando veas que alguien critica a otro, piensa que luego puede tocarte a ti.

Las personas dadas a criticar, lo hacen con todos... así que no son muy de fiar. ¿Por qué te ibas a librar tú?

.*.*.*.*.*.

martes, 17 de diciembre de 2019

Cree el ladrón que todos son de su condición




 Es casi un acto reflejo, de autodefensa para evitar el abuso de confianza, el mostrarse prudente y hasta protegerse antes de "mostrar todas tus cartas" antre los demás; pero puede convertirse en algo enfermizo el generalizar y no relajarse nunca. Somos sociales y necesitamos confiar en los demás, por lo menos en los más cercanos.

Pero lo que en realidad nos recuerda esta sentencia -relacionada con "ver la paja en ojo ajeno y no ver la viga en el propio"- es que muchas veces nuestro miedo consiste simplemente en creer ver en los demás un defecto que en realidad es nuestro como sucede si somos mentirosos, desconfiados, rácanos, interesados, etc...

 .*.*.*.*.*.

lunes, 2 de diciembre de 2019

Consejo de quien bien te quiere, anótalo aunque no lo apruebes



Aunque también se dice en nuestro refranero que "consejo no pedido, consejo mal oído", no cabe duda de que por mucho que confiemos en nosotros mismos y en nuestra capacidad para tomar decisiones, "cuatro ojos ven más que dos" y si en un momento dado (normalmente por la necesidad de tomar una decisión importante o por una tribulación) alguien en quien confiamos nos aconseja, no es necesario reflexionar mucho para pensar que el consejo será dado con la mejor intención y, si es de alguien que nos conoce y quiere, probablemente será de lo más acertado, por lo que es del todo conveniente no hacer oídos sordos y tenerlo en cuenta.

Es cierto que hay mucha gente dada a utilizar la frase: pues yo en tu lugar... (haciendo bueno también el dicho de "consejo vendo y para mí no tengo"), sin tener en cuenta que cada persona es un mundo y aunque en realidad no somos tan diferentes en el fondo, en la forma sí aparecen múltiples variables a la hora de decidir. Es muy complicado ponerse en los zapatos de otra persona.

Pero como "quien tiene un amigo, tiene un tesoro", mejor anotemos lo que nos dice, que lo más seguro es que nos pueda servir.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

"¿No te parece a ti extraño,
no es una cosa muy rara
que un chaval con doce años
lleve tan triste la cara?
Mira que soy perro viejo
y estás demasiao tranquila.
¿Quieres que te dé un consejo?
¡Vigila, mujer, vigila!" 

sábado, 16 de noviembre de 2019

Como el perro del hortelano, ni come ni deja comer


                         Abreviado de “Como el perro del hortelano, ni come las berzas ni las deja comer al amo",  trata sobre la ambición y el egoísmo que, en multitud de casos, lleva a una persona a apropiarse de algo con el único fin de que no puedan disfrutarlo los demás, aunque no lo utilice o necesite.

El perro es buen vigilante del huerto, pues es carnívoro y no comerá los productos de la huerta. Al mismo tiempo, su misión es controlar y evitar que otros los coman.

Es recogido en la inmortal obra de Lope de Vega que lo lleva como título, en la que la condesa Diana persigue y evita los amores de Teodoro y Marcela, sin decidirse a formalizar los suyos, con lo cual, ni se compromete, ni deja comprometerse (ni come, ni deja comer):

No sé, Tristán; pierdo el seso
de ver que me está adorando,
y que me aborrece luego.
No quiere que sea suyo
ni de Marcela,
    y si dejo de mirarla,
 luego busca para hablarme
algún enredo.
No dudes; naturalmente
es del hortelano el perro:
 ni come ni comer deja,
     ni está fuera ni está dentro,

Sabemos que es recurrente en el teatro del Siglo de Oro utilizar refranes y seguramente veremos muchos más, (casa con dos puertas..., el vergonzoso en palacio, Quien calla, otorga, el castigo del penséque, etc.) pero también aparecen estos refranes muy ligados a la sabiduría socarrona de personajes de baja condición social o alcurnia, como en “La Celestina”.

viernes, 8 de noviembre de 2019

Como el gallo de Morón: sin plumas y cacareando


Curioso dicho éste que, como se dice que es propio de Andalucía, se engrandece y aumenta con el monumento que vemos en la imagen, en el que un gallo, macho de la gallina, sin plumas, en actitud de correr y el pico abierto, cacareando, representa nuestro dicho.

Estamos en Morón de la Frontera, provincia de Sevilla. Y la historia cuenta que allá por el siglo XVI no parecía reinar la paz entre sus vecinos, que andaban siempre a la gresca (peleando). Desde la capital del reino consideraron necesario imponer el orden, por lo llegó al pueblo un juez con maneras y dotes dictatoriales cuya frase favorita era: "Donde canta este gallo, no canta otro".

Pero no gustaban los andaluces de que alguien ajeno se metiera en sus asuntos, y tal como sucediera con la inmortal Fuenteovejuna, se unieron los vecinos olvidando sus rencillas para volverse contra el citado personaje que, al parecer, se llamaba don Juan de Esquivel. Lo desnudaron y apalearon y, naturalmente, le obligaron a volverse por donde había venido.

Hemos sabido que la misma expresión, con tintes variados, se utiliza en sendos Morón de Cuba y de Argentina. Pero mientras el gallo cubano sigue sin pluma, el argentino es representado en una esquina de la plaza de San Martín con la fuerza y fiereza de los gallos de pelea, luciendo todo su plumaje y en actitud de atacar.

Así que, concluimos, este "gallo" se refiere en realidad al adjetivo que se aplica a alguien fanfarrón y pendenciero, amigo de las peleas ( de ahí las tan actuales "peleas de gallos" raperos) , a quien se avisa de que , como el gallo de Morón, recibirá un día su merecido.

Anda que te vas quedando
como el Gallo de Morón,
sin plumas y cacareando
en la mejor ocasión