PayPal

miércoles, 5 de diciembre de 2018

"Gigante con pies de barro". El sueño de Nabucodonosor.



 .*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.


Recibo una llamada de atención, debido a no haber explicado - como intentamos hacer habitualmente- el origen de la expresión comentada hace unos días sobre el ídolo o gigante con pies de barro.

Nada hay más de nuestro gusto que el hacerlo, así que , como rectificar es de sabios, sirva este anexo para complementar la anterior interpretación y mi agradecimiento a los que siguen esta sección y me hacen llegar sus comentarios.

Pues bien, el origen de la imagen se remonta nada menos que al año 606 antes de Cristo, en el reinado de Nabucodonosor, coincidiendo con la primera diáspora de los judíos, narrado en el Antiguo Testamento, y teniendo por protagonista al profeta Daniel.

La narración, que pueden ver completa aquí, nos cuenta cómo el rey sufría de tremendas pesadillas que no le dejaban dormir. Mandó llamar a sus astrólogos y adivinos para que interpretasen el sueño sin decirles de qué se trataba, argumentando que lo había olvidado. a pesar de que sus efectos seguían martirizándole.

Ninguno consiguió atreverse a adivinar de qué se trataba, por lo que el rey les mandó ajusticiar. Encontrándose Daniel en el grupo de condenados, sin haber sido siquiera consultado, pidió inspiración a Yahvé (nombre del Dios único que no debía ser pronunciado) que le escuchó y le dio a conocer el sueño y su interpretación .

Consistía éste en una imagen gigantesca de una figura humana compuesta de distintos materiales. Cuenta la Biblia:


(2)31
32
La cabeza de esta estatua era de oro fino; su pecho y sus brazos eran de plata; su vientre y sus muslos eran de bronce;
33
sus piernas eran de hierro; y sus pies en parte eran de hierro y en parte de barro cocido.
34
Mientras mirabas, se desprendió una piedra, sin Intervención de manos. Ella golpeó la estatua en sus pies de hierro y de barro cocido, y los desmenuzó.
35

Y su interpretación:

37
Tú, oh rey, eres rey de reyes porque el Dios de los cielos te ha dado la realeza, el poder, la fuerza y la majestad.
38
Todo lugar donde habitan los hijos del hombre, los animales del campo y las aves del cielo, él los ha entregado en tus manos y te ha dado dominio sobre todos ellos. Tú eres aquella cabeza de oro.
39
Después de ti se levantará otro reino inferior al tuyo, y otro tercer reino de bronce, el cual dominará en toda la tierra.
40
El cuarto reino será fuerte como el hierro; y como el hierro todo lo desmenuza y pulveriza, y como el hierro despedaza, Así demenuzará y despedazará a todos éstos.
41
Lo que viste de los pies y de los dedos, que en parte eran de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, significa que ese reino estará dividido; pero en él habrá algo de la firmeza del hierro, tal como viste que el hierro estaba mezclado con el barro cocido.
42
Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, así el reino será en parte fuerte y en parte frágil.
43
En cuanto a lo que viste, que el hierro estaba mezclado con el barro cocido, se mezclarán por medio de alianzas humanas, pero no se pegarán el uno con el otro, así como el hierro no se mezcla con el barro.
44
Y en los días de esos reyes, el Dios de los cielos levantará un reino que jamás será destruido, ni será dejado a otro pueblo. Este Desmenuzará y acabará con todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre.
45
De la manera que viste que de la montaña se desprendió una piedra sin intervención de manos, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro cocido, la plata y el oro, el gran Dios ha hecho saber al rey lo que ha de acontecer en el porvenir. El sueño es verdadero, y su Interpretación es fiel.
 
Quien no es curioso, quien no pregunta, no aprende. Gracias.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1).- tamo. (De origen incierto).
1. m. Pelusa que se desprende del lino, del algodón o de la lana.
2. m. Polvo o paja muy menuda de varias semillas trilladas, como el trigo, el lino, etc.
3. m. Pelusilla que se cría debajo de las camas y otros muebles por falta de aseo.

(2).- Los fragmentos corresponden al libro de Daniel, 2, versículos 1 al 48. De ahí que aparezcan los números correspondientes.
Tú, oh rey, mirabas, y he aquí una gran estatua. Esta estatua, que era muy grande y cuyo brillo era extraordinario, estaba de pie delante de ti; y su aspecto era temible.
Entonces se desmenuzaron también el hierro, el barro cocido, el bronce, la plata y el oro; y se volvieron como el tamo(1) de las eras en verano. El viento se los llevó, y nunca más fue hallado su lugar. Y la piedra que golpeó la estatua se convirtió en una gran montaña que llenó toda la tierra.
Bueno, pues aquí está la interpretación y la profecía. Espero haber satisfecho vuestra curiosidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Un saludo.