PayPal

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Una verdad de cajón


         "Una verdad de cajón"
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
  
    Decíamos al empezar la definición de "Cuando se tercie" que hay expresiones más simples que otras a la hora de buscarles explicación, y precisamente llegamos a ésta cuya simpleza es tal que en seguida nos damos cuenta de lo atinado de la comparación.
       Y es que al igual que un cajón se desliza y se acopla "como un guante" al mueble al que pertenece, conteniendo una amplia variedad de objetos y pertenencias, más útiles unos que otros, también hay verdades que se ajustan de tal modo a la situación en la que se expresan, que no admiten réplica ni discusión.
 
Y ya que hablamos de verdades, veamos algunas del catálogo proverbial:
 
Sabemos que hay verdades "de perogrullo" (de Pedro Grullo, personaje de difícil localización histórica; término usado por primera vez por Quevedo en La visita de los chistes de su obra "Los Sueños"). Cuando se dice algo tan obvio y aceptado por todos, tan evidente que resulta del todo innecesario y hasta ridículo el mencionarlo, es una perogrullada.(1)
 
Verdades "como puños" que golpean a modo de puñetazos a quien las recibe.
 
Una verdad como un templo, importante, de tanta relevancia y contenido que se la compara con la magnificencia y grandiosidad de la edificación.
 
Es la pura verdad, acertada, que viene a cuento y no admite réplica. Pero también la amarga verdad, que duele cuando se presenta, porque no hay más remedio que aceptarla.
 
Verdades a medias (que son a la vez medias mentiras), que se dicen para suavizar el impacto de una noticia o para evitar consecuencias dolorosas para quien la recibe, es decir, tiene el mismo sentido que una mentira piadosa, pero también (y ese es quizás su uso más generalizado) puede contener hipocresía, deseo de ocultar lo que no interesa que se sepa disfrazado entre un contenido más o menos cierto o creíble.
 
Decir a alguien las verdades del barquero, con la intención de hacer daño, tiene el mismo sentido que "soltar las cuatro verdades", pues se trata de una discusión en la que cada uno recrimina al otro sus acciones.
 
Y, para terminar, cuando llega "la hora de la verdad", del arriesgarse, del momento sin vuelta atrás, como ésta de exponeros el tema y dejar a vuestra consideración el juzgarlo. Naturalmente, de verdad os digo que me gustaría ver comentarios al respecto, e incluso que ampliarais el tema con otros tipos de verdades que, lo más seguro, se me han pasado por alto.  
 
*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
(1) Para los más curiosos, hay un estupendo artículo en Wikipedia sobre el personaje de Pero Grullo y su probable origen que no tiene desperdicio.
Y para todos en general, además de aconsejaros la lectura de "Los Sueños" (que podéis pedirme en formato digital), algunos ejemplos de "perogrulladas":
Es necesario que llueva para que la tierra se moje; está encima de lo que tiene debajo; cuanto más como, menos hambre tengo; el nombre sirve para nombrar; el frío es la ausencia de calor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Un saludo.