PayPal

viernes, 27 de diciembre de 2019

Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar



Las barbas han sido en la Historia siempre símbolo de hombría y honradez. Por eso, hechos como "mesar las barbas" o tirar de ellas, representan  siempre una señal de conflicto. 

Por eso, oiremos o leeremos esta frase indicando que si a alguien cercano le sucede algo malo, tengas siempre en cuenta que también te puede pasar a ti. 

Otra acepción -que es la más habitual-  se refiere al hecho de las falsas amistades: Cuando veas que alguien critica a otro, piensa que luego puede tocarte a ti.

Las personas dadas a criticar, lo hacen con todos... así que no son muy de fiar. ¿Por qué te ibas a librar tú?

.*.*.*.*.*.

martes, 17 de diciembre de 2019

Cree el ladrón que todos son de su condición




 Es casi un acto reflejo, de autodefensa para evitar el abuso de confianza, el mostrarse prudente y hasta protegerse antes de "mostrar todas tus cartas" antre los demás; pero puede convertirse en algo enfermizo el generalizar y no relajarse nunca. Somos sociales y necesitamos confiar en los demás, por lo menos en los más cercanos.

Pero lo que en realidad nos recuerda esta sentencia -relacionada con "ver la paja en ojo ajeno y no ver la viga en el propio"- es que muchas veces nuestro miedo consiste simplemente en creer ver en los demás un defecto que en realidad es nuestro como sucede si somos mentirosos, desconfiados, rácanos, interesados, etc...

 .*.*.*.*.*.

lunes, 2 de diciembre de 2019

Consejo de quien bien te quiere, anótalo aunque no lo apruebes



Aunque también se dice en nuestro refranero que "consejo no pedido, consejo mal oído", no cabe duda de que por mucho que confiemos en nosotros mismos y en nuestra capacidad para tomar decisiones, "cuatro ojos ven más que dos" y si en un momento dado (normalmente por la necesidad de tomar una decisión importante o por una tribulación) alguien en quien confiamos nos aconseja, no es necesario reflexionar mucho para pensar que el consejo será dado con la mejor intención y, si es de alguien que nos conoce y quiere, probablemente será de lo más acertado, por lo que es del todo conveniente no hacer oídos sordos y tenerlo en cuenta.

Es cierto que hay mucha gente dada a utilizar la frase: pues yo en tu lugar... (haciendo bueno también el dicho de "consejo vendo y para mí no tengo"), sin tener en cuenta que cada persona es un mundo y aunque en realidad no somos tan diferentes en el fondo, en la forma sí aparecen múltiples variables a la hora de decidir. Es muy complicado ponerse en los zapatos de otra persona.

Pero como "quien tiene un amigo, tiene un tesoro", mejor anotemos lo que nos dice, que lo más seguro es que nos pueda servir.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

"¿No te parece a ti extraño,
no es una cosa muy rara
que un chaval con doce años
lleve tan triste la cara?
Mira que soy perro viejo
y estás demasiao tranquila.
¿Quieres que te dé un consejo?
¡Vigila, mujer, vigila!" 

sábado, 16 de noviembre de 2019

Como el perro del hortelano, ni come ni deja comer


                         Abreviado de “Como el perro del hortelano, ni come las berzas ni las deja comer al amo",  trata sobre la ambición y el egoísmo que, en multitud de casos, lleva a una persona a apropiarse de algo con el único fin de que no puedan disfrutarlo los demás, aunque no lo utilice o necesite.

El perro es buen vigilante del huerto, pues es carnívoro y no comerá los productos de la huerta. Al mismo tiempo, su misión es controlar y evitar que otros los coman.

Es recogido en la inmortal obra de Lope de Vega que lo lleva como título, en la que la condesa Diana persigue y evita los amores de Teodoro y Marcela, sin decidirse a formalizar los suyos, con lo cual, ni se compromete, ni deja comprometerse (ni come, ni deja comer):

No sé, Tristán; pierdo el seso
de ver que me está adorando,
y que me aborrece luego.
No quiere que sea suyo
ni de Marcela,
    y si dejo de mirarla,
 luego busca para hablarme
algún enredo.
No dudes; naturalmente
es del hortelano el perro:
 ni come ni comer deja,
     ni está fuera ni está dentro,

Sabemos que es recurrente en el teatro del Siglo de Oro utilizar refranes y seguramente veremos muchos más, (casa con dos puertas..., el vergonzoso en palacio, Quien calla, otorga, el castigo del penséque, etc.) pero también aparecen estos refranes muy ligados a la sabiduría socarrona de personajes de baja condición social o alcurnia, como en “La Celestina”.

viernes, 8 de noviembre de 2019

Como el gallo de Morón: sin plumas y cacareando


Curioso dicho éste que, como se dice que es propio de Andalucía, se engrandece y aumenta con el monumento que vemos en la imagen, en el que un gallo, macho de la gallina, sin plumas, en actitud de correr y el pico abierto, cacareando, representa nuestro dicho.

Estamos en Morón de la Frontera, provincia de Sevilla. Y la historia cuenta que allá por el siglo XVI no parecía reinar la paz entre sus vecinos, que andaban siempre a la gresca (peleando). Desde la capital del reino consideraron necesario imponer el orden, por lo llegó al pueblo un juez con maneras y dotes dictatoriales cuya frase favorita era: "Donde canta este gallo, no canta otro".

Pero no gustaban los andaluces de que alguien ajeno se metiera en sus asuntos, y tal como sucediera con la inmortal Fuenteovejuna, se unieron los vecinos olvidando sus rencillas para volverse contra el citado personaje que, al parecer, se llamaba don Juan de Esquivel. Lo desnudaron y apalearon y, naturalmente, le obligaron a volverse por donde había venido.

Hemos sabido que la misma expresión, con tintes variados, se utiliza en sendos Morón de Cuba y de Argentina. Pero mientras el gallo cubano sigue sin pluma, el argentino es representado en una esquina de la plaza de San Martín con la fuerza y fiereza de los gallos de pelea, luciendo todo su plumaje y en actitud de atacar.

Así que, concluimos, este "gallo" se refiere en realidad al adjetivo que se aplica a alguien fanfarrón y pendenciero, amigo de las peleas ( de ahí las tan actuales "peleas de gallos" raperos) , a quien se avisa de que , como el gallo de Morón, recibirá un día su merecido.

Anda que te vas quedando
como el Gallo de Morón,
sin plumas y cacareando
en la mejor ocasión

viernes, 1 de noviembre de 2019

Colgar el sambenito


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

 Con relación al grabado de Goya "Aquellos polbos" incluido entre sus Caprichos, nos comprometimos a explicar qué era el sambenito (no San Benito, aunque tenga relación con los monjes benedictinos) que ha dado origen a esta expresión que comentamos.

Sabemos que es dar mala fama a alguien, atribuirle algo que normalmente no merece para rebajarlo y hacerle de menos ante los demás. 

Para explicar su origen debemos remontarnos a la época en que la Inquisición hacía de las suyas y su crueldad e injusticia empezaron a ser notorias.

En general, este Tribunal juzgaba y condenaba materias concernientes a brujería, quiromancia, blasfemia, falsos conversos, etc., imputaciones todas ellas de muy fácil acusación y difícil demostración, por lo que la confesión se lograba en la mayoría de los casos mediante tortura.

Pero el pasar por el Tribunal no era bastante: Cuando alguien caía bajo una de esas acusaciones estaba obligado a llevar permanentemente un saco bendecido (saco bendito>sac benito>sambenito, que al parecer es el origen del nombre) con una cruz de San Andrés (a partir del Cardenal Cisneros) y una coroza ( con forma de mitra o capirote hechos de papel prensado).
Hasta a los muertos se les desenterraba para ejecutar la sentencia.

Y por si no era suficiente, cumplido el tiempo en que debiera llevar el condenado la vestimenta, ésta quedaba expuesta en la iglesia con el nombre de la familia, el crimen juzgado y el castigo impuesto , y aún más, cuando el saco se deterioraba era sustituido por un paño con las mismas inscripciones, para que con ello perdurase la infamia y la vergüenza sobre la víctima, familia y descendientes.

Dada la injusticia de semejante castigo (y hasta de la misma acusación, de la que muchos de ellos no eran siquiera culpables), se considera "colgar el sambenito" a alguien cuando se le acusa de algo, prevaricando (sabiendo que la sentencia es injusta).

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Han sido pocas las veces que la Iglesia ha rectificado acerca de injusticias cometidas por ese "santo Tribunal", pero el Papa Juan Pablo II reconoció sus errores. Copio un fragmento de la carta dirigida al cardenal Roger Etchegaray con motivo de la publicación de las «Actas del Simposio Internacional "La Inquisición"», el 15 de Junio del 2004.

"El 12 de marzo de 2000, con motivo de la celebración litúrgica que caracterizó la Jornada del Perdón, se pidió perdón por los errores cometidos en el servicio a la verdad recurriendo a métodos no evangélicos. La Iglesia debe realizar este servicio imitando a su Señor, manso y humilde de corazón. La oración que dirigí entonces a Dios contiene los motivos de una petición de perdón, que es válida tanto para los dramas ligados a la Inquisición como para las heridas en la memoria que han provocado: «Señor, Dios de todos los hombres, en algunas épocas de la historia los cristianos a veces han transigido con métodos de intolerancia y no han seguido el gran mandamiento del amor, desfigurando así el rostro de la Iglesia, tu Esposa. Ten misericordia de tus hijos pecadores y acepta nuestro propósito de buscar y promover la verdad en la dulzura de la caridad, conscientes de que la verdad sólo se impone con la fuerza de la verdad misma. Por Cristo nuestro Señor".

Son muchas las obras que tratan sobre este Tribunal, y aquí doy la dirección de una de ellas que puede consultarse en línea: "La Inquisición en España" de José Antonio Escudero.

viernes, 25 de octubre de 2019

Cebo haya en el palomar, que palomas no faltarán


Como hemos ido viendo, el refranero es muy cáustico (1) a la hora de mostrar la naturaleza humana, y lo demuestra  claramente en sentencias como "obras son amores y no buenas razones", "en la cárcel y el hospital se conoce la amistad", "por el interés te quiero, Andrés" y tantos otros que vienen a coincidir con el sentido del que nos ocupa:

Si tienes algo que ofrecer (cebo), no faltará quien quiera aprovecharse.

.*.*.*.*.*.


Para cualquiera de ellos, la hija del señor Polichinela, con su riquísima dote, y el gran caudal que ha de heredar a la muerte de su padre, puede ser un partido muy ventajoso.
Muchos son los que la pretenden.
En favor de todos ellos interpongo yo mi buena amistad con el señor Polichinela y su esposa.
Cualquiera que sea el favorecido, yo sé que ha de corresponder con largueza a mis buenos oficios, que de todos me hice firmar una obligación para asegurarme. Ya no me quedan otros medios que estas mediaciones para reponer en algo mi patrimonio; si de camino algún rico comerciante o mercader se prendara de ti...,¿quién sabe?. . .

“Los intereses creados”. Jacinto Benavente.

(1).- Mordaz (que murmura o critica con acritud o malignidad no carentes de ingenio), agresivo.

lunes, 14 de octubre de 2019

Casa con dos puertas, mala es de guardar

*.*.*.*.*.

Como ya vimos en "El perro del hortelano" , nuestros dramaturgos del Siglo de Oro eran dados a utilizar el acervo(1) cultural popular para dar vida a sus personajes, y así hace Calderón de la Barca en esta graciosa comedia de enredo(2) en la que don Félix, intentando guardar la honra de su hermana Marcela, se ve envuelto en múltiples peripecias, ya que mal se puede controlar cualquier cosa si hay varias salidas para escapar a dicho control
Vemos una vez más decir en sentido figurado lo que es un hecho real: si alguien trama algo, tiene una 'doble cara' (explicación de la expresión) o pretende engañar, va a hacer falta mucho cuidado o poner vigilancia en las dos puertas ;)

domingo, 6 de octubre de 2019

Hacer una escabechina

Lo primero que pensé cuando mi hijo me preguntó si tenía desarrollada esta frase, es que tendría que ver con el famoso "escabeche" con el que aderezan mejillones, sardinas...etc. en nuestras conservas, o muchos de nuestros platos de cocina, modificados a partir de platos heredados de la cocina árabe, como las perdices escabechadas.

Se trata de sumergir el alimento a procesar en una mezcla de  vinagre, aceite frito, vino, laurel y pimienta en grano.

Ya en "Las mil y una noches" se habla del “iskebech”: carne con vinagre y otros ingredientes.

Bueno, lógico pensar que la raíz escabechina-escabeche puedan tener el mismo origen, pero entonces ¿por qué tienen un significado tan distinto?

Veréis: según el diccionario de la R.A.E. "escabechina" significa destrozo, estrago o abundancia de suspensos en un examen, y de ahí sabemos que lo usamos casi para cualquier cosa que tenga que ver con batallas, peleas, juegos, tareas mal hechas, etc. que no acaban del mejor modo real o figurado precísamente.

Rizando el rizo, buscamos "escabechar"  y, además de la salsa, significa matar a una persona o a un animal y (desusado) teñir las canas.

Así que llegamos a la conclusión de que hacer una escabechina es, en sentido figurado, hacer un desastre.

Por ejemplo: Se pusieron a hacer pasteles e hicieron una escabechina en la cocina.
                      El profe de Lengua hizo una escabechina en el último examen.

¿Estamos de acuerdo?

jueves, 26 de septiembre de 2019

Aun no ensillamos, y ya cabalgamos



  De nuevo un buen consejo de nuestra sabiduría popular: no "echar campanas al vuelo" antes de tiempo, ni contar con algo antes de haberlo preparado, porque puede ser que nunca lo veamos realizado.

Es bueno ser optimista porque ayuda a esforzarse por conseguir resultados; pero no es bueno fantasear a largo plazo sin asegurarse de ir paso a paso hacia la meta. 

Refrán con un sentido parecido es 'empezar la casa por el tejado'.

            .*.*.*.*.*.

Recordemos la famosa fábula de "La lechera" (Samaniego):
Llevaba en la cabeza
una lechera el cántaro al mercado
con aquella presteza,
aquel aire sencillo, aquel agrado,
que va diciendo a todo el que lo advierte:
—¡Yo sí que estoy contenta con mi suerte!

 Porque no apetecía
más compañía que su pensamiento,
que alegre la ofrecía
inocentes ideas de contento,
marchaba sola la feliz lechera,
y decía entre sí de esta manera:

—«Esta leche vendida,
en limpio me dará tanto dinero,
y con esta partida
un canasto de huevos comprar quiero,
para sacar cien pollos, que al estío
me rodeen cantando el pío, pío.


 Del importe logrado
de tanto pollo mercaré un cochino;
con bellota, salvado,
berza, castaña, engordará sin tino;
Tanto, que puede ser
que yo consiga ver
 como se le arrastra la barriga.

Llevárelo al mercado;
sacaré de él sin duda buen dinero:
Compraré de contado
una robusta vaca y un ternero,
que salte y corra toda la campiña,
hasta el monte cercano a la cabaña».

Con este pensamiento
enajenada, brinca de manera,
que a su salto violento
el cántaro cayó. ¡Pobre lechera!
 ¡Qué compasión! Adiós leche, dinero,
huevos, pollos, lechón, vaca y ternero.

 ¡Oh loca fantasía,
que palacios fabricas en el viento!
Modera tu alegría;
No sea que saltando de contento,
al contemplar dichosa tu mudanza,
quiebre su cantarillo la esperanza.

No seas ambiciosa
de mejor o más próspera fortuna;
Que vivirás ansiosa
sin que pueda saciarte alguna cosa.

¡No anheles impaciente el bien futuro;
Mira que ni el presente está seguro!


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.


 


 

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Tener la pelota en su tejado

  En los añorados tiempos en que los niños y niñas podían jugar con la pelota en las calles, era frecuente que en un patadón o un lanzamiento fuerte el balón saliera disparado y aterrizase en una terraza o en el tejado (azotea) del vecino o vecina.

Dependía entonces del mejor o peor humor de la dueña o dueño de la casa el devolver el balón para que pudieran seguir jugando o tener que interrumpir el juego.

Pero siempre había opciones, diálogos, compromisos para conseguir que el juego prosiguiera o, en el peor de los casos, buscarse un aliado e incluso conseguir una nueva pelota.

Esta frase que hemos oído tan tristemente a menudo en estos días a ineptos que a pesar de seguir cobrando sus generosos sueldos no se los han ganado en absoluto, obligan a unas nuevas elecciones... ¡Qué importan los ciudadanos! ¡Qué importa el que se les haya encargado un trabajo que no son capaces de hacer! Como tienen la pelota en su tejado... es decir, como solo son 'los otros' los que tienen esa obligación, hemos visto una vez más un ridículo espectáculo que -seguro- tendrá su repercusión.

A un trabajador que no realiza su trabajo se le despide... ¿no? Pues, eso... Ninguno de nuestros líderes ha cumplido ¿no? Pues, eso...

Echar la culpa a la pelota en el tejado era en juegos de niños.

martes, 10 de septiembre de 2019

Cada oveja con su pareja


.*.*.*.*.*.
Normalmente, al oír este refrán, se asocia la palabra "pareja" al sentido habitual con el que usamos la palabra, es decir, con la figura que elegimos como compañero-a para entrar en relación, formar una familia o convivir.

Pero la palabra "pareja" tiene también el significado de igual o semejante, por lo que en realidad lo que nos comunica es que cada persona debe ir y tratar con sus iguales.

Esta supuesta teoría parece fundamentar y apoyar la existencia de "clases" que no se deben mezclar... Nada más lejos  de su intención, creo, porque lo que nos viene a decir es que las relaciones humanas se basan en el intercambio, en dar y recibir; por lo que ya se trate de estatus económico, social, laboral o intelectual, siempre estará "fuera de lugar" lo mismo un ignorante que pretenda alternar con gente culta por pasar como uno de ellos, que alguien sin recursos pretendiendo alternar con gente rica.

Está claro que quien eso pretenda, está abocado al ridículo, al menosprecio y, probablemente, a la ruina.

Y viceversa: quien teniendo pasa por pobre, es avaro; y quien sabiendo pasa por ignorante, alguna intención oculta tiene.

.*.*.*.*.*.

Los pocillos eran seis: dos rojos, dos negros, dos verdes, y además importados, irrompibles, modernos. Habían llegado como regalo de Enriqueta, en el último cumpleaños de Mariana, y desde ese día el comentario de cajón había sido que podía combinarse la taza de un color con el platillo de otro. "Negro con rojo queda fenomenal", había sido el consejo estético de Enriqueta. Pero Mariana, en un discreto rasgo de independencia, había decidido que cada pocillo sería usado con su plato del mismo color.

"Los pocillos". Benedetti


jueves, 5 de septiembre de 2019

Cada mochuelo a su olivo



 Se usa con el mismo sentido que el dicho de "Cada uno en su casa y Dios en la de todos", puesto que el mochuelo (ave rapaz de la familia de los búhos) suele habitar en los olivos, ya que vive de los insectos, roedores y pequeña fauna que habita el olivar.

Parece que la expresión viene de que cada trabajador tenía un olivo adjudicado para la faena de "varear" y desprender las aceitunas del árbol. 

De ahí viene el consejo: que cada uno debe atender a sus asuntos y saber cuál es su sitio.

También se suele utilizar al dar por terminada una reunión, indicando que cada quién puede regresar a su casa o tarea.

.-.-.-.-.-.-.-.-. 

¿Recordáis más expresiones que aconsejan no meterse en asunto de otros?




sábado, 24 de agosto de 2019

Cada medalla tiene dos caras

.*.*.*.*.*.


En un periodo como éste que atravesamos, brillante en cuanto a éxitos deportivos, sabemos de trofeos y medallas conseguidos por nuestros deportistas... pero como en la cara y la cruz de una moneda, estas medallas son el resultado de un esfuerzo y un afán de superación continuados y, efectivamente, tienen dos caras: la del esfuerzo y trabajo constante para llegar a conseguirlas y la alegría del momento en que la victoria se ha alcanzado. 
 
Por eso, utilizamos esta expresión cuando nos referimos a lo que habrá costado a alguien llegar a conseguir algo, o lo que tendrá que 'pagar' por haberla logrado.
El porqué se habla de  "cara " y  "cruz " al referirnos al anverso y el reverso de las mismas, parece provenir de la Alta Edad Media en la que los escudos tenían dos líneas perpendiculares en el centro, tomando forma de aspa o cruz.
En el anverso, como sucede hoy en día siguiendo la tradición numismática (1), se representaba una imagen simbólica del país - como un monumento, planta o animal característico y representativo-, o el retrato de una divinidad o del gobernante en el momento de acuñación (2) de la moneda) , y en el reverso, una leyenda con su valor.
Aunque esto no suceda en todos los países, sólo tenemos que mirar las monedas del euro para darnos cuenta de que este sistema persiste.
En cuanto a las medallas religiosas, era habitual representar en la  "cara " la imagen objeto de veneración o culto cuya protección se invocase, y en el reverso, la cruz, símbolo del cristianismo.
Vemos, pues, que queda más claro el sentido de frases como  "jugarse (el destino o suerte) a cara o cruz " , es decir, al azar: al resultado de lanzar una moneda al aire y adivinar si caerá por un lado o por el otro.
.*.*.*.*.*.
 (1).- Ciencia referente a las monedas.
(2).- Imprimir y sellar una pieza de metal, por medio de cuño o troquel

miércoles, 14 de agosto de 2019

Cada maestrillo tiene su librillo


No se refiere este refrán sólo al maestro de escuela, que también, sino a todo aquel que educa o enseña.

Procedente de la Edad Media, en que se organizaron las profesiones en "gremios" (1) , el término de "maestro" designaba a quien ostentaba la autoridad por ser quien más sabía acerca de la profesión que agrupaba a los artesanos de la madera (carpinteros), el barro (alfareros), el pan (panaderos), las pieles (bataneros o curtidores), etc...

Todavía los nombres de calles en muchas poblaciones españolas conservan el nombre de los oficios que en ellas se ejercían, ya que, considerados antecedente de los sindicatos, esta agrupación que regulaba quiénes ejercían la profesión, sus precios, las relaciones comerciales con otros gremios, etc., no sólo se administraban conjuntamente, sino que solían coexistir físicamente en un lugar de la ciudad a donde podían acudir y localizarles sin problemas quienes necesitaban de los servicios de uno u otro.

Y también hay oficios en los que permanece el concepto: "maestro armero", "maestro albañil", etc.
Pues bien: El maestro, sobre los oficiales y aprendices, transmitía los saberes según su experiencia, de ahí que cada uno enseñaba "a su manera". Es decir, con su propio librillo.

Y es que, aunque la materia a enseñar sea la misma, no es igual la forma de explicarla. De ahí que con unos maestros se aprenda más que con otros ¿No es cierto?

.*.*.*.*.*.
(1)- Gremio.- 1. m. Corporación formada por los maestros, oficiales y aprendices de una misma profesión u oficio, regida por ordenanzas o estatutos especiales.
2. m. Conjunto de personas que tienen un mismo ejercicio, profesión o estado social.

domingo, 4 de agosto de 2019

¡Cada loco con su tema!



Esto solemos exclamar cuando vemos que en una conversación cada uno va por su lado o empiezan todos a hablar sin escuchar a los demás, enfrascados en aquello que les preocupa o la idea que quieren defender.

En este caso el tema de este loco (loca) es el del refranero (por si no lo habíais notado ;)), y me satisface encontrarlos como fuente de temas de actualidad.

Esto es lo que sucede en esta canción de Serrat, magnífico y admirado cantautor.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Copio la letra, os ofrezco el vídeo y someto a vuestra consideración el hallar los refranes y frases hechas con los que juega el autor.

 https://www.youtube.com/watch?v=BjnzkeRniy0


 
Cada loco con su tema,
contra gustos no hay disputas:
artefactos, bestias, hombres y mujeres,
cada uno es como es,
cada quién es cada cual
y baja las escaleras como quiere.

Pero, puestos a escoger, soy partidario
de las voces de la calle
más que del diccionario,
me privan más los barrios
que el centro de la ciudad
y los artesanos más que la factoría,
la razón que la fuerza,
el instinto que la urbanidad
y un sioux más que el Séptimo de Caballería.

Prefiero los caminos a las fronteras
y una mariposa al Rockefeller Center
y el farero de Capdepera
al vigía de Occidente.

Prefiero querer a poder,
palpar a pisar,
ganar a perder,
besar a reñir,
bailar a desfilar
y disfrutar a medir.

Prefiero volar a correr,
hacer a pensar,
 
amar a querer,
tomar a pedir.

Antes que nada soy
partidario de vivir.

Cada loco con su tema,
que contra gustos no hay ni puede haber disputas:
artefactos, bestias, hombres y mujeres,
cada uno es como es,
cada quién es cada cual
y baja las escaleras como quiere.

Pero, puestos a escoger, prefiero
un buen polvo a un rapapolvo
y un bombero a un bombardero,
crecer a sentar cabeza,
prefiero la carne al metal
y las ventanas a las ventanillas,
un lunar de tu cara
a la Pinacoteca Nacional
y la revolución a las pesadillas.

Prefiero, el tiempo al oro,
la vida al sueño,
el perro al collar,
las nueces al ruido
y al sabio por conocer
a los locos conocidos.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

domingo, 21 de julio de 2019

Buscar tres pies al gato


" Buscarle tres pies al gato "

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
Si pensamos que el gato tiene "patas" y no "pies", tal vez podríamos deducir que el refranero se refiere al final de la pata, almohadillas en donde el animalito esconde sus uñas.

Como la acción de "buscar" requiere de molestar para encontrarlas, es muy probable que a la tercera sea la vencida y recibas un arañazo o, en caso de ser su dueño, el animalito opte por marcharse.

Siempre pensé en ese significado para este dicho que sirve para avisar a alguien de que está complicando mucho un problema y, tratando de encontrar  explicaciones, puede resultar malparado.

Investigando sobre el mismo, aparece tal cual en El Quijote y hay un comentario de Rodríguez Marín en su Edición crítica del Quijote, aclarando que esta frase significa "buscar ocasión de pesadumbre y enojo", y añade: "Más corriente ha sido decir cinco pies, y parece más propio: lo uno, porque hallar tres pies a quien tiene cuatro es cosa fácil y nada ocasionada a pendencias, mientras que hallarle cinco es imposible; y lo otro, porque solía añadirse: y no tiene sino cuatro, y aun esta otra coletilla: no, que son cinco con el rabo".

Otros estudiosos ya citados en anteriores ocasiones, como José Mª Iribarren (El porqué de los dichos), advierte que es un dicho corrompido, ya que el verdadero es buscar cinco pies al gato. Y se basa en que así lo explica Covarrubias en su Tesoro de la Lengua Castellana: "Buscar cinco pies al gato se dice de los que con sofisterías y embustes nos quieren hacer entender lo imposible; nació de que uno quiso probar que la gota(1) del gato era pie" (tomó la pata hinchada como si fueran dos) (2)

Añadido posterior: Leyendo a mi padre esto (ya sabéis que fue él el "culpable" de que iniciara esta sección) estaba mi cuñado escuchando y, al terminar, me hizo una aclaración que considero puede ser relevante para entender mejor el sentido:

Los que crían animales, como era el caso de sus padres, llaman manos a las patas delanteras y pies a las traseras. (Recordemos, por ejemplo, cuando un caballo se pone de manos, es decir, cuando levanta las patas delanteras). Teniendo esto en cuenta, quizás pueda aplicarse mejor la explicación de Covarrubias por la que la pata trasera hinchada por la gota semejara dos... y de ahí, "buscar tres pies al gato" cuando sólo tiene dos.

Sea cual fuere el sentido y expresión original de nuestra sentencia de hoy, coinciden todos en que buscarle tales pies al gato es buscarse complicaciones.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
 
(1).- Gota- 4. f. Med. Enfermedad causada por la acumulación de cristales de ácido úrico en las articulaciones de las extremidades, en las que produce hinchazón muy dolorosa.
 (2).- El paréntesis es mío, por eso lo añado tras las comillas.
 
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Hallamos aquí un ejemplo de verbos en los que el uso del pronominal "se" hace cambiar su significado: buscar algo/buscarse un problema, encontrar algo/encontrarse en apuros; salir de casa/salirse con la suya ... Veamos el porqué de esos cambios.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

domingo, 14 de julio de 2019

Bien se disculpa el picar, por el gusto de rascar



.*.*.*.*.*.

¿Quién no ha sentido alguna vez esos  irritantes picores en la espalda, justo en sitios donde no se llega con la mano, y no ha agradecido que alguien cercano haga el tremendo favor de aliviarlos al rascar?

Por eso es fácil entender este refrán, similar al de "No hay mal que por bien no venga", ya que si no existiera la molestia del picor, no se experimentaría el gusto que supone el que te froten la espalda.

.*.*.*.*.*.

Quien haya visto la graciosa película de Disney "El libro de la Selva" y el placer con que el oso, Baloo, se frota contra los árboles comprenderá también el dicho "Una imagen vale más que mil palabras"  y ya, para "rizar el rizo" ¿por qué no disfrutar con la lectura del libro que inspiró la película y las bases de los grupos Scouts de Baden Powell?



 No confundir con "sarna con gusto no pica", más bien se parece a "lo comido por lo servido", que ya explicaremos.


 

domingo, 7 de julio de 2019

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda



Esta frase se refería sobre todo a aquellos nuevos ricos que sin linaje ni educación querían alternar con la nobleza, haciéndose pasar por uno de ellos.

En un sentido parecido al de "el hábito no hace al monje", esta sentencia nos recuerda que, aunque las apariencias engañen, tarde o temprano se ve lo que hay detrás de ellas.

De una sociedad cada vez más preocupada por la estética, se ven verdaderas ridiculeces por el hecho del aparentar y del parecer lo que no se es... Sobre todo en cuanto a la estética del rejuvenecer, es triste ver algunos casos.

Afortunadamente, damos paso al triunfo de la naturalidad y a la aceptación del aspecto físico: a que la persona se deje de "disfraces" y se muestre tal como es y le gusta ser.

Mejor ¿no?

.*.*.*.*.*.
Aunque se vista de seda               
la mona, mona se queda.            
El refrán lo dice así;          
yo también lo diré aquí,              
y con eso lo verán   
en fábula y en refrán.                 
   Un traje de colorines,              
como el de los matachines,                   
cierta mona se vistió;                 
aunque más bien creo yo   
que su amo la vestiría,               
porque difícil sería            
que tela y sastre encontrase.                
El refrán lo dice: pase.
Viéndose ya tan galana,             15        
saltó por una ventana                 
al tejado de un vecino,               
y de allí tomó el camino              
para volverse a Tetuán.              
   Esto no dice el refrán,          20
pero lo dice una historia              
de que apenas hay memoria,       
por ser el autor muy raro;          
y poner el hecho en claro            
no le habrá costado poco.        25
   Él no supo, ni tampoco            
he podido saber yo,              
si la mona se embarcó,               
o si rodeó tal vez                  
por el ismo de Süez. (…)
 
“Fábulas”. Tomás de Iriarte. http://www.cervantesvirtual.com/