PayPal

lunes, 28 de enero de 2019

Ver los toros desde la barrera, eso lo hace cualquiera


               Todos sabemos de la polémica acerca de nuestra "Fiesta Nacional": las corridas de toros. 

Defensores y detractores opinan acerca de este espectáculo tradicional que se remonta a los tiempos del imperio cretense (hacia el 2300 a.C.) y que en el día del 7 de julio, por ejemplo, perdura como una de las fiestas más atrayentes para los naturales y foráneos: las Fiestas de San Fermín en Navarra, que inmortalizara Ernest Hemingway.
 
No es éste el lugar para argumentar sobre la dureza del rito que,  tras un tiempo en que se va castigando al animal, menguando sus fuerzas en un espectáculo sin duda sangriento, culmina con la muerte del toro o, muchas veces, con la del torero herido o muerto.
 
No, éste es un espacio para señalar la importancia que este rito tiene en nuestra cultura, en nuestra "piel de toro" (llamada así nuestra península, España, por su semejanza a una piel extendida de dicho animal) por la que nos han dejado, además de múltiples muestras artísticas (grabados de Goya) y literarias (José Mª de Cossío, Miguel Hernández, Lorca...), también variados refranes como "Coger el toro por los cuernos", "Al toro por las astas, y al hombre por la palabra", etc.
 
Y es que en una plaza de toros, el espectador se sienta en las gradas, separadas del coso (la arena) por un pasillo circular y una barrera: el valor se demuestra en el redondel, torero frente a toro, y aunque hay también un irónico refrán que dice "Desde la talanquera(1), huchea(2) el toro cualquiera", es bien cierto que, en la vida, como en los toros, mucha gente se cree muy valiente y se permite criticar en la distancia, sin exponerse, sintiéndose seguro y sin saber de cierto lo que arriesga aquel que es criticado.
 
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

(1) talanquera.- (Del ant. taranquera, der. de tranca).
1. f. Valla, pared o cualquier lugar que sirve de defensa o reparo.
2. f. Seguridad y defensa.

(2) huchear. (De hucho).
1. intr. Gritar, llamar a gritos. U. t. c. tr.
2. intr. Lanzar los perros en la cacería, dando voces.

lunes, 21 de enero de 2019

Ver la paja en ojo ajeno y no la viga en el propio


.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Esta sentencia, citada en relación con el dicho: "Dijo la sartén al cazo:¡Quítate allá , que me tiznas!" proviene de los Evangelios en donde se nos cuenta:

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "No juzguéis y no os juzgarán. Porque os van a juzgar como juzguéis vosotros, y la medida que uséis, la usarán con vosotros. ¿Por qué te fijas en la paja que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: "Déjame que te saque la paja del ojo", teniendo una viga en el tuyo? 
Hipócrita: sácate primero la viga del ojo; entonces verás claro y podrás sacar la paja del ojo de tu hermano".

Utilizando, como era costumbre, leyendas, fábulas y símbolos habituales en la vida común, era fácil entender la diferencia entre una paja en el ojo (una brizna, una pequeña astilla, lo que podía ser habitual en trabajos, por ejemplo, como separar la paja del trigo), frente al tronco de árbol o listón grueso de madera que se usaba como vigas.

Creo que el ejemplo es suficientemente claro para necesitar más explicación. La gente ve los más mínimos defectos de los demás sin darse cuenta de los suyos.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Y siguiendo con la Iglesia, tenemos muchos claros ejemplos de la hipocresía aquí censurada desde sus orígenes y ampliamente practicada en su seno por la lucha por el poder o por el rompimiento de los votos, o simplemente por la pérdida de la fe, en obras literarias como "El pájaro espino" de Colleen McCullough, "Tormento" de Benito Pérez Galdós o "La Regenta" de Leopoldo Alas "Clarín", a la que el mismo Galdós prologó. 
Las tres obras han sido llevadas a la pantalla.

miércoles, 16 de enero de 2019

Ver la botella...

Ver la botella medio vacía... o medio llena

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.



Siempre hay -como mínimo- dos maneras de enfrentarse a una misma realidad:

La optimista, la que ve en la botella aún la mitad de su contenido (medio llena) y lo que queda por disfrutar; y la pesimista, la que ve lo que ya no está, lo que se ha bebido (medio vacía) y ya no se podrá degustar ni disfrutar.

Así sucede ante cualquier situación en la vida, y por ello se suele decir figuradamente esta sentencia cuando  una persona está con el ánimo bajo, deprimida y sin ilusión para ver el lado positivo, el rayo de  esperanza al que agarrarse para salir de ahí.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.


Tenemos un genial ejemplo de optimismo en el personaje, a veces iluso y en ocasiones difícilmente creíble, de la exitosa película "La vida es bella" ("El niño con el pijama a rayas" de John Boyne, muestra la otra mitad).
Pero estamos de suerte los que vivimos en Madrid: el indiscutiblemente genial actor Rafael Álvarez, "el Brujo", capaz por sí solo de llenar un escenario y establecer una complicidad con él mientras dura la obra (he tenido el placer de verle como el Lazarillo y el Quijote), representó en el Teatro Infanta Isabel, "El Testigo", de Fernando Quiñones (relato corto incluido en "Nos han dejado solos") en torno a la figura del cantaor -que no cantante- flamenco, Miguel Pantalón.
En el escenario, tres mesas de taberna con botellas de fino siempre medio vacías como una metáfora de la vida misma del cantaor...
  .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


viernes, 11 de enero de 2019

Uñas largas, con guantes de seda se tapan



.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
 
No, no se trata de estética ni de estilismo:  
Al igual que el gato esconde sus largas uñas entre sus almohadilladas patas, la persona puede ser agresiva bajo una suave y apacible apariencia.

Y es que tener las uñas largas, como garras, prestas a arañar al menor descuido u ocasión, puede disimularse de mil formas y pillar desprevenido a quien, confiando en las apariencias, en los guantes de seda, recibirá el ataque a traición.

En resumen, una vez más, como en ¡Fíate tú de las mosquitas muertas! o "Del agua mansa líbreme Dios, que de la brava me libro yo", nuestra sabiduría heredada nos apercibe contra la hipocresía de las falsas apariencias.

Por otra parte, y dado que las uñas largas y los guantes de seda han solido ser entendidas como "armas de mujer", también podría tratarse de un aviso a los mujeriegos impenitentes, donjuanes de los que tanto estaba poblada nuestra sociedad.

Para terminar con otro silogismo que puede resumir lo que hemos visto: no hay que fiarse de las apariencias ;)

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
 
Uno de los ejemplos históricos más relevantes acerca de una traición fue el resumido por la emotiva y concluyente frase: "¿Tú también, Bruto, hijo mío?", pronunciada, según Suetonio, por Julio César al descubrir a su protegido entre quienes le apuñalaban. Frase que aparece en la obra de William Shakespeare sobre este dictador.

lunes, 7 de enero de 2019

Unos tienen la fama y otros cardan la lana


Relacionado, en mi opinión, con "Cría fama y échate a dormir" o  "Difama, que algo queda ", se nos avisa del daño que puede hacer sobre una persona el hablar mal de ella: 

Una vez difundido el rumor, es muy difícil pararlo y rectificar. Y lo es más para la persona perjudicada  "limpiar su imagen ".

Por eso es un  "juego " (aunque sucio) muy utilizado por programas  "del corazón ", la prensa amarilla y los políticos. 

Hay gente  -mucha, por desgracia-, que disfruta con verlo. Para nuestra vergüenza, no tendrían tanto éxito los programas-basura si no fuera así.

Mientras se ven las miserias de otros, los que tienen la fama aprovechan para beneficiarse de  "los que cardan la lana ".

Y viceversa: culpan a uno (cabeza de turco) y otros se aprovechan. Es decir, es también aplicable a quien se atribuye la autoría o se lleva los méritos de un trabajo que han realizado otros.

.*.*.*.*.*.

Ya puestos, aclaramos muy resumidamente que el trabajo de cardar la lana -ver foto- se hace con unos cepillos de púas para suavizar el vellón (pelo tras el esquilado de la oveja) y poder trabajar con él haciendo los hilos con la rueca (hilanderas) que serán la base del tejido (con el telar).

miércoles, 2 de enero de 2019

Una de cal y otra de arena


"Dar una de cal y otra de arena"

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

mariannavarro.net.Refranes
Es curioso cómo usamos distintas expresiones sin pararnos a reflexionar sobre el contenido; simplemente las aceptamos en su valoración y forman parte de nuestro vocabulario, sin más.

Y esto es lo que sucede con la expresión de hoy, por la que se admite que en la vida y en las relaciones humanas, hay que dar y recibir de todo, bueno y malo.

Pero entonces, cuando nos ponemos a profundizar, es inevitable pensar: ¿qué es lo bueno y qué lo malo: la cal o la arena?

Bien, pues vamos a intentar desentrañarlo:

Ambos son materiales usados en la construcción, y aun siendo la cal altamente corrosiva, era (creo que ahora es principalmente el temple) el producto empleado por nuestras abuelas para mantener las fachadas de las casas con esa blancura que admira en muchos de nuestros pueblos, usada también (entre otras cosas) para proteger el tronco de los árboles cercano al suelo de los insectos que podían perjudicarlos.

La arena, material imprescindible para combinar con el cemento, la cal y el agua, nos proporciona la argamasa, elemento básico para afianzar los ladrillos, por ejemplo. ¿En qué cantidades? Buscando en páginas especializadas, tanto para hacer mortero, como argamasa u hormigón, nunca he encontrado que la proporción con la cal sea de uno a uno.

Vamos entonces a otros usos, y encuentro en wikipedia (¡cómo no, afortunadamente!) la preparación para la pintura "al fresco"(1) (en techos y muros), el estuco (2):

En primer lugar, el artista se disponía a preparar la pared para recibir la pintura (Imprimación). La técnica está descrita por Giorgio Vasari (1511-1574), arquitecto y pintor teórico del arte italiano en su obra Le Vite:
Primero se satura la superficie del enlucido con varias capas de aceite cocido, hasta llegar al punto en que la pared ya no absorba más. Cuando está la superficie seca se aplica una capa de blanco de plomo, de aceite, de amarillo de plomo y de arcilla refractaria. Se dan las últimas capas con polvo de mármol muy fino y cal, más una aplicación de aceite de lino. Para terminar, se extiende una mano de pez griega.

¿Se entendería el 'polvo de mármol' como arena? Puede ser, dado que ésta procede de la disgregación de la piedra.

Aclarando que es también el estuco (sin duda con otra composición distinta a la anterior) la base de muchas de las filigranas de, por ejemplo, el arte nazarí, parece que vamos acercándonos a su significado real:

Tanto la cal como la arena son elementos imprescindibles para conseguir un buen resultado, por lo que no se plantea si una es mejor u otra peor;  simplemente, ambas son necesarias.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1).-  . f. La que se hace en paredes y techos con colores disueltos en agua de cal y extendidos sobre una capa de estuco fresco.
(2).- estuco.(Del italiano. stucco).
1. m. Masa de yeso blanco y agua de cola, con la cual se hacen y preparan muchos objetos que después se doran o pintan.
2. m. Pasta de cal apagada y mármol pulverizado, con que se da de llana a las alcobas y otras habitaciones, que se barnizan después con aguarrás y cera.