PayPal

miércoles, 16 de enero de 2019

Ver la botella...

Ver la botella medio vacía... o medio llena

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.



Siempre hay -como mínimo- dos maneras de enfrentarse a una misma realidad:

La optimista, la que ve en la botella aún la mitad de su contenido (medio llena) y lo que queda por disfrutar; y la pesimista, la que ve lo que ya no está, lo que se ha bebido (medio vacía) y ya no se podrá degustar ni disfrutar.

Así sucede ante cualquier situación en la vida, y por ello se suele decir figuradamente esta sentencia cuando  una persona está con el ánimo bajo, deprimida y sin ilusión para ver el lado positivo, el rayo de  esperanza al que agarrarse para salir de ahí.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.


Tenemos un genial ejemplo de optimismo en el personaje, a veces iluso y en ocasiones difícilmente creíble, de la exitosa película "La vida es bella" ("El niño con el pijama a rayas" de John Boyne, muestra la otra mitad).
Pero estamos de suerte los que vivimos en Madrid: el indiscutiblemente genial actor Rafael Álvarez, "el Brujo", capaz por sí solo de llenar un escenario y establecer una complicidad con él mientras dura la obra (he tenido el placer de verle como el Lazarillo y el Quijote), representó en el Teatro Infanta Isabel, "El Testigo", de Fernando Quiñones (relato corto incluido en "Nos han dejado solos") en torno a la figura del cantaor -que no cantante- flamenco, Miguel Pantalón.
En el escenario, tres mesas de taberna con botellas de fino siempre medio vacías como una metáfora de la vida misma del cantaor...
  .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Un saludo.