PayPal

viernes, 22 de marzo de 2019

A la vejez, viruelas



Escuchamos esta frase como colofón de muchas conversaciones, normalmente de crítica (1), cuando se está hablando de la actitud de una persona mayor que realiza acciones o comportamientos que, según quien habla, no son propias de su edad.

Y es que la viruela(2) sólo afectaba a niños y adolescentes.

Se trata de una expresión parecida a la del calificativo de "viejo verde" (indicando con el color verde, el de la planta cuando crece, es decir, el de la juventud).

De nuevo nos hallamos ante el conservadurismo y el miedo al "qué dirán" que tanto parece dominar nuestros adagios:

"Cada cosa a su tiempo, y un tiempo para cada cosa" (indicando que hay acciones que no corresponden a determinada edad), o el "sentar la cabeza" (reposar, madurar, comenzar a ser como se supone que "debe ser" a determinada edad) , lo confirman.

.*.*.*.*.*.

Pero siempre se puede reverdecer y dar la vida otra oportunidad, para decir, como A. Machado en

"A un olmo seco" (3):

Antes que te derribe, olmo del Duero, con su hacha el leñador,

y el carpintero te convierta en melena de campana, lanza de carro o yugo de carreta;

antes que rojo en el hogar, mañana, ardas en alguna mísera caseta, al borde de un camino;

antes que te descuaje un torbellino y tronche el soplo de las sierras blancas;

antes que el río hasta la mar te empuje por valles y barrancas,

olmo, quiero anotar en mi cartera la gracia de tu rama verdecida.

Mi corazón espera también, hacia la luz y hacia la vida, otro milagro de la primavera.

La misma frase que nos ocupa, sirve para dar título a una obra de teatro de Bretón de los Herreros.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
(1).- Examen y juicio acerca de alguien o algo y, en particular, el que se expresa públicamente sobre un espectáculo, un libro, una obra artística, etc. Erróneamente se usa esta palabra en sentido negativo cuando numerosas críticas "constructivas" y elogiosas han servido para encumbrar a los criticados. 

(2).- Enfermedad aguda, febril, esporádica o epidémica, contagiosa, caracterizada por la erupción de gran número de pústulas que dejaban numerosas cicatrices ("picado de viruelas"), erradicada desde 1980 gracias a las vacunas, llamadas así por descubrir Edward Jenner en 1771 que los que trabajaban con vacas eran inmunes a esta enfermedad. A partir de este descubrimiento, se vio que el cuerpo podía inmunizarse ante determinadas enfermedades inoculándole los virus en poca cantidad, de manera que crease anticuerpos para luchar contra ella.
(3).- Antonio Machado. Campos de Castilla (1907-1917)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Un saludo.