PayPal

jueves, 9 de abril de 2020

Dar cuartos al pregonero



El cuarto fue una moneda de cobre, de curso legal en los siglos XIV al XIX y el de pregonero, el oficio de quien se encargaba de publicar en voz alta por las calles comunicados oficiales, defunciones, pérdidas, etc., es decir, dar a conocer en público asuntos de interés general cuando los medios de comunicación no daban para más (en principio, oficio de juglares, pero sin poesías ni cantos).
 
El significado de este refrán, que también es  conocido citando el número de cuartos: " Dar tres cuartos al pregonero", está claro: poner un asunto en conocimiento de alguien que se encargará de hacerlo público. Es lo que se pagaba para que alguien -el pregonero- se encargara de comunicar un hecho para que fuera conocido por todos.

Sabemos que había y hay personas siempre dispuestas a hacer esa función sin necesidad de pago alguno, por lo que comentar algo secreto con ella es sinónimo de contratar al pregonero.

Así que la frase se usa más bien como medida de precaución y es más fácil oírla como: ¿Para qué dar cuartos al pregonero?, sinónimo de guardar prudencia cuando interesa que nadie se entere de algo o, simplemente, no salgan a relucir trapos sucios  que es mejor lavar en casa.

.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.

Cinco añitos que le quiero
cinco añitos que me adora,
la mala gente ¡qué sabe,
qué sabe de nuestras cosas!.
Si yo sé que me quiere como le quiero
¡a qué darle tres cuartos al pregonero!
Desde su puerta misma hasta mi puerta,
la vereíta (1), madre, no cría yerba, no cría yerba.

"Cinco Farolas" de Quintero, León y Quiroga ( trío de músicos y letristas). Ampliamente difundida por distintos intérpretes de la llamada "Copla española". Fue compuesta para Marifé de Triana, de la que no he encontrado vídeo. He aquí una versión.

 
  
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

(1).- Veredita: Diminutivo de vereda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar. Un saludo.